Inicio FRASEARIO El camino hacia la fraternidad humana universal

El camino hacia la fraternidad humana universal

Aída María Holguín Baeza.- La fraternidad es un principio humanista fundamental que alude a la relación que existe o debería existir entre los individuos, los pueblos y las naciones.

Es un principio que, por su valor y trascendencia, se constituye en un concepto nuclear de los derechos humanos y, por eso, ocupa un lugar primordial en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH): “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”, estipula el artículo 1 de la DUDH.

De ahí que, reafirmando los propósitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Asamblea General de la ONU haya proclamado el Día Internacional de la Fraternidad Humana. Un día que, año con año, debe servir para reflexionar sobre los logros y desafíos respecto a las relaciones existentes entre los individuos, los pueblos y las naciones, y luego -pero luego luego- actuar en consecuencia.

Y es que de poco o nada sirve reflexionar si la reflexión no nos conduce a la realización de acciones inmediatas y coherentes; es decir, de acciones que contribuyan a hacer posible la fraternidad humana universal. De nada sirve -por ejemplo- gritar a los cuatro vientos desde el balcón central de Palacio Nacional “¡Viva la fraternidad universal!”, como lo hizo el presidente López Obrador en su primer grito, si todas las mañanas -y a todas horas- lanza mensajes de odio para generar discordia.

¡Pero bueno! El caso es que, este año es la cuarta vez que se celebra el Día Internacional de la Fraternidad Humana; el cuarto año en el que, de manera especial y específica, tenemos -los individuos, los pueblos y las naciones- la oportunidad de reflexionar conjuntamente y a gran escala sobre cómo podemos fomentar y fortalecer relaciones fraternas.

Eso, en el entendido que -como alguien dijo- la fraternidad es un principio que tiene como anhelo más profundo la unidad de la sociedad, de los pueblos y de las naciones. Un principio que conlleva la idea del respeto, convivencia armónica y es la más noble de las obligaciones sociales porque implica, ante todo, reconocernos como hermanos pertenecientes a una misma familia, iguales en dignidad y derecho.

Y sí, como bien decía Giuseppe Mazzini, aunque la fraternidad no es sinónimo de progreso, sí es la base de toda sociedad y la primera condición para el progreso social. Y por eso, tal como lo afirmó José María Arguedas, la fraternidad es la que hará posible la grandeza de la humanidad.

A modo de recordatorio, concluyo parafraseando lo dicho alguna vez por Tafari Makonnen, más conocido como Haile Selassie: La historia nos enseña que la unidad hace la fuerza y nos advierte que debemos sumergirnos y superar nuestras diferencias en la búsqueda de objetivos comunes, esforzarnos, con todas nuestras fuerzas combinadas, por el camino hacia la verdadera hermandad y unidad -el camino hacia la fraternidad humana universal-.

laecita.wordpress.com

laecita@gmail.com

Artículo anteriorPreside Alcalde la entrega de trabajos de rehabilitación de parque Senderos de San Isidro
Artículo siguienteACNUR y la COMAR: Apoyos para migrantes en la frontera juarense