Inicio Perspectiva Tiranía

Tiranía

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- La democracia, como todo, es perfectible, pero también es degradable. Todo lo humano lo mejoras o lo empeoras. ¿Cuándo lo mejoras? Por ejemplo, Carlos Salinas, para legitimar su gobierno, puesto en duda, aceptó la propuesta opositora de crear el IFE, hoy INE.

Pero cuando no requieres de legitimar, cuando la gente vota de forma abrumadora por una persona, aunque yo creo que votaron contra un sistema corrupto que los había abandonado, y tienes, por esos votos, todo el poder, con las dos cámaras incluidas, puedes hacer que esa democracia que te dio todo el poder se demerite, se acomode a tus deseos para usar el poder para conservar el poder, destruir instituciones, como el sistema de salud, educación y también acumular más poder, como ahora que además del gobierno, 20 estados son gobernados por Morena.

El ejercicio diario del poder desgasta al mismo ritmo: diario. Y ya a partir de la segunda mitad no alcanzó la mayoría calificada de ninguna de las dos cámaras, lo cual impidió la reforma electoral regresiva, pero como sí tiene la mayoría simple, pudo hacer su Plan B con las leyes secundarias que no requieren más que esa mayoría simple.

El poder marea, y el poder absoluto, marea absolutamente, afirma Porfirio Muñoz Ledo, frase más suave que la original y que no es de Porfirio, sino de Lord Acton (1834 – 1902), historiador inglés que dice que el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente.

Bien, sigamos con el mareo que obnubila y lleva a crear una realidad propia, que no coincide con la de todos, pero eso no importa, porque en la megalomanía y el mesianismo lo único que vale es lo que te dices a ti mismo. 

Nuestra democracia sufre del embate del autoritarismo desde el primer día de gobierno y el peligro es que de ahí pase a la tiranía. ¿Agorero del desastre? No. Yo no tengo todo el poder, yo no gobierno, yo solamente escribo lo que veo, lo que constato y lo que ocurre en mi entorno, y eso no me engaña, porque me hace, me obliga, tanto a verlo como a vivirlo.

Si usted no ve la mañanera, yo sí, y lo hago a propósito, y sé cómo dice hoy una cosa y mañana la dice diferente o como le conviene. Ejemplo: hace unos días dijo que los pobres eran su estrategia política, que con ellos no le erraba; un día después dijo que no se vale lucrar con la pobreza.

¿Yo estoy loco? ¿Si no es lo mismo? Lo acepto. Pero para él son dos cosas diferentes. Así funciona la mente obnubilada por el poder, que crea su realidad alterna al estilo del Gabo, con su realismo mágico.

Pd.- Estos días perdí a dos entrañables amigos: Pedro N. Domínguez Alarcón y Carlos González Herrera. Dios y sus misterios. Nosotros y el dolor de verlos irse, pero hay oportunidad de darles albergue en nuestro corazón con los buenos recuerdos. Mis sinceras condolencias a sus familias.

Artículo anteriorGobernadora Maru Campos en la celebración del 60 aniversario de fundación del municipio
Artículo siguienteDescubren nuevo yacimiento de petróleo en Rusia