Inicio Perspectiva Lilia Merodio

Lilia Merodio

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- Lilia no es ninguna improvisada, con el debido respeto, me atrevo a decir que es un “animal político” como pocos. Desde muy jovencita se acercó al partido (PRI) y desempeñó tareas como cualquier militante, tuvo empleo en la administración municipal y luego fue regidora.

Muy joven, en 2006, le llegó la oportunidad de ser diputada federal por Juárez. En 2012 fue elegida senadora de la República junto con Patricio Martínez. Ha ganado y ha perdido, y esas experiencias curten a cualquier político. 

Una columna como esta no cuenta con el espacio para relatar lo que ha trabajado por su gente, pero un breve resumen sí se los comparto:

Logró la condonación de adeudos de los productores de manzana con CFE (Cuauhtémoc y Guerrero). Promovió y consiguió recursos para la construcción y equipamiento de un túnel de deshidratado de frutas para la frutícola “Pico Largo” en Guerrero. La construcción del puente sobre el río Bilaguchi en la localidad de Agua Caliente, en Guerrero. El apoyo a lecheros para la compra de 5 “full” de leche por parte de Liconsa. Consiguió el recurso para rehabilitar el campo de softbol Luis Fuentes Molinar en Chihuahua. 

Con su gestión de recursos se logró la construcción del primer gimnasio para el deporte adaptado y la construcción del complejo deportivo multiusos. Consiguió impulsar la realización de la película “Motel Acqua”, también la donación de 366 aparatos auditivos y chamarras en colonias de Chihuahua. La donación de 2 mil 780 lentes a personas de escasos recursos y numerosos juguetes.

Para la gente del noroeste: hizo entrega de apoyos a artesanos de Mata Ortiz. Promovió la realización del Evento Sol de Acantilados. La realización del Festival en Casas Grandes. En Riva Palacio dotó de materiales para el equipamiento, remodelación y rehabilitación del Centro Cultural “Luz Corral de Villa”.

En Buenaventura, la rehabilitación del Centro Comunitario de Ricardo Flores Magón. En Chínipas se creó el Fondo Minero. En Rosales apoyó la rehabilitación del alumbrado público. En Batopilas se donaron 50 lavadoras y mil 500 artículos para el hogar. En Jiménez se construyó el centro de acopio y almacenamiento de 15,000 toneladas de nuez, también se techó y terminó la construcción del Polideportivo de alto rendimiento.

En Ciudad Juárez, la rehabilitación del edificio del Ex Cuartel Militar de la División del Norte, del Gimnasio para el deporte adaptado en el Parque Central Oriente, la rehabilitación de la Plaza de Guadalupe, la renovación Museográfica del Museo de Arqueología, el rescate de la Unidad Fovissste Chamizal y la reparación de colectores de agua de la Avenida Gómez Morín. También se donaron 40 mil litros de diésel para la Cruz Roja de Ciudad Juárez, 366 aparatos auditivos y 2 mil 780 lentes.

Su incorporación al gobierno de María Eugenia Campos es por la valentía de pedir abiertamente el voto para Maru, al tiempo de ser también candidata, sin el egoísmo propio del ser humano y, por supuesto, de los políticos. La alianza legislativa en México conlleva corresponsabilidades, por lo que no hace falta ser un genio para entenderlo.

El Gobierno del Estado está empezando. No coman ansias, hay tiempo para ver quiénes serán los que permanezcan y los que serán efímeros. Los resultados serán los que hablen. Denles tiempo. 

Terquedades:

Hay quienes fueron políticos y ocuparon puestos públicos, pero ahora que ya no están, por la razón que sea, perdieron el rumbo y su vocación política; por ello, en lugar de construir algo nuevo, invierten su tiempo rumiando su desgracia y descargando en los demás sus odios y frustraciones, sin darse cuenta de que están en un hoyo y siguen cavando.

Artículo anteriorLos patines bajo la mesa
Artículo siguienteEn la Hoguera