Inicio Perspectiva Las deudas de Javier

Las deudas de Javier

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- Las universidades públicas autónomas de Chihuahua, tanto la de Ciudad Juárez como la de la capital, no recibieron un centavo del impuesto universitario que todos los chihuahuenses pagamos ante las oficinas recaudadoras de Gobierno del Estado que lo cobran en los 67 municipios del estado.

¿Qué hizo Javier Corral con el recurso de ese impuesto que le pertenecía a nuestras universidades? Nadie lo sabe, pero lo cierto es que se lo robaron o lo utilizaron en otros caprichos del otrora gobernador, que ahora juega golf solo o con su único amigo Jesús Mesta, aunque pudiera haber asistido (solo que no sepa jugar) Arturo Fuentes Vélez, quien se convirtió en cómplice de Javier.

Lo anterior porque no consigue compañeros; es más, ni saludos de sus vecinos; es más, ya ni entra a restaurantes porque la gente le reprocha con silbidos no solo su presencia sino sus engaños descarados en cinco años de gobierno y los meses de campaña, de esta última un poco menos porque la realidad es que ganó sin hacer campaña.

Uno se pregunta: ¿Qué hace en Chihuahua un político que resultó balín, que es buen jarabe de pico, pero que flojeó cinco años? En realidad, nadie sabe si aprendió a jugar golf o solamente creyó que siendo gobernador se vería bien jugándolo. Es más, creo que ha de tener hándicap de 120 como el mío.

¿Qué pasaría con el impuesto sobre nómina que todos los que tenemos un empleado o más pagamos ante la tesorería vía las recaudaciones del estado ubicadas en los municipios?

Por lo pronto las universidades están en quiebra o, por lo menos, en total ausencia de liquidez. Otra cosa, en el caso de UACH, tiene una deuda millonaria con Pensiones Civiles del Estado que deberá cubrir sin demora so pena de empeorar la falta de servicio médico y surtido de medicinas para sus maestros y empleados, cuestión que ya sufren otros derechohabientes de la institución.

Los adeudos con la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) superan los 200 millones de pesos y lo que se le debe a la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH) es otro tanto y tal vez un poco más, para colmo el Gobierno Federal suspendió los programas en los que las universidades, no solo las nuestras, sino las de todo el país, accedían a recursos mediante diversas acreditaciones y proyectos que se presentaban ante esa instancia para acceder a recursos federales.

Así que no solo se quedaron sin los recursos del impuesto universitario sino también sin los recursos extras de la federación, por lo que tuvieron que hacer milagros con el dinero de las exiguas partidas presupuestales.

Por lo pronto, como medida desesperada, la UACH pone en venta una serie de propiedades que le ayuden a solventar con pensiones y sus apuros de liquidez al final del camino de su, todavía, rector. Obvio, no es idea del que se va sino órdenes de los recién llegados que no quieren que deje su batidero.

Por si se interesa, están a la venta edificios y locales, predios rústicos de riego en Guadalupe Victoria, la antigua Facultad de Economía de Parral, el Centro de Atención a Mujeres en la antigua Facultad de Medicina, las oficinas de Comunicación Social y el edificio de bienes patrimoniales, además de otras seis propiedades ubicadas en Ojinaga.

En Fechac pasó lo mismo. Las participaciones del Impuesto sobre Nómina no llegaban y la organización intermedia estaba en serios problemas económicos, por lo que interpusieron una demanda, la cual, al hacerse pública, logró el milagro de que el cheque pendiente llegara al siguiente día.

Sin embargo, el enviado Fuentes Vélez nunca pensó que la demanda que se había interpuesto no sería retirada, pues si bien reconocían que les estaban entregando los recursos, el daño causado era irreparable, por lo que la demanda seguiría su curso, después del berrinche, nada pudieron hacer, la demanda sigue ahí.

Terquedades

Sigue el avance de la caravana de Centro America, se quejan, lloran en las cámaras, se dicen enfermos, sin dinero y con hambre, pero aun así avanzan 15 kilómetros diarios. ¿Acaso ignoramos cuántos de estos migrantes han colapsado y están en hospitales? ¿Cuántos de ellos abandonaron la caravana por incapacidad de continuar?

En ese tema hay gato encerrado. ¿Quién está financiando este tema? Recordemos que en el pasado hay temas oscuros, que luego tuvieron más luz de la necesaria y hasta tuvieron que echarle tierra encima. Ponemos un ejemplo: Daniel Ortega era el jefe de la guerrilla que tumbó a Anastasio Somoza en 1979, luego de gobernar con mano de hierro durante 42 años, pero mire qué curioso, ahora Nicaragua sigue en poder de aquel guerrillero que es presidente y su esposa vice presidenta de ese país. ¿Ya hizo la cuenta? Sí, ya lleva 42 años en el poder.

Pero, el tema de ejemplo no es ese, sino el caso Irán-Contras, que casi le cuesta un impeachment a Donald Reagan. Alrededor de todo aquello hay dinero procedente de varias fuentes, desde narcos, CIA, hasta los iraníes que por estar en guerra con Irak necesitaban armas y se las dieron los de la CIA, para conseguir más dinero para financiar a los contras.

Oliver North, coronel del ejército, era el encargado de las operaciones, con su esbirro, el cubano Félix Ismael Rodríguez, alias “el gato”. Si se atrevieron a eso y a cosas que ni imaginamos, esto de las caravanas es paccata minuta.