Inicio Perspectiva México al Tratado con Reino Unido

México al Tratado con Reino Unido

Lentos en Hacienda estatal

Hace falta ampliar la visión del estado para corregir el rumbo, pero nuestro presidente no tiene en su ADN ese privilegio (ser estadista) debido a que carece de visión

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- México está a punto de iniciar conversaciones para una ampliación del Tratado de Libre Comercio, hoy muy reducido, con Reino Unido. A más de dos años de su salida de la Unión Europea (Brexit) y la aparición del Covid-19, México y esa gran Comunidad de países se preparan para actualizar y ampliar el acuerdo comercial entre ambos, tratado que data de principios de siglo.

Para ello, la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, planea trabajar vía tecnológica y/o presencial, con la secretaria de Estado de Comercio Internacional de Reino Unido, Anne-Marie Trevelyan, para iniciar las negociaciones.

México comercia muy poco con esa economía, pero ahora que salieron de la Unión Europea, urge tomar la iniciativa ante el área de oportunidad que representa. México sería el más beneficiado en ese potencial intercambio comercial, si logra lo mismo que con EU y Canadá; es decir, vender más de lo que se compra.

Por su parte, Reino Unido está en tratos con nuestros socios comerciales del T-MEC y México es el que sigue en su lista de prioridades. Cabe preguntarnos: ¿por qué la negociación no fue con los tres grandes socios comerciales al mismo tiempo?, refiriéndome a un Tratado que ya existe y agregar el clausulado necesario para la negociación, entre los 3 socios de América del Norte, con Reino Unido. A lo mejor faltó sentido común, tan escaso en nuestro país por estos días.

Estamos en tiempos de crisis, por la pandemia que no termina, la hepatitis que arriba y, para colmo, la invasión de Rusia a Ucrania. Agreguemos en lo interno la inflación que causa estragos a nivel global y golpea durísimo a los más pobres. Sin embargo, aun así hay enormes áreas de oportunidad que México podría aprovechar lo más pronto posible. Ojalá Tatiana tenga aún ganas de hacer el máximo esfuerzo, recordando la reciente humillación pública de que fue objeto por parte del presidente con motivo de la revisión vehicular.

Hoy, el peso, nuestra moneda, se fortalece y ubica por debajo de los 20, pero eso es pasajero y no durará tanto, aunque quisiéramos que fuera útil para sentar bases para mantenerlo o regresarlo a paridades anteriores, pero la moneda no es referente en la economía.

En esta etapa pospandemia, nuestra economía sufre de estanflación (inflación alta y no crecemos) y hace falta ampliar la visión del estado para corregir el rumbo, pero nuestro presidente no tiene en su ADN ese privilegio (ser estadista) debido a que carece de visión y si acaso piensa en el presente, cumplir su misión para construir un futuro, debemos aceptar que no es lo de él, porque su entendimiento es muy estrecho y caprichoso, ya que va de la mano con su aspiración de ser una especie de Mesías al estilo Bolívar: un mesías moderno de Centro y Sudamérica.

AMLO busca someter o ser líder de otros países mediante dádivas, las cuales también reparte entre nuestra gente, tratando de llegar a la mayor parte de población que pueda, y con ellos comiendo de su mano, espera arribar a un gobierno autoritario, y para ello construye una hegemonía política que día a día se esfuerza por consolidar, a través de los denominados siervos, perdón, servidores de la nación y la escoria recogida de todos los partidos para intentar crear un maximato al puritito estilo callista. 

Terquedades 

En esos planes utópicos se esmera en denostar a nuestros socios comerciales al tiempo que apoya, ayuda y da dinero (siempre escaso) a países que tienen gobiernos autoritarios o de plano dictaduras. Esas acciones y su corta visión para generar confianza han propiciado una enorme salida de capitales en los últimos años. Se calcula una salida cercana a los 15 mil millones de dólares.

La inflación global ha generado un área de oportunidad, como lo es el alza en la tasa del Banco de México, que anda en 7 puntos. En una comparación irregular, por lo volátil, Estados Unidos tiene igual inflación que México (8%) pero paga por ahorros depositados a corto y mediano plazo tasas del 1 al 3% mientras que México paga hasta 8 o 9 puntos, según las políticas de cada uno de los bancos, lo cual es muy atractivo para inversiones de plazo fijo hasta de seis meses, pero poco se ha promovido. Insisto, no hay sentido común.

LA DE REGALO. Molesta, muy molesta la ciudadanía con las recaudaciones de rentas que se mueven más lentas que una tortuga a la hora de cobrar. Es Increíble que no haya nadie que aporte sentido común en Hacienda, que aporte una forma de hacer menos burocrático el trámite y más ágil el cobro.

De verdad, da pena que a la burocacracia no la motive ni la recaudación del dinero por derechos vehiculares y canje de placas. ¿Será que no les hace falta la lana? ¿O necesitarán que Maru les dé un buen jalón de orejas? ¡En el colmo! Se les acabaron las placas y tienen suspendido el cobro. ¡Dios! ¿Quién está a cargo de eso?

¡¡¡Salvemos a México, somos mayoría!!!

Contácteme en:

chihuahuaexpres.com.mx

fernandoherreram1956@gmail.com

614 235 4796 por WhatsApp

Artículo anterior¡Primero los mexicanos!, lo dice la Constitución
Artículo siguienteMédicos extranjeros