Inicio ENFOQUES Y PERCEPCIONES La paradoja de las organizaciones no gubernamentales o de la sociedad civil

La paradoja de las organizaciones no gubernamentales o de la sociedad civil

Soc. Omar Jesús Gómez Graterol.- El pasado jueves 30 de noviembre del 2023, los juarenses tuvieron la ocasión de acudir a un concierto promovido por “MARTÍN LÓPEZ A. C. AYUDEMOS DE CORAZÓN” el cual se denominó: “EL LEGADO DE JUAN GABRIEL 2023”.

El mismo tuvo entre sus propósitos el rendir un merecido homenaje al cantautor, por los exalumnos del albergue SEMJASE, así como recabar fondos para la asociación benéfica (especializada en apoyos integrales a menores discapacitados y a sus familias). De más está decir que fueron poco más de dos horas de una grandiosa presentación donde el “GRUPO DANK” junto al Mariachi “ASÍ ES MEXICO”, deleitaron a los asistentes con sus interpretaciones, chistes y amenas actuaciones. 

No obstante, a pesar de la excelencia que reinó durante la jornada y la minuciosa preparación de cada detalle para garantizar que la velada fuera fenomenal, pudo haber tenido más respaldo. Y aunque el evento estuvo muy lejos de ser un fracaso, una mayor concurrencia se hubiese traducido en más colaboraciones sociocomunitarias.

Al respecto, hay que destacar que una parte representativa de las “Organizaciones no Gubernamentales” (ONGS) u “Organizaciones de la Sociedad Civil” (O.S.C.) son entes sin fines de lucro cuyos objetivos y metas se orientan a resolver problemas que con frecuencia no pueden o no quieren atender las dependencias públicas y/o privadas. Por ello, la pluralidad de tareas que desempeñan dentro de sus comunidades.

En estas agrupaciones el tema del financiamiento es constante. En muchos casos precisan de patrocinios externos para poder operar, pero éstos no siempre son suficientes, por lo que deben diversificar sus estrategias al intentar conseguir recursos económicos apostando, además de las donaciones, por espectáculos benéficos, rifas y un sinfín de diligencias que, de manera transparente, legal y legítima, les permita marchar adecuadamente.

Surge aquí la paradoja de que sean entidades cuya finalidad no es la acumulación de riquezas, aunque no significa que no requieran de capitales. Los necesitan para el pago de las acciones básicas de funcionamiento, entre éstas, los servicios públicos, adquisición y mantenimiento de activos (herramientas tecnológicas, programas informáticos y vehículos, por ejemplo), honorarios profesionales, así como del uso de otros bienes muebles o inmuebles que demanden, según su inclinación.

Dichos organismos se enfocan en la atención de los excluidos y aportan calidad de vida a la población más vulnerable. Son una alternativa para los mexicanos de cooperar en la construcción de un mundo mejor. En este orden de ideas, es menester comprender que debemos actuar y no quedarnos en la contemplación, en el sentir lástima o temor por lo que sucede en nuestro entorno.  Existen métodos de superar los impedimentos que afectan al colectivo y si no puede lograrse directamente se vale también hacerlo indirectamente usando estos canales.

Esperemos que el año próximo, cuando se efectúen actos en honor al cantante y compositor, y/o las nuevas actividades impulsadas por la entidad arriba mencionada, para aumentar sus ingresos, cuenten igualmente con un incremento en la participación de la ciudadanía. Asimismo, que la ejemplar conducta, además de vocación de servicio de los trabajadores y miembros voluntarios de esta agrupación, se contagie a todos los pobladores de esta extraordinaria frontera. 

Tengamos la certeza de que invertir en estas iniciativas se devuelve en forma positiva, de un modo u otro, a la colectividad. No debemos quejarnos de aquello que no contribuimos a corregir cuando se nos brindan las circunstancias para realizarlo.

Artículo anteriorGracias a la vida
Artículo siguienteNavidad y año nuevo