Inicio Perspectiva La Ley General de Comunicación Social

La Ley General de Comunicación Social

Diez a ambas cámaras, so pena de sanciones

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- Los legisladores federales tienen esta semana y la siguiente (no toda) para dar cumplimiento a la sentencia emitida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en cuanto a la Ley General de Comunicación Social promulgada en 2018. Si no lo hacen, la opción sería emitir otra ley. 

Los senadores y diputados federales podrían arriesgarse a que se inicie un procedimiento de inejecución de sentencia, toda vez que es un juez federal quien emplaza a las Cámaras del Congreso de la Unión para que en el término de 10 días acuerden lo necesario a esa Ley, o sustituirla. En este emplazamiento el secretario de acuerdos -en funciones- de juez Sexto de Distrito, en materia Administrativa, en la Ciudad de México, Antonio Hernández, señala que de no cumplir el mandato daría inicio a un procedimiento de inejecución de sentencia.

De ser el caso, que no lo creo, pueden pasar varias cosas:

1.- Se impondrá a las personas físicas que ostenten los cargos de las citadas autoridades, una multa por cien veces la unidad de cuenta vigente en la Ciudad de México. 

2.- Se remitirán los autos originales del expediente en que se actúa, al Tribunal Colegiado de Circuito en turno, para seguir el trámite de inejecución, que podría culminar con la separación de su puesto y su consignación. Lo anterior seguiría vigente aún en caso de que los funcionarios requeridos dejen su cargo, porque seguirán siendo responsables de desacato al fallo emitido por la SCJN. La prórroga que los diputados habían solicitado ante la SCJN se considera otorgada en esos diez días.

Terquedades

Lo dicho antes se confirma: había jueces y magistrados de consigna en el gobierno de Javier Corral. Uriel Samuel Mendoza, juez que vinculó a proceso en abril del 2021 a la hoy gobernadora Maru Campos, reconoce las presiones recibidas por Javier Corral.

Hoy Maru Campos es reivindicada absoluta y totalmente ante la sociedad que creyó en ella y votó para hacerla gobernadora. Me resulta grato, muy grato tal hecho porque conozco y he tratado a Maru y sé, me consta, cómo es ella de honorable.

Este mismo juez fue quien emitió órdenes de aprehensión contra los hijos de Jesús Manuel Esparza para obligarlo a declarar falsedades que requería el gobernador Corral en su búsqueda de venganza pasional contra Duarte.

Este mismo juez, ¡hágame el favor!, fue demandado por pensión alimenticia. Por supuesto perdió y tuvo que pagar esa pensión. El tema es que deja muy claro su carencia de calidad moral para ser juez.

Hubo quienes se quebraron y traicionaron de la peor manera a sus compañeros, como el que afirmó que una firma era de Marcelo González sabiendo que mentía, pero que por ello lo dejaron salir y le fiaron el pago de 240 millones que nunca pagará.

Muy quitado de la pena, sin rubor ni sonrojo alguno, el martes comía plácidamente Jesús Mesta en La Bikina, como si no tuviera que rendir cuentas ante la justicia por sus decisiones al lado de Javier Corral. Pronto se dará cuenta de lo nutritivo de la comida del penal.

De última hora, nuestro Juárez sufriendo las consecuencias de una política pública de seguridad laxa y corrupta. Ocho incendios, afortunadamente sin muerte de personas. Un Oxxo, una tienda de conveniencia y seis hogares quemados. Mal augurio el inicio del año 2022 en esta hermosa frontera con tanta inseguridad, violencia y muerte de personas. Urge tomar acuerdos como sea.