Inicio Perspectiva La sociedad está condenada

La sociedad está condenada

Dr. Fernando A. Herrera M.- Existió una filósofa y escritora, nacida rusa, el 2 de febrero de 1905, nacionalizada en Norteamérica, Alissa Zinovievna Rosenbaum, conocida bajo el seudónimo Ayn Rand, fallecida en marzo de 1982 en NY, EU.

Hay algunos libros de ella: “El manantial, objetivismo: la filosofía de Ayn Rand” y “La Rebelión de Atlas”. Este último es una novela de misterio, pero, como dijo Ayn Rand, “no sobre el asesinato del cuerpo de un hombre, sino sobre el asesinato —y el renacimiento— del espíritu humano”.

Es la historia de un hombre que dice que parará el motor del mundo, y lo hace. ¿Es ese hombre un destructor malévolo o el mayor de los libertadores? ¿Por qué tiene que luchar, no contra sus enemigos, sino contra aquellos que más le necesitan, incluso contra la heroína a quien ama?

Esta obra “cumbre” de la gran defensora de la razón y de la libertad individual frente a los excesos del Estado y su mentalidad autoritaria expone cómo el declive de la competencia entre las grandes empresas, la desmoralización entre quienes deberían liderar la actividad económica y creativa y la inercia del ciudadano común conducen a la pobreza moral y material.

Ayn se expresa en una mezcla de thriller de acción en las altas esferas y de reflexión filosófica sobre el Estado y el individuo. Es una historia que integra de forma magistral cuestiones relacionadas con la ética, la metafísica, la epistemología, la política, la economía y el sexo.

“La rebelión de Atlas” es una novela de misterio, pero como dijo Ayn Rand, “no sobre el asesinato del cuerpo de un hombre, sino sobre el asesinato —y el renacimiento— del espíritu humano”. ¿Por qué tiene que luchar, no contra sus enemigos, sino contra aquellos que más le necesitan, incluso contra la heroína a quien ama?

Obra cumbre de la gran defensora de la razón y de la libertad individual frente a los excesos del Estado y su mentalidad autoritaria, en ella, Rand expone cómo el declive de la competencia entre las grandes empresas, la desmoralización entre quienes deberían liderar la actividad económica y creativa y la inercia del ciudadano común conducen a la pobreza moral y material.

Mezcla de thriller de acción en las altas esferas y de reflexión filosófica sobre el Estado y el individuo, “La rebelión de Atlas” resume la filosofía de Ayn Rand en una historia que integra de forma magistral cuestiones relacionadas con la ética, la metafísica, la epistemología, la política, la economía y el sexo. Atrévanse a buscar y comprar el libro. ¡Garantizado!

Esta mujer (Ayn Rand) escribió en 1950, lo siguiente: “Cuando adviertas que para producir necesitas autorización de quienes no producen nada. Cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes no trafican con bienes sino con favores. Cuando percibas que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por su trabajo, y que las leyes no te protegen contra ellos, sino por el contrario, son ellos los que están protegidos contra ti. Cuando descubras que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un autosacrificio, entonces podrás afirmar, sin temor a equivocarte, que tu sociedad está condenada”.

Terquedades

Si lo anterior le parece que se relaciona de alguna manera con nuestra penosa realidad, le pregunto: ¿A qué estamos condenados como sociedad? A ser un pueblo víctima permanente de un sistema creado por quienes nos han gobernado desde la independencia. (Una independencia que se alcanzó por la traición de Agustín de Iturbide al Virrey y su alianza con Vicente Guerrero).

¿Nacimos con el pie izquierdo? ¿Se equivocó de bando Benito Juárez al pedir ayuda a nuestros vecinos del norte? ¿La Revolución terminó con el triunfo del bando equivocado? ¿Por qué desde la constitución de 1857 el país se dividió? ¿Acaso no fueron suficientes 500 mil muertos en un país de 8 millones en la guerra de los 3 años? ¿Tampoco completamos con un millón de muertos en la Revolución de un país de 15 millones? ¿Qué debemos? ¿En qué nos equivocamos?

La lucha cristera tampoco era nuestra y la propiciaron fuerzas externas. Imposible no mencionar las incontables traiciones de quienes en ese tiempo manejaban la religión y se beneficiaban de ella de manera desmesurada. Y eso ha ocurrido desde la conquista, de todos los males es el más antiguo.

LA DE REGALO. En Delicias sigue el trabajo a todo vapor. Jesús Valenciano, joven promesa de la política, de altos vuelos, anda por todas las colonias y pequeñas comunidades de Delicias echando a andar una obra por allá, otra por acá, ayudando a distribuir junto a su esposa, que preside el DIF, con los desayunos escolares y las dotaciones alimenticias a las escuelas, al igual que cumple su compromiso con los niños a quienes ha dotado de uniformes a los niños y jóvenes en todos los pequeños campos llaneros para el deporte. Las obras grandes arrancando, los recursos están listos. ¡Enhorabuena!

¡¡¡Salvemos a México, somos mayoría!!!

Contácteme en:

rancholareyna@gmail.com

614 235 4796 por WhatsApp

Artículo anteriorDetienen a 6 personas por violencia familiar
Artículo siguienteCensura a Nancy Pelosi