Inicio Perspectiva Católicos vs cristianos

Católicos vs cristianos

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- ¡La Jerarquía de la Iglesia Católica pretende incendiar al país!, dice el presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas y Evangélicas, Arturo Farela.

Mario Ángel Flores Ramos, director del Observatorio Nacional de la Conferencia del Episcopado Mexicano, responde: Hace años que la violencia, el asesinato, la droga y las organizaciones criminales causan enormes daños a nuestro país con impunidad. Hemos hablado, por escrito, con la voz, y no han aceptado revisar sus estrategias en ese delicado tema.

Esa violencia se ha incrementado aún más en el actual gobierno. No es atacar a nadie, si fuera un incendio y seguimos viendo cómo se consume todo en el fuego sin hacer ni decir nada, esto seguirá creciendo hasta acabar con todo. El llamado que se hace a las autoridades es para que revisen su política pública para detener tanta violencia criminal impune que enluta a innumerables familias, al pueblo de México. 

El respaldo a la política de abrazos por Arturo Farela, presidente de las iglesias cristianas y evangélicas, deja ver, sin ahondar más en la polémica, las diferencias entre las jerarquías de las diversas iglesias y deja muy claro el éxito en la siembra del odio, para consolidar la polarización y división de los mexicanos.

Increíble que la muerte de tantos mexicanos, entre ellos los jesuitas y el guía de turistas, cristalice en una bélica oratoria de representantes de iglesias. Asusta lo que puede propiciar este intercambio de posiciones entre jerarcas católicos contra cristianos y evangélicos. ¿Acaso le echarán gasolina al incendio del que habla Farela para seguirlo viendo, como responde Flores Ramos? Esto podría escalar el odio, la división y polarización, ahora con los católicos contra los cristianos y evangélicos.

Me queda una pregunta: ¿Quién se beneficia con esta política de propiciar la confrontación, no solamente entre partidos que a eso se dedican, ni entre sus militantes que se apasionan, sino ahora hasta en los púlpitos y en el seno de congregaciones familiares?

Artículo anteriorSaber agradecer
Artículo siguienteEn la Hoguera