Inicio EL MEOLLO DEL ASUNTO Fin de la era Corral

Fin de la era Corral

Daniel Valles.- Lo importante de empezar algo no es cómo se inicia, lo importante es cómo se termina. Los ejemplos de todo lo que se comienza son siempre iguales. Bienvenidas, sonrisas, abrazos, parabienes, los mejores augurios, la mirada fija. Se ve siempre hacia adelante.

Los finales no siempre son así. Son más tristes por razones obvias. Al menos que lo que se deje atrás sea de buena forma y manera, con evidencia. Con la opinión general de que se cumplió con el cometido. Entonces se dice que se sale como los toreros, “por la puerta grande”, con las “orejas en la mano y en hombros”.

En contraste, salir por la puerta de atrás significa que se terminó de mala manera, cuando la opinión de la mayoría no es buena. Es el caso de Javier Corral Jurado, la opinión positiva de su salida es solo la suya.

Sale -casi- sin dar la cara. Evita las miradas de quienes saben, quienes conocen no la verdad, sino la diferencia entre ésta y lo verdadero. Cada persona tiene su verdad. La defiende, la proclama. Sin embargo, el que algo sea verdad, no significa que sea cierto. 

Lo de Javier Corral es verdad, pero lo es para él, la que ayer compartía en sus múltiples discursos de despedida y que es su legado, el que tiene muchos asteriscos, muchas diferentes aristas o modos de ver las cosas. Y claro, está la de él mismo.

Por ejemplo, Corral Jurado hizo campaña asegurando que combatiría la corrupción. El mensaje emitido se escuchó verdadero. La gente lo creyó. El año pasado, la Coparmex Nacional le dio la razón a Corral, pues publicó una medición que realizó a nivel nacional que bien posicionaba a Chihuahua.

“(COPARMEX informó en su medición del Ranking #MxSinCorrupción 2020, que Chihuahua era el estado con menos casos de socios Coparmex que habían sido víctimas de la corrupción al realizar un trámite en todo México, reportando un 18% de incidencias, mientras que la media nacional se mantiene en 34%).

El gobernador Javier Corral Jurado indicó: “Otra vez, Chihuahua en otro primer lugar nacional anticorrupción, bajo otra medición. Por segundo año consecutivo, el porcentaje más bajo de todo el país, de socios de Coparmex que han sido víctimas de la corrupción”. Y esta es una verdad avalada por tal medición.*

Pero… La medición solamente habla de los socios de la Coparmex y de los trámites que en ventanilla han de hacer los empresarios. Del común de la gente no se dice nada.

De acuerdo a la ENCIG 2019, que es la Encuesta de Calidad e Impacto Gubernamental, Chihuahua ocupa el décimo lugar con 87.4%. El porcentaje subió 2.3% respecto a la encuesta 2017. Chihuahua es el sexto lugar nacional en homicidios, el de mayores casos de violencia contra la mujer, noveno lugar en PIB estatal.

Javier no menciona la falta de resultados en lo que fue el punto principal de la campaña con la que ganó la elección: La detención de César Duarte, el proceso legal contra el exgobernador por corrupción y su encarcelamiento en México. 

No cumplió su promesa. ¿No pudo? ¿No quiso? ¿Fue pura demagogia? Lo cierto es que Duarte está sí, preso, pero no en México y no sería sorpresa que fuera puesto en libertad.

“La Fiscalía de Chihuahua logró 16 sentencias contra exfuncionarios estatales, líderes partidistas y sindicales, un exdiputado local y empresarios, por actos de corrupción vinculados a la administración del exgobernador priista César Duarte Jáquez (2010-2016).

Aunque de un total de 49 personas que enfrentaron proceso penal solo tres permanecen en prisión, y 15 de las 16 sentencias se obtuvieron en juicios abreviados que permiten a los acusados obtener su libertad”. **

Eso es verdad.

El inicio de Javier Corral como gobernador del estado no fue malo. Y sí. Se tenían buenas expectativas, las que, en opinión de la mayoría, no se cumplieron por dos razones principales.

Primero porque la cacería sobre César Duarte nunca le produjo una victoria real. Segundo, porque descargó una furia desmedida contra quien ha asumido el cargo de gobernadora del estado, Maru Campos.

Hay más razones. Presunta corrupción en su gabinete. Hay al menos un exfuncionario que huyó por presuntos delitos de corrupción: Su director de comunicación social. Eso también es verdad.

También es cierto que Javier es señalado por actos que seguramente serán analizados y en caso de haber malos manejos serán señalados. No sería de extrañar que se viera en la necesidad de poner tierra de por medio. Javier fue famoso por sus salidas a exclusivos campos de golf. Deja una estela de actos de abuso de poder, que es corrupción, sin duda.

Usos de equipo del gobierno para su beneficio personal, como helicópteros, caja chica, asignación de escoltas a familiares, manipulación de expedientes, entuertos con notarios. Todo se presume, se rumora y se comenta. Se habla de ello con verdad. ¿Qué tanto es cierto? Esto habrá de saberse. No tengo duda.

Como también se sabrá toda la génesis y el desarrollo de las obras pendientes en Ciudad Juárez. Obras inconclusas, cuasi abandonadas. Inauguradas sin estar acabadas. La ciudad está hecha un desastre.

Se ha causado un daño patrimonial a la ciudad entera. El que es incalculable por las repercusiones a la economía local. Y ya para despedirse, nos deja un semáforo epidemiológico en verde, como para burlarse de todos nosotros.

Lo que nos ha dicho Javier Corral en un quinquenio es su verdad. Puede ser la verdad, pero cuando se sospecha que no se es veraz, lo que se dice es de dudarse

Cuando la historia que se cuenta es cierta, lo que se cuenta, lo verdadero o la verdad toma relevancia. Es así cuando la persona puede despedirse de su responsabilidad con orgullo, con buena cara, con la certidumbre que todos avalan.

No solo con la verdad que uno mismo afirma que es. Ahí, El Meollo del Asunto.

Artículo anteriorVisiones empresariales
Artículo siguienteEn la Hoguera