Inicio PORTADA México sueña con medalla futbolera en Tokio y revivir hazaña de Londres

México sueña con medalla futbolera en Tokio y revivir hazaña de Londres

CIUDAD DE MÉXICO— La selección mexicana de fútbol debutó en los Juegos Olímpicos Tokio 2020 goleando a Francia 4-1, resultado que hizo reverdecer el sueño de una nueva hazaña, como fue la conquista de la medalla de oro en el estadio histórico de Wembley, en los juegos de Londres 2012.

Los sueños renacieron porque fueron los Juegos Olímpicos el escenario donde el país latinoamericano ha alcanzado el mayor triunfo de su historia futbolera.

Con la batuta de Jaime Lozano, apodado “el actor” por venir de una familia de artistas, la nueva meta es igualar o acercarse a aquel podio dorado, pocas veces alcanzado: México también es campeón del mundo Sub-17, de la Copa Confederaciones, y de la Copa Oro.

La llamada “generación dorada” de 2012 dejó una huella en el imaginario popular, y la promesa de repetir la gloria vuelve a resonar entre el entusiasmo y el escepticismo.

Aquel año, el sueño de los dirigidos por Luis Fernando Tena comenzó por encarar a Corea del Sur, Gabón y Suiza, después a Senegal, y a Japón en semifinales, hasta derrotar al mítico Brasil 2-1 en la final.

La presencia como arquero de Memo Ochoa, quien jugó en el fútbol europeo y varios mundiales, le pone un toque de veteranía a la formación equilibrada en generaciones de jugadores.

Cábalas en la prueba en Tokio

La bandera mexicana fue bordada con los colores invertidos en la camiseta 14 de Erick Aguirre: en orden de rojo, blanco verde, en vez del verde blanco y rojo del estandarte mexicano.

Esa pifia ya es una nueva cábala entre los aficionados que madrugaron para corear la goliza de cuatro tantos anotados y muchos disparos más que pasaron cerca de los tres postes de cuadro de Francia.

Amanecer a las 5:00 locales (10:00 GMT), hora del fin del partido, con un griterío y sonido cláxones en las calles sorprendió a muchos desprevenidos por la diferencia de horarios con Japón.

Los dirigidos por Lozano pasaron por arriba de una de las escuadras que llegaron al país asiático entre las favoritas. Las cinco anotaciones del encuentro llegaron en el segundo tiempo.

El cuadro mexicano que vistió con camisetas verdes, pantaloncillos rojos y medias verdes se vio sólido desde el primer tiempo, cuando a los 15 minutos un defensor francés salvó en la línea de gol un disparo de Alexis Vega, con el portero galo vencido.

De Vega fue el primer tanto al minuto 47; Sebastián Córdova aumentó la ventaja a los 54; Uriel Antuna puso el tercero al minuto 80 y cerró la goliza Eduardo Aguirre, en el último minuto 90.

Todos los goles fueron logrados con gambetas, control del esférico y triangulaciones certeras. El gol de Francia fue un penal para un pasajero 2-1.

El ídolo francés André-Pierre Gignac que ha sido el jugador más querido de los populares Tigres norteños de la Universidad de Nuevo León en el fútbol mexicano, cumplió su promesa de no festejar el gol contra México, y solo juntó sus manos en señal de disculpa.

Leyendo el futuro

Lozano resumió el significado de la victoria al final del partido para sus ambiciosas metas en Tokio: “Es un sueño de muchos jóvenes que han querido estar aquí y nosotros lo estamos cumpliendo, estamos felices”.

La superioridad mexicana fue evidente en todos los números, no solo en los goles: por ejemplo, el tiempo de posesión del equipo francés que vistió su uniforme albo fue de solo 34 por ciento, en todo el encuentro. México se adueñó del balón dos terceras partes del encuentro.

Ante la contundente victoria, fue mesurado: “fuimos contundentes y lo hicimos bien; pero no era un partido fácil, si uno se basa por el resultado pareciera que sí lo era, pero no lo fue. En la cancha sabemos lo complicado que estaba, Francia es un gran equipo, un gran rival”.

No será fácil el camino, el próximo rival es el rápido y ágil equipo local: los nipones. Y la siguiente prueba después de los de casa será la poderos escuadra de Sudáfrica.

Hay una cultura ancestral mexicana, desde épocas prehispánica que acostumbra a leer los astros: fue una lectura fatalista de un cometa la que anunció al emperador que se avecinaba una catástrofe que identificó con la invasión española.

Los pesimistas comenzaron a identifican la bandera invertida en la camisola de Aguirre de otra manera, porque después de conquistar el oro en Londres, el cuadro mexicano sucumbió en Rio de Janeiro en 2016.

La humillación fue mayúscula: aquel equipo regresó a casa sin gloria y con mucha pena: el campeón olímpico fue eliminado en la primera ronda de grupos. Pero el triunfo ante Francia ha hecho olvidar las especulaciones: el sueño vive.

Sputnik

Artículo anteriorPAN no participará en Consulta Popular
Artículo siguienteAMLO pide a Israel que extradite a exfuncionario acusado de tortura