Inicio Perspectiva Los villanos son simpáticos y los que creemos villanos no lo...

Los villanos son simpáticos y los que creemos villanos no lo son (III)

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- El 2 de octubre de 1968 se llevó a cabo la matanza de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas por órdenes del secretario de Gobernación, Luis Echeverría Álvarez.

Documentos del director de Inteligencia e Investigación del Departamento Estado de los Estados Unidos, Thomas L. Hughes (desclasificados en 1998), confirman la manipulación de Luis Echeverría en el movimiento y su autoría en la matanza del 68. Asimismo, el 18 de octubre de 2006, la CIA liberó documentos clasificados del 68, en los cuales se revelaba que Luis Echeverría Álvarez era agente de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos, que su nombre clave era “LITEMPO 14” y que había sido reclutado por Winston Scout, jefe de la CIA en México entre 1956 y 1969. En todo ese tiempo LEA le proporcionó información clasificada del Gobierno de Gustavo Díaz Ordaz a la CIA.

Los documentos desclasificados también revelaron que Luis Echeverría falseó información a la CIA sobre el movimiento estudiantil, asegurando que estaba siendo manipulado por comunistas y agentes extranjeros.

Irma Serrano, quien fuera la amante de Díaz Ordaz prácticamente todo el sexenio, narró en sus memorias: “Gustavo vivía en su casa del Pedregal, por eso pudo constatar que ese día había ido a visitar cuatro pueblos incomunicados de Jalisco y cuando regresó el 3 de octubre, azotaba las puertas, y cuando localizó a Echeverría, que no quería darle la cara, lo llenó de injurias y lo gritó ¡Asesino! Recuerdo muy bien, dijo la Serrano, una conversación que tuvo con Echeverría días antes de marcharse a Guadalajara. Ordenaba que bajo ningún motivo se tocara a los estudiantes. El responsable fue el gusano (LEA) que dictó las órdenes precisas. Y se le pasó la mano. Díaz Ordaz se echó toda la responsabilidad a cuestas porque así era su carácter: orgulloso a cual más”.

El primero de septiembre de 1969, al rendir su quinto informe de Gobierno, Gustavo Díaz Ordaz dijo: “Asumo íntegramente la responsabilidad personal, ética, social, jurídica, política e histórica por las decisiones del gobierno federal del año pasado”. Fue un acto responsable y valiente, pues a fin de cuentas él era el presidente y debía asumir la culpa que le correspondía por todo lo que ocurriera en el país. Muy diferente a la actitud de López Obrador de culpar a los expresidentes, a los neoliberales y a los conservadores.

Un detalle de Díaz Ordaz: En su gobierno, la deuda externa más baja de la historia: 3,800 millones de dólares. Con Echeverría y López Portillo se disparó a 80,000 millones de dólares. En 2019 es de 456 mil millones de dólares. Tan solo en el primer trimestre de la administración de López Obrador aumentó 9 mil 519 millones de dólares.

El dólar se mantuvo a $12.50 desde finales del gobierno de Ruiz Cortines hasta la salida de Díaz Ordaz. Es decir, doce años de estabilidad. Devaluación del peso al final de los siguientes sexenios: 1976 Echeverría: $15.69; 1982, López Portillo: $57.18; 1988, De la Madrid: $2,289.58; 1992 Salinas: $3,094.08. Entonces tuvieron que quitarle tres ceros a la moneda mexicana y el dólar bajó por arte de magia a $3.37. 2000, Zedillo: $9.45; 2006, Fox: $10.87; 2012, Calderón: $12.98; 2018, Peña: $18.79; 2 de octubre 2019, con AMLO 20 pesos. (De Autor no conocido por mí).

Libros consultados:

• Will Fowler, Gobernantes mexicanos.

• Julio Scherer García, Los presidentes. 

• Alfonso Corona del Rosal, Mis memorias políticas.

• Luis Alba Martínez, Gustavo Díaz Ordaz y el presidencialismo mexicano. 

• José Cabrera Parra, Díaz Ordaz y el 68. 

• Enrique Krauze, El sexenio de Gustavo Díaz Ordaz. 

• Sodi Pallarés, Ernesto, Entrevista Scherer García, Los presidentes. 

• Alfonso Corona del Rosal, Mis memorias políticas.

• Luis Alba Martínez, Gustavo Díaz Ordaz y el presidencialismo mexicano. 

• José Cabrera Parra, Díaz Ordaz y el 68. 

• Sodi Pallarés, Ernesto, Entrevista con Gustavo Díaz Ordaz.

• Aurora Loyo Brambila, El movimiento magisterial de 1958 en México. 

• Jefferson Morley, Our man in Mexico. Winston Scott and the hidden story of the CIA. 

• Ramón Ramírez, El movimiento estudiantil en México. 

• Raúl Álvarez Garín, La estela de Tlatelolco.

• Rodríguez Prats, Juan José, El poder presidencial. Adolfo Ruiz Cortines.

• Luis M. Farías, Así lo recuerdo.

• Irma Serrano, A calzón amarrado. 

• Erasmo Fernández de Mendoza, Conjuras sexenales.

• Vernon Raymond, The dilema of Mexico’s developmet.

Artículo anteriorReforma o retroceso
Artículo siguienteEn la Hoguera