Inicio Perspectiva La extradición

La extradición

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- El lunes echaban las campanas al vuelo, por fin traerían al exgobernador a Chihuahua, pero como siempre no revisan la letra chica, pues resulta que todavía es apelable por Duarte ante tribunales, por lo que la extradición tendrá que esperar algunos meses más.

Además, no debemos olvidar que Javier Corral en su pasional venganza ordenó la persecución implacable, pero equivocaron los caminos jurídicos a grado de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación les anuló el proceso, ordenó que le regresaran sus bienes y que si había que perseguirlo por algún delito pues que repusieran desde cero el procedimiento.

¡Vaya fracaso! Un escándalo, por decir lo menos, cuando fue su única promesa de la minicampaña que lo llevó a ser gobernador: “perseguir a Duarte y traerlo ante la justicia”. Ni eso pudo cumplir. ¡Vaya fracaso!

En lo que no fracasó fue en esquilmar a varios de los perseguidos por los “expedientes X”, se habla de cantidades millonarias para no perseguir a algunos exfuncionarios de aquella administración. Dicho de otro modo: “compraron su libertad”, de donde surge una pregunta: ¿Quién se embolsó ese dinero?

También se dice que a otros que sufrieron cárcel los esquilmaron hasta la última moneda y cuando ya no tuvieron con qué pagar para seguir libres, fueron encarcelados. Unos pagaban 100 mil pesos mensuales y cuando ya no pudieron fueron por ellos y a la cárcel; otros les creyeron sus mentiras y les sacaron dos millones, a otros un poco más, dejándolos endeudados y encima los encarcelaron y los sometieron a escarnio y humillaciones dentro de la prisión.

¿Cuál justicia para Chihuahua? Puro cuento, lo que hicieron fue “venderla” y quienes pudieron pagar gozan de libertad e impunidad. 

Los delatores o traidores se sometieron a criterios de oportunidad y en el pecado llevarán la penitencia, pues parece que no fueron bien aconsejados por sus abogados toda vez que ese criterio no los exime de las responsabilidades en que pudieron haber incurrido durante el desempeño de sus funciones.

Jaime H. C. y compañeros de charca deben estar muy preocupados por sus delaciones y porque ahora saben que no están libres de pecados, que solo se ganaron enemigos y un poco de tiempo porque la justicia tarda, pero siempre llega. El karma es lento pero elegante.

Terquedades

¿Dónde quedó el impuesto universitario que Javier no les entregó a las dos universidades públicas autónomas de Chihuahua?

¿Cómo va la denuncia de Fechac que se interpuso por no recibir su parte del Impuesto Sobre Nómina? Por cierto, que al saber de la demanda en caliente les dieron ese dinero, pero la Fechac no retiró la demanda porque el daño estaba hecho. ¿Los denunciados serán presentados ante la justicia, tanto por lo del delito de no entregar el impuesto universitario como por haber dañado las actividades de la Fechac?