Inicio PORTADA “Me hubiera encantado retirarme con la medalla”: Rommel Pacheco se retira en...

“Me hubiera encantado retirarme con la medalla”: Rommel Pacheco se retira en Tokio 2020

“Antes de subir al trampolín levanté un poquito la mirada para ver por última vez el escenario y me voy feliz”. Esas son las palabras con las que Rommel Pacheco describió el clavado final de su carrera, la cual culminó este martes 3 de agosto en la final de trampolín 3 metros en Tokio 2020 con un sexto lugar.

Con 35 años, el clavadista mexicano buscó en sus últimos Juegos Olímpicos la medalla que tanto se le negó y que deseaba en Tokio 2020. Sin embargo y si bien reconoció que le hubiese encantado retirarse con la presea, deja al deporte de sus amores en total paz y satisfecho por la gran carrera que tuvo durante casi tres décadas.

“Me hubiera encantado retirarme con esa medalla”

El veterano consideró que era posible alcanzar el bronce con la serie de clavados que llevó a estos Juegos Olímpicos; sin embargo, al final, no le resultó suficiente.

“Me voy muy contento, estaba en cuenta regresiva de los clavados que tenía que hacer. Me hubiera encantado, de verdad, retirarme con esa medalla; 518 puntos el tercer lugar… era posible, el primer lugar sí estaba un poquito alejado con la serie que tengo”.

“Pero me voy feliz y al final, no sé si se dieron cuenta, pero antes de subir al trampolín, levanté un poquito la mirada para ver por última vez el escenario y me voy feliz; sexto lugar olímpico. No solo es el lugar, son los años de intenso trabajo. Me apasionan los clavados, pero es cansado, pesado, una vida entregada al deporte. No hay desveladas, hay que tener una buena dieta, he sido bendecido, agradecido que he durado 28 años, pero ya es momento de decir adiós y, aunque de verdad me hubiera encantado irme con la medalla, me voy sumamente feliz, satisfecho y tranquilo”, dijo para Claro Sports al final de su competencia.

Las lágrimas de Rommel y su entrenadora

Acerca del momento que compartió con su entrenadora Ma Jin, en el que ambos soltaron lágrimas, Rommel dijo que fueron un poco de todo: felicidad por terminar una carrera de muchísimos años, pero también tristeza por no conseguir la anhelada medalla que se le negó desde Atenas 2004.

“Las lágrimas se nos salieron, fue nada más como: Gracias. Fueron lágrimas de felicidad, fueron ligeramente tristeza de que no hubo medalla, que la competencia no fue como la que hubiera imaginado en mi mente. Pero de verdad quería terminar con un buen clavado, decir adiós; me voy contento, satisfecho no con la competencia solo de hoy, sino con la carrera, el aplauso de la gente”.

“Antes de mí se tiró Ken Terauchi (Japón) que igual con 41 años se está retirando y después de él, también recibí aplausos del público y de la gente. Que se acerquen las campeonas olímpicas, que te digan: ‘Felicidades’. O otras personas y te digan: ‘Gracias por una enorme carrera que has tenido’. Con eso me voy y aunque no me voy con la medalla, me voy con el cariño de la familia de los clavados, que eso es sumamente importante”.

Juárez Hoy