Inicio Perspectiva Un reto, el voto de los jóvenes

Un reto, el voto de los jóvenes

Carlos Angulo Parra.- Para la opción al oficialismo, el voto de los jóvenes en las próximas elecciones es un gran reto. Esto sucede porque es necesario superar sendos obstáculos. Me atrevo a describir los que yo considero que son los principales:

1. La indiferencia por la política. A todos (no nada más a los jóvenes) se nos ha enseñado que la política es algo sucio en donde uno no se debe meter. Se nos ha dicho que los políticos son personas detestables que nada más desean aprovecharse de nosotros, que están ahí para sus meros intereses personales y no debemos hacerles comparsa ni acompañamiento alguno.

En mucha medida, por desgracia, dicho discurso tiene mucha razón. Al respecto, lo que debemos decirles a los jóvenes, en relación de la política, es algo muy diferente que se debe plantear en los siguientes términos:

“La política es una de las actividades más nobles que el ser humano puede ejercer, porque su objetivo es el logro del bien común. Eso es lo que todos los seres humanos necesitamos para crecer como tales, ejerciendo nuestras capacidades, y con eso, lograr lo que anhelamos para nosotros, nuestras familias, comunidades y para nuestra Nación. Por desgracia, la gente no se ha interesado en esto porque muchas de las personas que se han involucrado en la política son gente de mala fe que se quieren aprovechar de la cantidad de recursos que se derivan de los impuestos que se cobran a los ciudadanos para beneficiarse ellos. Es por eso que los resultados que se obtienen son muy bajos y no ayudan grandemente a los ciudadanos.

Por eso, lo que tenemos que hacer, incluyendo a los jóvenes, es interesarnos en la política, primeramente, educándonos en las complicadas características que tiene la política, aprendiendo los diversos sistemas y teorías que se han desarrollado a su alrededor, para después involucrarnos directamente con el objetivo noble de brindar el bien común, teniendo una percepción económica justa respecto al nivel de trabajo y responsabilidades de los diversos puestos públicos que hay disponibles.”

2. A mí el gobierno me da becas y no apoyaré a alguien más. Al respecto, debemos tomar en consideración que un cambio de gobierno difícilmente puede eliminar lo consignado en la Constitución como un derecho adquirido. El artículo 4º constitucional, a la letra ordena:

“El Estado establecerá un sistema de becas para las y los estudiantes de todos los niveles escolares del sistema de educación pública, con prioridad a las y los pertenecientes a las familias que se encuentren en condición de pobreza, para garantizar con equidad el derecho a la educación.” (Párrafo adicionado DOF 08-05-2020).

Los jóvenes deben estar conscientes de que este derecho ha llegado para quedarse, que un ingrediente esencial para lograr el bien común es la educación adecuada de la población. Para el logro de ese objetivo, es esencial el apoyo del gobierno mediante la transferencia de recursos públicos hacia la educación, mediante el otorgamiento de becas a los jóvenes estudiantes. Por ello, nuestros jóvenes no deben caer en el engaño y manipulación del actual partido en el gobierno de que si gana la oposición van a perder sus becas.

3. Si gana la oposición regresará la corrupción, la discriminación, el clasismo y la Mafia del Poder. Este discurso es totalmente falso. En este gobierno continúan los más altos niveles de corrupción. Prueba palpable de ello, es que se ha prácticamente destruido el Sistema Nacional Anticorrupción, al no haberlo terminado de estructurar y al haber eliminado componentes esenciales del sistema, como el de la participación ciudadana directa en el mismo. Esto ha generado una corrupción rampante en nuestro país.

También se está intentando destruir al sistema de transparencia y acceso a la información y protección de datos personales, al tratar el gobierno de subsumir al INAI al Poder Ejecutivo eliminándole su autonomía, haciendo todo lo posible para que no funcione al negarse a nombrar a los comisionados necesarios para su funcionamiento. La opacidad es el mejor ambiente para generar corrupción.

Respecto de la discriminación y clasismo, no hemos visto nada concreto realizado por el gobierno para su abatimiento, fuera del discurso cotidiano del presidente en sus mañaneras.

También ha sido más que clara la colusión que este gobierno ha hecho con los oligarcas del país, que se han visto beneficiado con las megaobras, por eso la mayoría de los llamados órganos cúpula empresariales han estado calladitos ante las constantes violaciones del gobierno al Estado de Derecho, porque los han tenido amansados dándoles beneficios, ya sea, abriéndoles monopolios o haciéndose de la vista gorda respecto del cumplimiento de sus obligaciones.

Conclusión:

Es por todo ello, y muchas cosas más, por lo que los jóvenes deben reflexionar con qué clase de gobierno desean lidiar, si con un gobierno en donde la voluntad y caprichos de un solo hombre sea el que rija, o un gobierno basado en el orden, instituciones, reglas claras, división de poderes, que controlen los abusos de poder que los políticos pueden tener, que nos mueva a eliminar privilegios y abusos, generando un piso parejo y estable, en donde los jóvenes puedan desarrollar sus aptitudes, para tener una vida mejor, aprovechando las grandes oportunidades que el entorno global positivo representa para nuestro país.

Artículo anteriorLa crisis de la crisis migratoria
Artículo siguienteLa III Guerra