Inicio ADHOCRACIA No es tiempo de perder el tiempo

No es tiempo de perder el tiempo

Dr. Arturo Castro.- Las elecciones se acercan, las campañas arrancan, los registros de los aspiracionistas están en todos lados; a nivel nacional, ya están los que recorren territorio buscando el voto ciudadano y la clase política que por el solo hecho de serlo, va por los puestos plurinominales.

Los pluris, que como representación de los partidos políticos minoritarios trajo consigo una mayor participación de las minorías, en los sesenta, primero aparecieron los diputados de partido para en 1977, con la Ley LOPPE del expresidente López Portillo, apareciera la representación proporcional.

Todo sirve, aunque no parezca, porque la democracia implica mucho más que la opinión individual o colectiva de la sociedad, realmente es el poder del pueblo para decidir a quién le entrega el valioso voto ciudadano.

Y así continuar con el desarrollo que se ofrece y hasta promete en las campañas políticas. Por hoy, el periodo de exposición de imágenes políticas ha sido largo, en ocasiones burlando la ley a través de estrategias inventadas para ello.

Tal es el caso de los espectaculares que hablan de cualquier entrevista, de las bardas de los amigos de Pancho, de las campañas para elegir candidatos que no son campañas, de la opinión mañanera, de los debates gubernamentales en el terreno político, etc.

El tiempo se ha venido ocupando en posicionamientos mediáticos que han llevado a tomar decisiones sobre los abanderados y los realmente derrotados ya aparecen en la representación plurinominal producto de la negociación interna que evite fracturas innecesarias.

En política, perdiendo ganas, siempre respetando a quienes mandan, que sin agachar la cabeza son parte del paternalismo por su participación en ese juego que todos jugamos: políticos y sociedad.

El tiempo alcanza y ya se entra a un interesante y polémico proceso electoral que, sin profetizar, será igual a los anteriores, en medio de propuestas y protestas, de reclamos y aclamaciones, de un análisis por demás importante al estar frente a la urna electoral.

Las ideas, los bonos económicos, los apoyos materiales solo son incentivos para marcar la boleta electoral en este 2024; también lo son la reflexión, la forma de vida, la carestía y el ejercicio de la gobernabilidad que se tenga al momento.

La locura inicia con la defensa y la culpa de los protagonistas, la sociedad no debe perder el tiempo en cosas y chismes innecesarios que ofrecen principalmente las redes sociales.

La sociedad debe mirar y tomarse el tiempo de pensar y reflexionar acerca de lo que escucha y observa sin dejarse influenciar por los paleros o la inteligencia artificial que inventa cualquier cosa de cualquier vida.

No es tiempo de perder el tiempo, la razón debe asistir al pensamiento cuando se exprese alguna opinión, el sentido común debe aparecer sobre la percepción de los hechos y comentarios que se presenten.

La alternativa de ser proactivo no es el único camino para buscar la mejor decisión, la pasividad tampoco lo es, solamente tomarse su tiempo, decidir lo conveniente a cada quien y a toro pasado no perder el tiempo en el reconocimiento a quienes resulten ganadores porque la ley los legitima sin distinción.

Artículo anteriorHay que fortalecer los mecanismos del Estado en la atención a la población adulta
Artículo siguienteLo que dijo Javier Corral del presidente