Inicio Benjamin Carrera La verdadera obra insignia: Castillos en el aire

La verdadera obra insignia: Castillos en el aire

Diputado Benjamín Carrera.- Esta época que para muchos marca el inicio de un ciclo más, bien puede tomarse para replantear objetivos, dar una mirada atrás a lo pendiente y hacer una valoración para determinar lo que vale la pena retomar y fortalecer, dejando atrás los fallos y errores. Más allá de la retórica, este cambio de ciclo para las personas comunes representa un cúmulo de oportunidades… aunque lamentamos que el cambio en el calendario no marque nada para otros, cuyos compromisos habían sido fijados de manera pública y con mucha seguridad con una fecha determinada en el almanaque.

Aunque ejemplos hay muchos, mencionaremos en este caso que, hace ya dos diciembres, en 2022, cual si fuera una carta de buenos propósitos, a nombre de la gobernadora se anunciaba a la comunidad que para algún momento de este 2023 la Torre Centinela tendría no solo un significativo avance, sino que estaría operando con éxito. Sobra decir que, iniciando el 2024, esta obra que se decía insignia del Gobierno del Estado, no lleva ni un piso construido de la veintena de niveles que se anunció con bombo y platillo. Imagínese nada más, la suerte que correrán aquellas obras que no gozan de dicha representación.

Cabe en este punto señalar que, en varias entidades, SEGURITECH –la empresa que prestará en contubernio algunos servicios de seguridad para la Plataforma Centinela– ha dejado huella por su dudosa reputación, numerosos escándalos y escasos resultados, comprometiendo además millonarios presupuestos, violentando procesos transparentes y requisitos administrativos, ofreciendo, eso sí, equipo obsoleto a precios obscenos que son ocultados con el pretexto de que, la seguridad es un tema que debe tratarse con la mayor… ¿opacidad? No, perdón, con la mayor discreción.

Lo anterior podría no ser todo. Vaya, quizá la falta de avances no sea una falta grave mientras la esperanza persista. Lo que sí es grave, es que haya funcionarios quienes, por seguir la corriente maruduartista, se atrevan a aseverar lo que con los mismos números se vuelve no solo cuestionable, sino falso: Ahí tenemos al secretario de Seguridad Pública que, pretendía ilusionar hasta al más incrédulo afirmando que la Plataforma Centinela reduciría hasta el 90% de los homicidios. Aparte de los casi 5 mil millones de pesos que se destinarían ahora sí que, a construir un castillo en el aire, se tuvo el descaro de despilfarrar más de 40 millones de pesos en una artimaña publicitaria en la que la gobernadora y sus funcionarios no tuvieron reparo en medir sus palabras.

Las declaraciones molestan por la audacia que se tiene el afirmar que el estado va bien, cuando para este 2023 los homicidios dolosos aumentaron respecto al año anterior; el feminicidio, delito que sigue marcando nuestro estado, también aumentó impunemente, y aún más que en 2022 lloraron el pasado 2023 la irreparable pérdida de una mujer, esto de acuerdo con las propias cifras de la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito.

Lamentablemente, con este tema nos podríamos ir “como hilo de media”, pero en el caso de quien le escribe, se opta por menos palabrería y más acciones por la gente, aunque lo anterior no quita que, por lo pronto, le externe mis más sinceros deseos para este 2024: le deseo que, a diferencia de los falsos servidores públicos, sus propósitos se materialicen para beneficio de todos y, sobre todo, que la transformación siga y nos alcance a todas y todos.

Artículo anteriorY sin embargo… se mueve
Artículo siguienteA cumplir el pacto