Inicio EL MEOLLO DEL ASUNTO Salir a votar

Salir a votar

Daniel Valles.- Esta es tal vez la semana más importante del sexenio. La de la elección intermedia. Hay que votar. Escuche, analice, medite, piense, elija. Haga patria. Haga su parte. Es un deber y hoy, más que otra elección, es importante contar con su voto.

El futuro del país estará en manos de nosotros. Los ciudadanos.

Las Elecciones 2018 en México, registraron una participación ciudadana del 62.62% de los 52,300,994 electores registrados en la Lista Nominal, de acuerdo con el PREP.

Yucatán, la entidad que registró el mayor porcentaje de participación con el 73,82% de 820,075 electores registrados en la Lista Nominal, seguido de la Ciudad de México con el 70.3%, de una Lista Nominal de 5,293,420 votantes.

El abstencionismo electoral, de acuerdo a Tatyanna Oñate Garza, vocal de capacitación electoral y educación cívica del INE, “es uno de los flagelos más importantes de las democracias consolidadas alrededor del mundo; sus causas son multifactoriales, y van desde la simple apatía, hasta un acto consciente de rechazo a los sistemas electorales y de partidos”. 

Algunos países lo han tratado de resolver de manera muy positiva a través de la modalidad del “voto obligatorio”. 

En México, a pesar de que en la Constitución se establece puntualmente que el no votar trae como consecuencia la suspensión de la ciudadanía, con todos sus efectos legales inherentes, sigue siendo una ley imperfecta al no establecer los procesos por medio de los cuales se aplicaría tal sanción, y la consecuencia: mayor abstencionismo.

El domingo 6 de junio próximo, al margen de estar en juego un total de 21,368 cargos de elección: 15 gubernaturas, 500 diputaciones federales y 1,062 locales, más casi 20,000 posiciones en la mitad de los ayuntamientos— se definirá, por dramático que ello parezca, el rumbo y eventual destino del país.

Así de importante es esta elección. Hay gente que lo sabe, pero mucha otra no y mucho más que sólo le importa lo mediato.

Algunos justifican lo que ha sucedido en la última elección, porque sus seres queridos reciben algún tipo de dádiva. La que les libera de su responsabilidad para con su familiar o porque no pueden sufragar la necesidad que tienen. Son motivos entendibles. Primero está comer, que ser cristiano, dice el dicho.

Sin embargo, la situación general del país, no es bueno. No sólo el aspecto de la pandemia tiene al país en malas condiciones económicas. Es evidente el mal manejo de la misma por medio de la autoridad federal. La mala administración y la nula voluntad política de quienes nos gobiernan.

Ahí están las evidencias, a la vista de todos. Pero ya sabemos que no hay más ciego que el que no quiere ver. ¿Qué se puede hacer para cambiar el rumbo del país? Votar.

Es cierto, hay signos de recuperación. Empleados, pequeños y medianos empresarios que no están mancos, tampoco imposibilitados. Y, aunque no existen todas las facilidades para que funcionen, sí aprovechan las que surgen de pronto. El país no está estancado. Pero sí sujeto a la voluntad y capricho de quienes gobiernan.

Las elecciones son la oportunidad para que eso cambie y mejore.

Es cierto, “los malos gobernantes son elegidos por los buenos ciudadanos que no votan”. George Jean Nathan.

En la elección del 2018, no votó el 46.38% de los posibles electores. Porcentaje suficiente para haber cambiado el resultado de esa elección. 

¿Por qué no votó la gente? Creo que por indiferencia. Porque no valoran su participación en la democracia. La que sí, estoy de acuerdo, es una manifestación minúscula. Pero por demás importante y vital.

El voto es el medio por el cual se construye una mejor democracia. Hay que participar votando.

Lorenzo Córdova Vianello, consejero presidente del INE, señaló que la democracia es “una apuesta civilizada y pacífica para dirimir las naturales diferencias políticas e ideológicas que existen en una sociedad plural y diversa como la mexicana”.

En el mismo sentido, los presidentes de los principales partidos (Morena, PAN, PRI y PRD) se pronunciaron por realizar una elección en paz.

Los estados donde eligen gobernador, congreso local y presidencias municipales son:

Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Chiapas, Chihuahua, Ciudad de México, Coahuila, Colima, Durango, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán, Zacatecas.

En el resto de los estados, sólo se vota por diputados federales. La llamada Cámara Baja. La que es fundamental cuente con un equilibrio que impida se imponga la voluntad de unos cuantos, que se disfrazan retóricamente de mayoría. Mismos que estarán facultados para determinar el manejo de los dineros de todos los mexicanos. 

Así de importante es la elección y así de importante es el voto de cada persona del padrón electoral

Entonces, amigos, amigas, hagan su parte, hagan patria, construyan la democracia. Su participación es vital, clave, fundamental. 

Voten. Ahí está, El Meollo del Asunto.

Artículo anteriorCerrojazos
Artículo siguienteEn la Hoguera