Inicio BURÓ DE CRÉDITO ¿No te prestan? Cómo volver a lograr un “sí”

¿No te prestan? Cómo volver a lograr un “sí”

¿Fuiste a solicitar un crédito y te rechazaron? ¿Tal vez te ocurrió visitando a varios otorgantes de crédito? Hay cosas que puedes hacer para que te digan que sí te van a prestar.

Wolfgang Erhardt.- ¿Qué es lo primero que debería de hacer? La respuesta es, si tienes retrasos en tus pagos, ponerte al corriente; es decir, pagar lo que debes, concretamente pagar por lo menos el mínimo que te piden y hacerlo a tiempo. Si puedes pagar más del mínimo que mejor.

Mi recomendación para poder volver a pagar bien es hacer o rehacer tu presupuesto para cerrar llaves de gastos innecesarios; si no es suficiente, vende algo que no quieras o no necesites. Si estas dos primeras opciones no son suficientes, de volada acércate o llama a la institución que te otorgó el crédito y diles que necesitas una reestructura o una quita.

Es importante, primero, que conozcas la diferencia entre una reestructura y una quita. La reestructura quiere decir que el saldo que debes lo partirán en cachitos más pequeños, más fáciles de pagar y tal vez con una tasa de interés diferente. Sí, podrías tardar más tiempo en pagar tu adeudo, pero lo pagarás en su totalidad, no causas quebranto y eso genera mucha más confianza que no pagar.

La quita es diferente, menos recomendable. Básicamente, es un pago en una sola exhibición que no cubre el total del monto que debes. Si la tomas, en tu historial quedará registrado que no liquidaste tu adeudo al 100% y se registrará el monto del quebranto que sufrió la institución que te prestó. Obviamente esto generará que quienes prestan tengan menos confianza en ti.

Tanto con una reestructura como con una quita, en tu historial crediticio se pondrá una clave de observación que indica que el crédito tuvo el cambio correspondiente.

Como ves, el historial crediticio cuenta, de forma exacta, todas las decisiones que has tomado en el manejo y pago (o no pago) de tus créditos financieros y/o comerciales.

Si es una quita lo que vas a pagar, solicita que te entreguen un recibo que confirme el trato y conserva tu comprobante de pago. Diez días naturales después, vuele a solicitar tu historial para verificarlo. Tu crédito deberá de aparecer cerrado, con saldo cero, pero recuerda que el quebranto se registra. En caso de que no se haya actualizado, ingresa una Reclamación ante Buró de Crédito.

El Reporte de Crédito lo puedes pedir gratis una vez cada 12 meses en www.burodecredito.com.mx; en esa misma página puedes también ingresar una Reclamación (dos al año son gratis).

Recuerda también que el dar crédito está basado, en una buena medida, en la confianza que genera tu Reporte de Crédito, en tu nivel de endeudamiento y en tu capacidad de pago. Lo que tú quieres es generar siempre confianza de que puedes y que vas a pagar los financiamientos que tienes y que pides.

Bien, supongamos que si pudiste ponerte al corriente en tus pagos y no requeriste la reestructura o la quita, ¿qué sucede ahora que ya pagué nuevamente por lo menos el mínimo y a tiempo? El historial se actualizará en 10 días naturales para mostrar que nuevamente estás al corriente. Ahora continúa realizando pagos puntuales para establecer una nueva tendencia positiva de pago, y no pidas mucho crédito en un corto plazo de tiempo porque eso no se ve bien.

Artículo anteriorTurbulencia política
Artículo siguienteLa Constitución