Inicio Perspectiva El tratado

El tratado

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- El tratado de aguas entre Estados Unidos y México, que data de 1944, tiene como característica el reparto natural entre países de sus afluentes internacionales. Por ello recibimos más de lo que entregamos; es decir, los afluentes del Colorado son inmensamente más grandes que los de nuestros ríos ubicados en Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

Ya deberíamos tener claro que EU siempre gana y no hace negocios para beneficiarnos deliberadamente y el tratado no es la excepción. Al presidente lo han convencido de que el tratado es muy bueno y ventajoso para México y que si dejamos que lo revisen nos perjudicaría. De eso, una parte es cierta y la otra no. Porque no es ventajoso, apenas un poco justo, pero en una revisión nos iría peor, eso ni lo dude, así que es mejor que así se quede.

Volviendo al tratado. Dice que se entregará la cuota señalada de agua excedente de las cuencas, pero no menciona, para nada, que se pueda sacar de los embalses (presas) para cumplirlo.

Nadie se opondría a ese tratado si se cumpliera como a su letra dice, pero cuando nos engañan y dicen que es forzoso pagar y se llevan a la fuerza el agua de las presas que es de los agricultores, surgen los problemas como el que le costó la vida a una persona inocente, heridas y golpes a otras y pérdidas materiales en cosechas a muchos agricultores.

En todo caso, el gobierno de México podría recurrir, en calidad de préstamo, al agua de las presas internacionales para solucionar una petición de los americanos, pero nunca al agua concesionada a nuestros agricultores (en las presas).

El acuerdo firmado entre la gobernadora María Eugenia Campos y el secretario de Gobernación, César Augusto López, señala que se respetará a la letra el tratado; es decir, nada que no haya debido hacerse antes, pero como pasaron por encima de los agricultores, tuvieron que refrendarlo: no más agua de las presas, solo agua de excedentes de la cuenca.

Otro punto de este acuerdo contempla 1,500 millones de pesos, de los cuales 500 van en apoyo directo al sistema de riego y sus agricultores. Los otros 1,000 se dice que serán para educación. En el caso de los detenidos, al ser asunto judicial, el compromiso es ayudar a través de los mecanismos del gobierno a que el juez que tiene la causa autorice que sigan el proceso en libertad y luego ayudarlos en el proceso judicial.

Podemos deducir que la salida de la cárcel puede tardar, lo cual molestará muchísimo a los agricultores, pero más que a nadie, a sus familiares.

El acuerdo firmado por la gobernadora es muy bueno, aunque el propio presidente le meta ruido cuando dice que no sabía y que se enteró por los periódicos. Si eso es cierto, la credibilidad del secretario de Gobernación está en riesgo y si lo obligaran a retractarse se le iría por el caño y hasta tendría que renunciar al cargo. 

Debo insistir en que me angustia un poco que el presidente haya dicho que no sabía nada, pero confiemos en que su secretario de Gobernación, Adán Augusto López, sea convincente y goce de su confianza para que avale la negociación.

Todavía habrá algo de grilla opositora, pero si Maru consolida este primer trato, sin duda podría sostener una buena relación no solo con el jefe del gabinete de AMLO sino con todos los secretarios y el mismo presidente.

Ya es hora de que a Chihuahua y su gente nos vaya bien, ya toca que nuestro gobernante, ahora en la persona de Maru Campos, se la rife como nunca, la experiencia traumática anterior debe quedar atrás, sin perdón y sin olvido, como ella misma dijo, pero ya evolucionar a mejores estadios de vida.

Maru no debe ni puede trabajar sola, hay 67 alcaldes que deben hacer su parte. Eso es lo que Chihuahua necesita, personas con sentido común, con disciplina y voluntad de servir, con la decisión de hacer lo mejor para que Chihuahua y su gente prosperen como merecen.

Terquedades

La caravana avanza, no se ve a ninguna organización de la sociedad civil ni al gobierno haciendo su trabajo, apenas una iglesia y sus voluntarios les pusieron una pomada y unas vendas. Neta: ¿Quién está detrás de ese fenómeno? ¿Qué intereses persiguen?

Artículo anteriorInfodemia poscovid
Artículo siguienteEn la Hoguera