Inicio CARTAPACIO Narcogenoma

Narcogenoma

Raúl Ruiz.- Capítulos atrás di cuño a un fenómeno que nos envuelve, pero que por vana precaución no se le toma en cuenta con el peso que significa y es el amorfo engendro al que llamo: narcoimperio.

En capítulos subsecuentes he hablado de otro tema que existe, persiste y pronto será verdaderamente notorio: EL NARCOPODER EN LA POLÍTICA y, por consecuencia, la conducción política y social de México, con tendencia hacia los intereses del narco.

No debería repetir que, en la lectura de estos análisis, el vocablo NARCO no es exclusivo para los grupos criminales dedicados a la producción, trasiego y distribución de narcóticos o yerbas estupidizantes, pero lo hago para dejar firme que en este vocablo caben todas las variables imaginables de delincuencia organizada.

Ahora me detengo un poco para despejar el genoma de esta criatura que apenas se está fecundando en el sistema político mexicano.

Haciendo alarde de mis conocimientos básicos en biología, recibidos por un extraordinario profesor que viajaba 65 kilómetros diariamente para ir a darnos la clase, os diré que para que haya fecundación se requiere la fusión de dos gametos: uno masculino y otro femenino. Y a la aleación de ambos, la ciencia le llama ZIGOTO. Es la amalgama que resulta de la unión de las células sexuales masculina y femenina y a partir de la cual se desarrolla el embrión.

Para precisar el genoma del NARCOPODER, debemos delimitar el narcogameto y el gametopolitik porque de la fusión de estas dos entidades, los cromosomas y las mitocondrias de ambos, nos entregan el ADN del NARCOPODER en un ZIGOTO.

Le llamaré gametopolitik a los aspirantes al poder que en su ansia de poder le pueden vender el alma al diablo para conseguir su propósito. Y se sienten verdaderamente atraídos por el narcogameto, célula dominante en el ZIGOTO.

Así como en el genoma humano al momento de la fecundación domina una de las dos células para dar vida a una hembra o a un varón, en el NARCOZIGOTO siempre dominará el narcogameto y el resultado de esta fecundación siempre será NARCOGOBIERNO, NARCOLEGISLACIÓN, NARCOJUSTICIA.

El genoma humano está formado por unos 25, 000 genes. El NARCOIMPERIO, seguramente tendrá infinitamente más genes, lo cual no nos debe asustar, porque no es algo que aparezca de repente y nos estrangule sin remedio.

Lo expongo así, porque en breve se irán formando impulsos, tanto a favor como en contra, y si este dragón que apenas aova, llega a desplegar sus alas y a expeler sus fuegos, ¡Dios nos agarre confesados!

Los que navegan rumbo a esas corrientes no tienen idea de la caída de agua a la que se exponen.

Y el narcogameto no tiene conciencia todavía del poder que acumula ni cómo dominarse a sí mismo para no ser un monstruo incontrolable. Los que intentarán detenerlo no tienen una pequeña idea de cómo hacerlo, pero estarán inermes si no conocen el fenómeno y su posible CÓPULA.

Este panorama siniestro lo tiene muy medido el presidente Andrés Manuel López Obrador, por eso ha dicho lo que ha dicho en las mañaneras. No han podido atrapar a “El Chueco”, pese a que lo tenían arrinconado. Cosa extraña, ¿no les parece?

Pienso que AMLO le dejará la carga de la persecución, detención y procesamiento de los delincuentes a Maru Campos y a los gobiernos opositores, para provocar la notoria reacción de los malandros y hasta entonces podría intervenir como la fuerza salvadora. Hay mucho por observar todavía.

Por lo pronto, a ver qué reacciones hay para el fin de semana.

Artículo anteriorLección china para cuidar del medioambiente
Artículo siguienteHasta el Cielo, Don Renato