Inicio Perspectiva La corrupción y la incompetencia (IV)

La corrupción y la incompetencia (IV)

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- A ver Fernando, yo lo que quiero aclararte, es que… Se interrumpe el empresario y cambia el tema. La vez pasada me agarraste en curva por asuntos emocionales y personales en tu oficina y ya no te pude decir nada.

Cóbrales a ellos, si alguien te debe, cóbrales a ellos. Pues sí, estoy cobrando y si no me cumplen se ventilarán las cosas. Yo presenté un escrito con la gobernadora también. ¿Dónde está ese escrito? Yo lo tengo, está sellado.

Por eso. Dime dónde está, dice Fernando Álvarez. Haberlo, quiero verlo. ¿Con quién hablaste? Mira, pregúntale a Chávez y a Raúl, quien me dijo que ese escrito se había hecho ya muy conocido pues salió en la Mañanera del presidente.

Pues sí, le dije, pero yo ya no puedo esperar. Ya van dos años de puras promesas. Puse oficinas acá en Chihuahua, hice muchos gastos, contraté gente y nada. Más de dos años con puras promesas. Nadie te puso una pistola, le dice Álvarez. Bueno, es que yo no estoy diciendo de ti. Yo hablo de la gente que apoyé.

De la conversación entre Álvarez Monge y este incauto empresario se desprende que sí hubo la instrucción de pagarle sus apoyos con las casas mencionadas varias veces, pero como no pudo venderlas y tampoco se quedó con ellas, se le revirtió el asunto y resultó con un procedimiento en su contra y la exigencia de que asuma sus cooperaciones de más de treinta millones, enfrente también el procedimiento administrativo y ya no se acerque al gobierno.

Por no saber, habló de más. Dijo: yo me hago cargo, no pudo y los dejó embarcados con la compra de las casas y ahora está el pleito que los exhibe con los delitos electorales cometidos durante las campañas y también con los cochupos con entregas de dinero a funcionarios ya trabajando para agrandar el apoyo.

Sin darse cuenta que ya estaba perdido, que le estaban echando dinero bueno al malo, todavía le dio 5 millones al secretario de Infraestructura y dinero al diputado García. Ahora, todos están embarrados en tremendo lío.

La corrupción que permitió la extorsión, tortura, encarcelamiento y abuso de autoridad con corral y los expedientes X y con César Duarte, no es igual que la de ahora, porque en el gobierno actual se abusa de la prisión preventiva excesiva y se comete crimen de lesa humanidad con la omisión a propósito de los cuidados de salud que exigen las enfermedades de Duarte.

Pareciera que las obligaciones económicas que se derivarán una vez que lo exoneren, y así será, los asusta y por eso preferirían que muera en prisión.

Duarte tiene fuerza de espíritu y si Dios lo acompaña soportará este irracional abuso de la autoridad para salir con la frente en alto y cobrar los daños y perjuicios, como muchos otros de los expedientes X están por llevar a cabo.

Aquí se acaba la historia de esta historia de un pleito celulero que muestra la pobreza mental y las nulas capacidades para estar en los lugares que están algunos funcionarios y de paso la candidez casi estúpida de empresarios incautos que tiraron su dinero a cambio de cuentitas de colores o a lo mejor, cuentos colorados.

Sígueme en mis redes:

@Eschihuahua en YouTube

En Facebook Fer Herrera sota, Caballo y Rey

O en el portal informativo https://chihuahuaexpres.com.mx/

Artículo anteriorClaudia no quiere democracia
Artículo siguienteCaso Pegasus: De Peña Nieto a López Obrador