Inicio Fama “Mientras haya niños habrá payasos”: Cepillín

“Mientras haya niños habrá payasos”: Cepillín

68

Ciudad de México. Mientras haya niños habrá payasos, decía Cepillín, personaje que por medio de la música, el circo, la televisión y el espectáculo permaneció en el gusto de al menos tres generaciones.

No había fiesta infantil en México donde no se escucharan sus canciones. Con 27 discos, más de mil emisiones de televisión, películas y shows, el espigado payasito era una especie en peligro de extinción, ya que a lo largo de su carrera fue emisor de mensajes para los niños, terreno en el que las semillas que sembró germinaron y florecieron en buenas personas. Era un promotor absoluto de la inocencia, porque hablaba como adulto, pero cantaba como niño.

Contó que se había pintado la cara por primera vez en una facultad de odontología en Nuevo León, en una campaña dirigida al cuidado de los dientes de los niños. Eso devino su primer empleo en la televisión de Monterrey, donde estuvo años hasta que en 1977 fue contratado por Televisa para hacer El show de Cepillín, híbrida emisión entre educativa y cómica que permaneció al aire tres años y se transmitió en 18 países de Latinoamérica. Continuó con otros programas.

Ricardo González, Cepillín, falleció ayer. Tenía 75 años. La noticia la dio a conocer su hijo Ricardo González Jr. Había estado hospitalizado por un accidente que requirió una cirugía de espalda que derivó en complicaciones. Estaba intubado y en terapia intensiva por neumonía e insuficiencia cardiaca. Su familia dio a conocer que le habían detectado cáncer y, finalmente, informó el deceso.

“Soy de verdad”
Hasta hace poco, Cepillín se maquillaba con la misma pasión que la primera vez, porque “ser payaso es lo máximo. Además, la Iglesia lo acepta y los doctores lo recomiendan”, comentó en una charla en la redacción de La Jornada, donde más de uno se tomó con él la foto del recuerdo.

Esa vez, compartió que él existiría “como leyenda, porque soy de verdad…” Comentó que era “famoso”, pero que no vivía del ayer; “el niño de esta generación apenas me está conociendo, porque lo que se hace en televisión en la actualidad es un degenere; hay majadería, ofensa”.

Cepillín o Ricardo González era lo mismo, pintado o despintado. Un humano conocido por todos y por todos respetado. “No soy el mejor payaso, pero sí el que más se ha fregado (trabajado). No hay nadie que diga que he dejado de hacer un espectáculo así esté enfermo. Nadie podrá decir que me contrató y no fui”, afirmaba.

En el corazón del público
Teatros cerrados y al aire libre, plazas, circos, programas de televisión, hasta foros como el del Madison Square Garden en Nueva York, lo presentaron. Pero más que esa trayectoria de casi 50 años, lo que más le satisfacía era quedarse en el corazón de la gente.

“Lo único que no aceptaría –refería– es que me consideraran un mito, porque eso sería que soy como una mentira. Una leyenda, sí, por lo que sé que es una responsabilidad”.

Fue famoso, pero era de las personas que no vivían del ayer. Insistía “que el niño de esta generación apenas lo conocía por la Internet (donde actualmente tenía un canal en YoutTube y Facebook, en el que se presentaba junto con sus hijos Franky y Cepi), “pero el que me conoce y se la raja por mí, es el papá, es el abuelo… Que me consideren como efigie, es para mí como ganar un Óscar, un Emmy o un Ariel. Es un piropo”.

Deja un comentario