Inicio CARTAPACIO Ciudad Caótica

Ciudad Caótica

Raúl Ruiz.- En Ciudad Gótica vive Bruce Wayne (alias Bruno Díaz), quien por cierto, es al mismo tiempo BATMAN. La ciudad es todo el tiempo una penumbra, durante el día un manto gris envuelve las calles, una bruma que no deja pasar el sol.

Y durante la noche, el velo gris se hace negro. El alumbrado público es insuficiente, la densidad de la niebla ayuda a disimular la figura de los malandros que pululan. Sólo Batman puede enfrentarlos. Es una tarea que hace desde hace años. Se dedica a eso.

Diariamente detiene a dos, o tres, a veces cuatro delincuentes. Primero les pone una arrastrada, los golpea… (pow, pum, crack, kabum) y luego los ata y los asegura a un poste. Un poco más tarde llega la policía y los pone tras las rejas. Es un trabajo interminable.

¿De dónde sale tanto malandro? Seguramente, Bob Kane y Bill Finger, autores de la historieta, vivieron un tiempo en Ciudad Juárez y se inspiraron en la dinámica de vida de esta frontera para alimentar su genio creativo.

Yo llevo 24 años aquí, ya soy juarense por adopción y conforme voy envejeciendo, más lo pienso así. Vea usted.

Diariamente recibo un boletín que me envía mi amigo César Omar Muñoz, secretario de Seguridad Pública Municipal, por conducto de su coordinador de comunicación, Adrián Sánchez Contreras, por cierto, alumno mío en la UACH, y así, como en Ciudad Gótica, la poli municipal detiene aquí, cuando menos a una veintena de delincuentes.

Unos por robo, otros por homicidio, la mayoría por violencia intrafamiliar, algunos por despojo, extorsión, violadores, narcomenudistas, tratantes de blancas y demás variables del crimen. Diario, diario, diario.

César Muñoz no es Batman, pero hace el mismo jale. Repito, ¿de dónde sale tanto malandro? Si tuviéramos en la aldea un creativo shingón que escribiera sobre nuestra circunstancia, tendríamos una historieta mejor.

Aquí está Ciudad Caótica. Envuelta en el clima extremo. Un calor delachin… ga-da; un frío juesupinchimare, una bruma arenosa proveniente del desierto de Samalayuca, que produce conjuntivitis, reseca la piel, arruina el cabello.

Una sociedad multicultural donde convivimos todas las especies y raleas del planeta. Y, por consiguiente, una mezcla de muchas mañas que incuban seres con el mal, inserto en su ADN. Una fábrica de malhechores, y malhechoras también, que, por impulso natural, salen a delinquir.

Unos dirán que roban por hambre, que golpean a sus parejas por la condición precaria en la que viven y sin oportunidades en la vida. Que asesinan o trafican con estupefacientes y personas, obligados por los grupos criminales.

Pero nunca reconocerán que son víctimas de su propia condición humana. Le preguntaré a David Gamboa, mi editor, a ver si puede hacer el trabajo de Stanley Martin (Stan Lee) y crear algo parecido a MARVEL. Material tenemos de sobra.

Artículo anterior“Demos”, pueblo; “kratos”, poder
Artículo siguienteGatopardo