Inicio Mundo Sullivan, hombre fuerte de Biden, se encuentra en Argentina y Brasil

Sullivan, hombre fuerte de Biden, se encuentra en Argentina y Brasil

La visita de Jake Sullivan, asesor de Joe Biden en materia de seguridad, a Argentina y Brasil se explica por el temor de Washington al avance de China y Rusia en el Cono Sur, dijo a Sputnik el analista Andrés Serbin. Para el experto, Biden repetirá con Argentina y Brasil la estrategia antichina que promovió en la región del Indo-Pacífico.

La creciente influencia de China y Rusia en Sudamérica puede ser una de las claves para comprender el trasfondo de la visita al Cono Sur de uno de los hombres fuertes del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en materia de seguridad, advirtió el analista internacional Andrés Serbin, presidente de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES), en diálogo con Sputnik.

En efecto, la Casa Blanca envió al sur del continente americano a Jake Sullivan, asistente presidencial para Asuntos de Seguridad Nacional. Según informó el propio Consejo Nacional de Seguridad estadounidense (NSC por sus siglas en inglés), el emisario visitará Brasil y Argentina, países a los que define como “los principales aliados en América, no pertenecientes a la OTAN”.

La agenda de Sullivan está cargada de compromisos de alto nivel: durante su paso por Brasil incluyó reuniones con el canciller Carlos Alberto França y el ministro de Defensa Walter Braga Netto, además de importantes funcionarios de la Presidencia de Jair Bolsonaro.

En Argentina, en tanto, el itinerario contiene un almuerzo con el propio presidente, Alberto Fernández, y reuniones con el canciller Felipe Solá y el ministro de Economía Martín Guzmán, entre otros integrantes del Gabinete.

Las comunicaciones oficiales de Washington ubican a Sullivan en Brasil bajo el pretexto de “mejorar la estabilidad regional, avanzar en los objetivos climáticos, colaborar en la infraestructura digital y ayudar a forjar un camino en la recuperación de la pandemia de COVID-19”.

La visita a Argentina, en tanto, se estructura a partir de la intención estadounidense de avanzar en “el fortalecimiento de los lazos estratégicos con respecto a las prioridades bilaterales y regionales, incluida la recuperación pandémica, la cumbre climática regional, el crecimiento económico compartido y la seguridad en nuestro hemisferio y en todo el mundo”.

Sullivan, que fue uno de los principales asesores de Biden durante su campaña, llega acompañado de otros funcionarios de primer nivel de Washington como el director del Consejo de Seguridad Nacional para el hemisferio occidental, Juan González, y el director de la Oficina para el hemisferio occidental del Departamento de Estado, Ricardo Zúñiga.

¿Por qué Jake Sullivan visita Argentina y Brasil?

A pesar de que las comunicaciones oficiales desde Washington enumeran razones de la visita, los motivos para que un hombre de confianza de Biden realice una gira por los dos países más grandes de Sudamérica dejan algunas interrogantes.

Serbin dijo a Sputnik que, si bien la administración Biden inició sus contactos con América Latina con México y Centroamérica como prioridad, luego “ha comprendido que en el marco de la rivalidad con China y su creciente presencia en América del Sur, es importante desarrollar una estrategia hacia el Cono Sur”.

Para el analista, los pasos de la Casa Blanca hacia el sur marcan un “rediseño de la política exterior” con América Latina en comparación con las últimas dos décadas. En ese sentido, consideró que “el desentendimiento de Washington con América Latina arranca mucho antes que, con Donald Trump, empieza el 11 de septiembre de 2001 cuando la prioridad pasó a ser el combate al terrorismo en Medio Oriente”.

La carrera contra Rusia y China

Serbin apuntó que, como la política exterior definida por Biden mantiene a Rusia y China como principales amenazas, la mayor influencia de esas potencias en Sudamérica “requiere algún tipo de acción inmediata por parte de EU”.

El analista recordó además que Biden llegó a la Casa Blanca en un contexto en el que la “geopolítica de las vacunas” contra el COVID-19 lo mostró relegando influencia en Sudamérica en favor de Rusia y China.

“EU priorizó su vacunación y ahora se está dando cuenta de que esa estrategia fue válida para su población, pero no para su política exterior”, apuntó.

La visita de Sullivan a Argentina se dio apenas días después de que trascendiera la preocupación de EU por la posibilidad de que China participe en la construcción de un Polo Logístico Antártico en Ushuaia, capital de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, la circunscripción argentina más austral y cercana, por tanto, al continente blanco.

Para Serbin, el valor estratégico del Atlántico Sur es uno de los puntos que inquietan a Washington en su intención de fortalecer sus lazos con el Cono Sur, aunque no tiene el mismo peso que la preocupación por “el avance chino en términos económico-financieros” en los países del sur.

El experto advirtió además que el temor estadounidense se amplía al comprobar que ese avance se acompaña por el crecimiento de una “imagen favorable” del gigante asiático en Sudamérica.

Que el campo de la seguridad nacional sea el escogido para profundizar el diálogo tiene que ver, según Serbin, con las dificultades actuales para promover acuerdos de libre comercio en una región como Sudamérica. En ese sentido, comparó la estrategia con la aplicada por Biden en la región del Indo-Pacífico, donde también prioriza “el eje de la seguridad” como bandera para contrarrestar la influencia china junto a aliados estadounidenses como India, Japón y Australia.

Argentina, un interlocutor estratégico

La elección de Argentina como uno de los “interlocutores” en el sur también responde, según Serbin, al interés mostrado por Alberto Fernández en complementar el liderazgo mexicano en América Latina, con la asunción de la presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) a partir de 2022.

“Hay todo un juego de equilibrio de fuerzas en el marco de una gran asimetría en la relación entre EU y América Latina en el que la administración Biden busca interlocutores adecuados”, apuntó el analista.

Para Serbin, el interés estadounidense encuentra a un Gobierno de Alberto Fernández que expresa “una señal de bajar el tono” en cuestiones que existen discrepancias, como las posturas con respecto a la situación política en países como Nicaragua o Venezuela.

El énfasis que la política exterior de Biden pone en el cambio climático también puede ser un punto de acercamiento, según el analista.

Sputnik