Inicio Mundo Senado de EU aprueba proyecto de ley de infraestructura bipartidista

Senado de EU aprueba proyecto de ley de infraestructura bipartidista

WASHINGTON- El Senado de Estados Unidos aprobó hoy martes un proyecto de ley de infraestructura largamente esperado, después de meses de arduas negociaciones entre demócratas y republicanos.

En una rara muestra de bipartidismo, más de una docena de republicanos se unieron a los demócratas para apoyar la legislación. La votación final fue de 69 contra 30, lo que superó cómodamente el umbral de los 60 votos requerido para la mayor parte de las legislaciones en la cámara alta de 100 escaños.

El líder de la mayoría de Senado, Chuck Schumer, dijo en el pleno del Senado antes de la votación que esta es una medida “con décadas de retraso” para revitalizar la deteriorada infraestructura del país y la describió como “la más robusta inyección de fondos” en infraestructura en décadas.

A finales de marzo, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dio a conocer un plan de infraestructura de cerca de 2 billones de dólares, pero fue criticado por los republicanos, quienes afirmaron que no estaba dirigido a la infraestructura y costaría demasiado.

Después de meses de negociaciones, la Casa Blanca y un grupo bipartidista de senadores alcanzaron un acuerdo sobre una iniciativa de infraestructura de 1,2 billones de dólares, la cual incluye 550.000 millones de dólares en nuevo gasto en proyectos de infraestructura.

El nuevo gasto financiará proyectos como carreteras, puentes, trenes de pasajeros, agua potable y sistemas de aguas residuales. El resto del paquete involucra gasto ya aprobado.

“Aunque nos complace que republicanos y demócratas se hayan unido para impulsar estas importantes inversiones públicas, esta legislación incumple por mucho la promesa de quedar pagada por completo”, dijo Maya MacGuineas, presidenta del Comité por un Presupuesto Federal Responsable, un grupo de control estadounidense, en una declaración emitida hoy.

El grupo calcula que la iniciativa añadirá unos 400.000 millones de dólares al déficit en la próxima década.

MacGuineas instó a la Cámara de Representantes a mejorar la legislación complementando los pagos actuales con ingresos adicionales, reformas de gasto y cuotas de usuarios para beneficio del panorama fiscal y económico de largo plazo de la nación.

Junto con la iniciativa de infraestructura, Schumer y otros líderes demócratas han estado tratando de impulsar otro plan de gasto de 3,5 billones de dólares mediante el proceso de reconciliación de presupuesto, el cual sólo requiere una mayoría simple para aprobar una legislación, y permitiría a los demócratas promulgar la mayor parte de la agenda de gasto social del presidente Joe Biden sin apoyo republicano.

Inmediatamente después de la votación final sobre la iniciativa de infraestructura bipartidista, el Senado comenzó el debate sobre el plan presupuestario de 3,5 billones de dólares enfocado en políticas de cuidado infantil, educación, salud y clima. El texto del plan fue dado a conocer por los demócratas el lunes.

Schumer, el demócrata más importante del Senado, dijo que la iniciativa de infraestructura, a pesar de su importancia, no aborda otros desafíos que el país enfrenta y destacó que los demócratas consideran que “necesitamos hacer mucho más”.

El presupuesto demócrata reducirá los costos para los estadounidenses, bajará los impuestos para las familias estadounidenses, creará millones de empleos para enfrentar la crisis climática y “será pagado por los acaudalados y corporaciones que aportarán su justa parte”, dijo Schumer.

Sin embargo, los republicanos han criticado en repetidas ocasiones el plan de gasto masivo, lo han calificado de “fantasía socialista” de la extrema izquierda, han advertido que el alza de los impuestos dañará a las empresas y familias estadounidenses, que su alto precio agravará la inflación y que elevará una deuda ya abultada.

“Los demócratas del Senado van a dar su primer paso hacia otro frenesí de compras imprudente y de tributación partidista. Esto elevará aún más los costos para las familias. Hará pedazos la promesa del presidente Biden de no elevar los impuestos para las clases medias”, dijo en Twitter el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell.

Con el Senado dividido de forma equitativa, los demócratas deben mantener de su lado a los moderados, quienes podrían oponerse a elementos de la agenda, lo que permitiría a la vicepresidenta Kamala Harris emitir el voto decisivo.

Xinhua