Inicio País Asesinan a fiscal de derechos indígenas en Chiapas

Asesinan a fiscal de derechos indígenas en Chiapas

MÉXICO- El fiscal de derechos indígenas de Chiapas, Gregorio Pérez Gómez, que investigaba una ola de violencia del crimen organizado en el municipio de Pantelhó, fue asesinado a balazos la noche del 10 de agosto en la ciudad de San Cristóbal.

“Ya se iniciaron las investigaciones y parece que está vinculado con lo de Pantelhó, no podemos decir más, se está haciendo la investigación y vamos a seguir actuando”, dijo el mandatario López Obrador en conferencia de prensa.

El fiscal tenía a su cargo la investigación de actos violentos en Pantelhó, ocurridos a finales de julio, en los que participó un grupo de autodefensas organizadas para encarar a las bandas del crimen organizado en la zona montañosa cercana a la frontera con Guatemala, habitado en su inmensa mayoría por comunidades indígenas de origen maya.

“Estamos trabajando todos los días buscando que o se resuelva que no haya impunidad, que no se proteja a nadie y por eso se puede hacer justicia”, dijo el jefe del Ejecutivo federal.

La Fiscalía de Chiapas lamentó el asesinato del procurador de justicia indígena, de origen tzeltal, quien fue impactado por balazos cuando estaba en su vehículo cerca de su oficina.

La fiscalía condenó “profunda y enérgicamente la muerte violenta de la que fue objeto Pérez Gómez”, y expresó “el firme compromiso de investigar hasta las últimas consecuencias de tal manera que este delito no quedará impune”.

El automóvil del fiscal estaba detenido en un semáforo de una calle céntrica de la ciudad de San Cristóbal de las Casas, principal urbe en la región de Los Altos de Chiapas.

En ese punto, el vehículo que conducía la víctima fue interceptado por dos hombres que viajaban en una motocicleta, quienes hicieron varios disparos a corta distancia, según los reportes de la prensa local.

El funcionario de la justicia en esa región del sureste del país tenía a su cargo la investigación de recientes hechos de violencia registrados en julio en Pantelhó.

A fines de julio, unos 200 hombres armados incendiaron vehículos y al menos una docena de casas, cometieron actos vandálicos en la sede del ayuntamiento y secuestraron a 21 personas vinculadas con la autoridad local.

El ataque fue imputado a un grupo de autodefensa autodenominado El Machete de reciente aparición, cuyos integrantes afirman tener el apoyo de comunidades indígenas, para combatir la incursión de cárteles de traficantes de drogas en la remota región montañosa de Los Altos de Chiapas.

López Obrador dijo que no aceptaría la presencia de grupos de autodefensas que deciden hacer justicia por su propia mano, con el argumento de que las autoridades de Chiapas y federales no actúan contra las mafias del crimen organizado.

“Autoridades de unas 200 comunidades con más de 3 mil personas apoyan a este grupo (El Machete), que refleja el hartazgo por la violencia en la región”, dijo en julio pasado Rubén Moreno, directivo del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas de la ciudad donde ocurrió el asesinato.

La ola de violencia ha causado el desplazamiento forzado de unas 2 mil 500 personas que huyen en forma intermitente de esa región selvática y montañosa de Los Altos de Chiapas, en unos 3 mil 700 kilómetros cuadrados donde se asientan 17 municipios de origen étnico tzotzil y tzeltal.

Sputnik