Inicio EL MEOLLO DEL ASUNTO Suponiendo sin conceder; las medicinas

Suponiendo sin conceder; las medicinas

Daniel Valles.- Dicen los abogados, “suponiendo sin conceder”. Por ahí otros dicen, “aceptando sin conceder”. Como sea, la frase indica que, sin dar por hecho, se concede el beneficio de la duda o la posibilidad de que la situación a la que una parte se refiere y la otra no acepta, sea cierta.

Se dice casi siempre cuando a una de las partes se le señala algún error, carencia o delito. Cuando se da cuenta esa parte que la otra, la que señala o acusa, tiene la razón, se esgrime la frase citada. “Suponiendo sin conceder”.

Es el caso de las medicinas para los niños con cáncer, los padres de éstos aseguran que, desde hace ya muchos meses, tal vez un par de años, no tienen el medicamento que sus hijos necesitan por negligencia del gobierno federal. 

Don presidente les ha dicho suponiendo sin conceder, (negritas agregadas por quien escribe), “que las medicinas que los hospitales de gobierno no tienen y que sus hijos no reciben, sea cierto, o parcialmente cierto, pronto las conseguirán”. Ergo, punto para los padres.

Estos padres de familia son quienes están convocando el día de hoy, miércoles-día que escribo- a bloquear el acceso al AICM, T1. 

Esto como medida de protesta antes las ya muy obvias mentiras de las autoridades de salud, sea del Insabi o del mismo subsecretario de salud, el infame Hugo López Gatell.

Don presidente de la república, el día martes anterior, les envió un mensaje a los padres de familia. Lo hizo en su conferencia de todos los días. 

Les dijo: “Los padres de los niños tienen todo el derecho a exigir, a demandar, a manifestarse, pero aprovecho para decirles que no descansamos porque queremos que tengan sus medicamentos y que ya muy pronto lo vamos a lograr-negritas agregadas-aunque no les guste a los empresarios corruptos, políticos corruptos, dueños de medios de comunicación, que también estaban metidos en el enjuague, en el negocio de la venta de los medicamentos”, dijo don presidente. Con esto hace dos cosas importantes. 

Primero; se desliga de las infames declaraciones de su zar anticovid, el infame médico Hugo López Gatell. Que ha acusado a los padres de estos niños de estar confabulados con fuerzas oscuras de la derecha internacional para derrocar, mediante golpe de estado, a don presidente. El jefe adorado del infame.

Esto debe de haberle ocasionado que el médico pidiera “Imodioum” o de perdida un “Enterobioformo”, para diarrea que le ha de haber venido, provocada por la declaración de su jefecito santo. Quien por primera vez no le apoya en sus rastreras declaraciones. Generó con ellas una catástrofe al interior del régimen.

Y es que don presidente “ya se quemó con la leche y ahora, hasta el jocoque le sopla”. Es decir, en la pasada elección del 6 de junio, la clase media no votó por su proyecto de gobierno y lo reprobó. 

De seguro, estos padres de familia, como amigos y familiares de éstos, no votaron por los candidatos a diputados de don presidente, como lo esperaba. 

Eso no puede ser tolerado. El proyecto de don presidente es mayor que el del infame y se lo ha hecho saber.

Por otro lado, don presidente, con su comentario donde supone sin conceder, maneja la opinión pública y envía un mensaje a sus incondicionales. Los que aún son millones en el país y le mantienen con un 58% de aprobación. Por lo que creen que se están consiguiendo los medicamentos y que la cosa no es como lo dicen los padres de familia. Entonces, con un “suponiendo sin conceder”, trata de decir don presidente que va bien.

Sin embargo, dentro de la suposición y la declaración de don presidente va implícito el discurso electoral y demagógico del que no se puede librar. El que por más tiempo pasa y está en el uso del poder, no abandona. 

El mismo que hace daño y divide más al país. Lo que me indica que es un plan con maña, una fobia o de plano, el mensaje está empotrado en su mente y en su alma.

“Queremos que tengan sus medicamentos y que ya muy pronto lo vamos a lograr, aunque no les guste a los empresarios corruptos, políticos corruptos, dueños de medios de comunicación, que también estaban metidos en el enjuague, en el negocio de la venta de los medicamentos”, dijo el presidente.

Este es el mismo tipo de lenguaje que don presidente ha efectuado desde que tomó el control del país. Es el mismo sistema. 

Lo hizo en enero de 2019 con la crisis de la gasolina. Cuando con el pretexto de terminar con la corrupción cerró las llaves de los ductos en seis estados de la república y provocó un desbasto en plena época de vacaciones. Generando un caos, so pretexto de terminar con el huachicol. Lo que a la fecha no ha logrado.

En mayo de 2019, luego de presiones de directores de 11 hospitales y centros de salud, así como el personal, presionaban por la falta de insumos y recursos para atender a los pacientes, la Secretaría de Hacienda hubo de liberar 800 mdp que les tenía retenidos sin motivo alguno. Sólo un criterio presidencial de no darlos.

De igual forma pasó el año pasado, en plena pandemia, cuando el personal médico del país, salía a las calles a protestar por falta de insumos, medicamentos y camas, para atender la pandemia. Seguro lo recuerda usted muy bien.

Entonces, esta es una conducta repetitiva, una forma de gobernar de la autoproclamada y llamada 4T.

Se ha documentado que el gobierno no ha comprado todos los medicamentos oncológicos que necesita, ni a través de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) ni en la compra consolidada de emergencia que hizo el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), ya que habían quedado desiertas 61 claves y dejó fuera 24 de ellas en sus recientes adquisiciones. (Ver: https://www.eluniversal.com.mx/nacion/con-retraso-y-alto-cobro-onu-compra-solo-55-de-medicinas

Las compras a través de UNOPS, es el nuevo sistema que este gobierno ha decidido usar.  Lo que puede ser muy bueno, eficiente y que evite la corrupción, pero en la puesta en marcha están igual que con la gasolina. Causan un daño enorme primero, sin solución pronta y lo peor, hasta la fecha no han aliviado nada. 

Pero aquí con los medicamentos hay una cosa muy diferente, lo que se pierde son vidas humanas y no tiempo de espera para cargar de gasolina un tanque.

Es una gran diferencia lo que la ineficacia, la inexperiencia y el mal gobierno están ocasionando con el desabasto ante la mala logística y planeación del abasto de medicinas. 

Están causando dolor y muerte y eso es bien diferente, y es, El Meollo del Asunto.

Artículo anteriorPresagio
Artículo siguienteEn la Hoguera