Inicio Perspectiva Gatopardo

Gatopardo

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- Morena es el PRI con el que crecí desde 1974. Nunca he tenido la afiliación formal, no por ello se reniega de la sombra de tu pasado. Ahora, retirado, lo veo mezclado: panistas y perredistas se han unido a aquel viejo PRI y juntos formaron Morena y han logrado la hegemonía en la que me tocó vivir cuando solamente un partido ganaba.

Hoy, de los 22 gobiernos morenistas, ocho eran priistas, cambiaron de partido y ahora gobiernan para Morena, pero vienen de aquel PRI. Del PRD, que nace después de la controversia electoral de 1988, hay 15 que en aquellos años escindieron al PRI. Luego, el PRD se volvió el partido dominante y Andrés Manuel fue Jefe de Gobierno de la Ciudad de México y dos veces candidato a la Presidencia.

Luego se separó y reconstruyó mi y su viejo partido, el PRI, aunque le cambió de nombre y color. Las dos campañas perdidas lo hicieron sumar y sumar todo lo que se arrimara, sin revisar procedencia ni decencia.

El PRI de Peña Nieto extralimitó su vieja costumbre de enriquecimiento inexplicable y el hartazgo social, más la suma de AMLO, hizo posible trasladar al PRI a Morena y de paso recogió la basurita del PAN y se llevó con él a Morena a los escindidos del PRI desde 1988.

Hoy, el presidente puede asumirse como el nuevo fundador de la cuarta generación del PRI. Cambió antes dos veces de nombre y ahora vuelve a cambiar las siglas y se llaman Morena. El viejo PRI es Morena; el nuevo PRIAN duró muy poco y ya es parte también de Morena.

El PRD siempre fue PRI en su mayoría y se alió a Morena con algunos de la izquierda extrema que gustan de la vida del pequeño burgués.

La gente se identifica con AMLO al igual que con Luis Echeverría Álvarez. Lo único que les pido es que no olvidemos que Echeverría inició el desplome del país, López Portillo lo completó y Miguel de la Madrid Hurtado inició su lenta recuperación. Ahora, vamos pa’ tras, como dicen los de las remesas… Con todo mi respeto.

En otro tema. Chihuahua desobedece, al igual que México, las recomendaciones de la ONU. Desde 1998 incumple el Tratado de Viena de 1992 y no atiende a la CIDH en cuanto a la prisión preventiva oficiosa y justificada.

La CNDH y la CEDH no quieren ver lo obvio y hay 3,400 presos que sufren prisión preventiva excesiva, violando sus derechos fundamentales.

La justicia de Chihuahua, con minúsculas, está bajo consigna de un psicópata que fue gobernador, también con minúscula, y la actual mandataria está buscando que su nombre también vaya con minúsculas.

Sígueme en mis redes:

@Eschihuahua en YouTube

En Facebook Fer Herrera sota, Caballo y Rey

O en el portal informativo https://chihuahuaexpres.com.mx/

Artículo anteriorCiudad Caótica
Artículo siguienteApoyará el Gobierno Municipal el torneo nacional “Mr. México 2024”; tendrá como sede esta frontera