Inicio Perspectiva Lo que no se nota -aún- por el Covid-19

Lo que no se nota -aún- por el Covid-19

36

Daniel Valles.- La Fase tres de esta pandemia del Coronavirus está sobre nosotros. Tenemos prácticamente un mes que no dejamos de hablar de ello todos los días, a todas horas. En todos los medios.

Sin embargo, ha habido muchas más situaciones y cosas que están sucediendo en nuestro entorno y que no se notan por la pandemia del Covid-19 que vivimos actualmente.

Por ejemplo, el 20 de abril pasado superó al domingo 19 como el día más violento del año, al sumar 114 víctimas de homicidio doloso, la cifra mayor en Guanajuato, con 16, de acuerdo con el conteo diario del Gobierno federal.

Por su parte, la Secretaría de Salud reportó este martes 9 mil 501 contagios acumulados de Covid-19, con 729 casos nuevos; el 8.3% de aumento respecto al reporte previo, con 857 fallecimientos, 145 más que el día anterior, explicó el director de Epidemiología, José Luis Alomía.

Confirmó que registraron 145 fallecimientos en las últimas 24 horas para un total acumulado de 857 decesos, de los cuales el 69% corresponde a personas del sexo masculino.

La cifra de fallecidos por Covid-19 superó a la de homicidios registrada el lunes pasado, que fue el día más violento del año.

Este tema sí ocupó algunas notas y algunos comentarios de la “comentocracia” en el país. Es un dato muy negativo y preocupante, pero apenas sí se comentó. El Covid-19 impide se note cual debe.

A pesar de la pandemia y de que todos estamos absortos en ella, la delincuencia organizada no ha dejado de operar. Y si antes del Covid-19, la atención que se le otorga a este tema de la violencia, los asesinatos y a la llamada inseguridad era regular, ahora es menos. Pasa casi desapercibida, como muchos otros temas.

Tan solo en Ciudad Juárez, el fin de semana pasado hubo 13 asesinatos dolosos. Solo el lunes hubo 7. En cuatro días calendario fueron asesinadas 20 personas. Esto es gravísimo, pero la pandemia impide que se note el dato, mucho más los hechos.

En cuanto a la industria maquiladora, que es el principal sustento de nuestra economía, ésta se encuentra padeciendo por la enfermedad del Covid-19 de diferentes formas. Tan solo en fallecimientos se han reportado 18 personas.

Se dice, se rumora y se comenta que diariamente hay nuevos casos de personas infectadas. Que son detectadas porque presentaron los síntomas de la enfermedad, que no del contagio. Son dos cosas diferentes.

Otro dato que por ahora no es tan notorio, es la pérdida de empleos formales. Esto es grave y muy importante porque representa parte del daño económico que no se ha notado aún.

Mismo que en las siguientes semanas se hará muy palpable y que a medida que crezca la pérdida nos afectará terriblemente. Esto es irremediable.

De acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el número de afiliados pasó de 459 mil 872 en febrero a 456 mil 549 en marzo, lo que equivale a un retroceso del 0.72 por ciento.

En la ciudad, a consecuencia del coronavirus se han perdido 3 mil 323 empleos formales solamente en marzo, de los cuales, 2 mil 488 personas son de la maquiladora. Y la baja continúa.

Esto representa casi un 70% de los empleos que se han perdido en el estado, donde ya se contabilizan casi 4 mil 800 empleos. Esta cifra se ha de multiplicar por cuatro, que son los dependientes económicos de cada empleo perdido.

Chihuahua, la capital del estado, está reportando pérdidas económicas por mil millones de dólares (mdd) en marzo, por falta de ventas e inactividad. 40 mil empleados parados o semi-parados. Repito, al mes de marzo. La tendencia es al alza.

Esto significa que ha dejado de circular dinero en la plaza. Todos los giros de negocios se ven afectados por la falta de circulante, lo que se verá agudizado en mayo, porque a todo lo anterior falta agregar el mes de abril. Y luego junio, de igual forma y por las mismas razones. La población está en cuarentana. Las actividades detenidas casi en su totalidad.

La cuarentena se ha alargado un mes más. Lo que presenta un sombrío panorama para junio.

Las cosas no se ven bien para la gran mayoría de la gente. No solo para la que vive al día, también para la que se ha quedado sin trabajo. Pocas familias podrán salir sin gran daño debido a los recursos con los que cuentan. Pero serán pocas familias.

Pero no todo ha sido malo. Este martes 21, se ha dado una magnífica noticia: El Banco de México (Banxico) inyectará a la economía del país 750 mil millones de pesos a través de los mercados nacionales, con el fin de asegurar que haya crédito, liquidez y orden, que es lo que la pérdida de empleos está ocasionando en el país entero.

El Banco de México, que no es el gobierno de México, anunció 10 medidas adicionales para inyectar recursos. Entonces las empresas medianas y chicas se verán beneficiadas. Sobre todo porque son las que no aguantan tres meses de paro de escasas o nulas ventas. Por lo que están cerrando.

Con estas medidas del Banco de México, que no del gobierno de México, insisto, quienes califiquen tendrán acceso a través de la banca nacional, a préstamos refaccionarios a bajo costo que les permitirán reiniciar sus actividades.

Solo la tasa de interés la bajó en 50 puntos. Quedó en 6%, lo que será de gran importancia en los meses por venir, cuando ya podamos salir y haya que retomar las actividades comerciales.

¿Cuál será el escenario en el que tendremos que trabajar? Es muy incierto. Espero que con este ejemplo que está haciendo patente Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México, las instituciones del gobierno mexicano le imiten.

Banxico, que hace gala de la autonomía de la institución que gobierna, actúa de manera cuerda y congruente con las necesidades y las situaciones actuales del país.

Apuntala así las acciones emergentes que empresarios, comerciantes formales e informales, prestadores de servicios y demás, tendremos que hacer para la reconstrucción de nuestro México, el que está siendo golpeado no por una, sino por varias pandemias: La de salud por un lado, la inseguridad que no se nota mucho por otro. Y por si fuera poca la cosa, otra de gobierno.

Y ahí, el Meollo del Asunto.