Inicio Perspectiva Primeras señales del cambio de Javier Corral

Primeras señales del cambio de Javier Corral

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- La renuncia del senador Gustavo Madero al grupo parlamentario del PAN es jugada de carambola, los tiempos de preparación para el 2024. Dice Madero en su oficio dirigido al presidente de la Junta de Coordinación Parlamentaria, Ricardo Monreal, que serán un grupo, sin decir cuántos, los que formarán una nueva fracción parlamentaria. 

Por lo pronto lo acompañan Álvarez De Icaza y Germán Martínez, también hay que esperar para saber quiénes más se van del PAN y de otros partidos, según su dicho, para crear un grupo plural, independiente pero muy seguro con fines de arribar a un proyecto para la sucesión del 2024.

Los resabios de Gustavo vienen de cuando confió en Ricardo Anaya, quien lo traicionó desde el partido y, además, no conforme con chamaquearlo, todavía lo humilló quitándolo de la coordinación de legisladores de aquel tiempo. Ahora la reelección de Marko Cortes vuelve a sacarlo de quicio al grado de abandonar su fracción parlamentaria y con seguridad será el preámbulo de su renuncia al partido.

Pero no creo que sea idea solo de Madero sino de un líder que para cualquiera con dos dedos de frente tendría que ser Javier Corral Jurado. ¿Hacia dónde va Javier? Será a otro partido como Movimiento Ciudadano o se atreverán como Felipe Calderón por la aventura de crear un nuevo partido. La mala experiencia de Calderón puede disuadirlos, pero hay tiempo para ir viendo qué camino deciden tomar.

Hay algo cierto: Javier y su equipo ya no sienten las siglas del PAN como de ellos ni se sienten bien tratados en el partido de sus amores. Así las cosas, creo que han decidido dejar atrás todo y empezar, perdón, terminar su vida política en otro lado. 

Los detonantes de Madero son claros, los de Javier Corral también, pero abordemos someramente el periplo vívido con Maru Campos que lo dejó fuera de combate y en permanente shock. 

El fracaso en su cruzada “Justicia para Chihuahua” lo tiene hundido en tremenda depresión y bien muino y requete muino, porque a todo lo acontecido agréguele que la Suprema Corte lo tundió, se dice le dio palo, con el expediente contra su antecesor y lo obligaron a comenzar de nuevo, cosa que ya no podrá hacer él, pero encima lo mandaron, con orden judicial y todo, a regresar las propiedades incautadas a su dolor de muelas (CDJ).

El PAN se encamina a ser la verdadera oposición, para ello cuenta con el PRD y tal vez, solo tal vez, con el PRI y podría ser que hasta MC se sume a una gran cruzada para ganar en 2024.

¿Quiénes serían los precandidatos? Ricardo Anaya, sin duda el favorito, pero de surgir dificultades entrarían al quite cualquiera de los siguientes: Ricardo Monreal y Enrique Alfaro, en esta lista quisiera caber Javier, pero no, no hay manera de que le den chance.

La salida del PAN de Javier Corral y Gustavo Madero con un grupito de su equipo es inminente. La locura que no me atrevo a pensar ni a escribir, aunque no imposibles es que Javier termine afiliándose a MORENA, y digo que no me atrevo porque creo que en esa decisión Madero no lo seguiría. ¿O sí?

Artículo anteriorArgentina e Italia disputarán amistoso intercontinental en 2022
Artículo siguienteEl reto de la oposición