Inicio Perspectiva México contra el mundo

México contra el mundo

Los exiliados españoles. Los niños de Morelia. Las expropiaciones de Tata Lázaro. La terquedad del Tata

Dr. Fernando A. Herrera M.- La solidaridad del Gobierno mexicano con la República Española tuvo innumerables capítulos que rebasan la diplomacia histórica mexicana, como la venta directa de armamento y actuar como intermediario para conseguir esas armas en otros países. En México se autorizaron trabajos que rebasaron el terreno de la no intervención y se llegó al extremo del espionaje para armar archivos con documentos sobre los países latinoamericanos que otorgaban su reconocimiento al Gobierno del dictador Franco.

Cuando estalló la guerra civil en España, el presidente mexicano Lázaro Cárdenas, manifestó su total apoyo a los republicanos, por lo que los ayudó durante toda la guerra y una vez que los republicanos fueron derrotados siguió prestando ayuda a refugiados, exiliados y republicanos en resistencia dentro de España, incluso años después de ser presidente y hasta varios sexenios más, hasta ya iniciado el gobierno de José López Portillo y Pacheco (1976-1982).

México fue fiel seguidor de la Doctrina Estrada, que postula que un Gobierno legítimo agredido y derrocado como el republicano no es dado reconocer al usurpador como era el caso del dictador Franco. Cárdenas llegó a escribir a Roosevelt para que utilizara su influencia moral en ayuda de España, pero fue inexplicable que lejos de ello, se sumara a Francia y Gran Bretaña con la política de no intervención; Roosevelt se arrepintió demasiado tarde cuando en 1939 Franco había ganado la guerra.

Al estallar la guerra civil, por el asalto al congreso republicano en 1936, las democracias de Francia y Gran Bretaña optaron dentro de la Sociedad de Naciones (Organización que precedió a la ONU) por un Pacto de No Intervención. Sin embargo, los países del Eje, salvo Japón, el nazismo Alemán y el fascismo Italiano, ayudaron con dinero y armamento a que Franco ganara la Guerra Civil Española y se convirtiera en férreo dictador (1939-1975) hasta su muerte, acaecida el 20 de noviembre de 1975.

Franco gobernó, pero fiel a la monarquía, designó por anticipado a quien sería su sucesor desde 1969, teniendo como figura decorativa al que sería Jefe de Estado, en su calidad de Rey, Juan Carlos I. Por supuesto, España evolucionó al sistema parlamentario actual.

El tema de esta acción intervencionista de México fue aprovechado por Lázaro Cárdenas para evitar represalias de los Estados Unidos por la expropiación de tierras y del petróleo. Del lado americano también tenían el interés de evitar que en América cundiera el ejemplo de Saturnino Cedillo, líder independentista de España. Por ello, se convenció a Rossevelt de que la cuestión petrolera y de tierras era menor a una dispersión en América de las ideas de Cedillo, quien, reitero, era la cara de la resistencia al franquismo.

Sin embargo, México fue tan terco en su apoyo a los republicanos que con el tiempo se fue quedando solo y aislado del mundo en cuanto a conseguir los apoyos que requería la resistencia en España.

Los niños de Morelia o niños de la guerra (456 pequeños de diversas edades) algunos de los cuales todavía viven, se convirtieron en una especie de símbolo de la defensa de México ante la violenta desaparición de la democracia española.

La victoria de los golpistas en 1939 los  obligó a hacer su vida en México y no regresarían a España hasta finales de la década de los setenta, los que sobrevivieron si querían y podían regresaron a España, ya muerto el dictador.

El precio pagado por México al defender solo y durante tantos años a la Segunda República Española fue alto si se considera el aislamiento del país en el plano internacional y por las protestas dentro del país por las reformas que proponía el presidente Cárdenas. Su nombre trasciende por expropiar tierras y repartirlas y por expropiar el petróleo. Otra cuestión que lo define es el presidencialismo, pues al exiliar a Plutarco Elías Calles, nacieron los sexenios con un rey indiscutible.

El exceso celo a defender la democracia llevó al presidente Cárdenas a faltar a la política tradicional mexicana de no intervención y autodeterminación de los pueblos, a tal grado que podría decirse: México contra el mundo y aún contra la misma España, pues resultamos más republicanos que los republicanos en España.

El otro lado amable de esa obstinada acción permitió que casi 40 mil españoles que escaparon de milagro por los Pirineos y que estaban en condiciones infrahumanas en campos de concentración en Francia fueran traídos a México en calidad de refugiados. Mérito de la diplomacia del cónsul mexicano Gilberto Bosques Robles y del presidente Cárdenas (Robles dio visa a casi 400 judíos que huían del nazismo).

Nota: Coincidir con el autor del libro por la lógica  mundial de pretender reducir el enfrentamiento a dos bandos españoles”, el autor sostiene que la “Guerra de España fue el primer capítulo de la II Guerra Mundial. (Tomado de la obra “Inseguridad Colectiva” del historiador David Jorge).

Terquedades

Tremenda la situación urbana de Ciudad Juárez, caótica, se escuchan las voces de todo automovilista; por ejemplo, sale usted de El Paso por el puente Zaragoza y para tomar el Cuatro Siglos a escasos doscientos metros del puente mexicano cerraron el acceso, luego las aplicaciones de Google lo mandan por calles intransitables que destruyen los vehículos, pero más adelante del acceso que le comento hay una bajada vehicular con doble carril del cuatro siglos pero inexplicablemente el carril para entrar al bulevar está tapado con boyas de las que pone Vialidad; es decir, decidieron que solo se baja del Cuatro Siglos, pero no se puede subir.

Es increíble que saliendo del puente Zaragoza no haya una opción a la derecha para tomar el Cuatro Siglos y solamente sea por la izquierda cuando las filas que van a El Paso no te dejan pasar y si pasas destruyes el auto. Así que buscando la opción, la única, pero lejos fue la Villarreal Torres y dar a la derecha para acceder al bulevar. ¡Qué tremenda falta de criterio de las autoridades viales de Ciudad Juárez! Y además bien mordelones. Mínimo pinten la nomenclatura de las calles, ya no se puede leer nada.