Inicio Mundo El mundo está al borde del abismo: Jefe de ONU

El mundo está al borde del abismo: Jefe de ONU

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, advirtió hoy que el mundo está al borde de un abismo y que está avanzando en la dirección equivocada.

“Estoy aquí para dar la alarma. El mundo debe despertar. Nos encontramos al borde de un abismo y estamos avanzando en la dirección equivocada”, dijo Guterres a la Asamblea General antes de inaugurar el debate general.

“Nuestro mundo nunca antes había estado tan amenazado o dividido. Enfrentamos la mayor avalancha de crisis de nuestra vida”, dijo Guterres en su informe a la asamblea sobre el trabajo de la organización mundial.

La pandemia de Covid-19 ha incrementado las evidentes desigualdades. La crisis climática está apaleando al planeta. Los disturbios desde Afganistán hasta Etiopía, Yemen y más allá han frustrado la paz. Un aumento de la desconfianza y la desinformación está polarizando a las personas y paralizando a las sociedades.

“Los derechos humanos se ven amenazados. La ciencia está bajo ataque. Y los salvavidas económicos para los más vulnerables son demasiado pequeños y están llegando demasiado tarde, si acaso llegan. Y la solidaridad está ausente, justo cuando el mundo más la necesita”, dijo Guterres.

Por una parte, las vacunas contra la Covid-19 fueron desarrolladas en tiempo récord, una victoria de la ciencia y del ingenio humano. Pero, por otra parte, el triunfo ha sido anulado por la falta de voluntad política, el egoísmo y la desconfianza: una mayoría del mundo más acaudalado está vacunado, mientras que más del 90 por ciento de los africanos todavía esperan su primera dosis.

“Este es una acusación moral con respecto al estado de nuestro mundo. Es una obscenidad. Aprobamos la prueba de la ciencia, pero vamos a sacar una nota reprobatoria en ética”, indicó Guterres. Las campanas de la alarma climática también están sonando a todo volumen, indicó.

“Los científicos climáticos nos dicen que aún no es demasiado tarde para mantener vivo el objetivo de los 1.5 grados centígrados del Acuerdo de París sobre el Clima, pero la ventana de oportunidad se está cerrando rápidamente. Necesitamos una reducción de 45 por ciento de las emisiones para 2030.

Sin embargo, un reciente informe de la ONU dejó claro que, con los compromisos climáticos nacionales actuales, las emisiones aumentarán 16 por ciento para 2030″, dijo Guterres. “Eso nos condenaría a un infierno de alzas de temperatura de al menos 2.7 grados por arriba de los niveles preindustriales. Una catástrofe”.

La Covid-19 y la crisis climática han dejado al descubierto profundas fragilidades como sociedades y como planeta, señaló. “Pero en lugar de humildad ante estos desafíos épicos, vemos arrogancia. En lugar de una senda de solidaridad, estamos en un callejón sin salida hacia la destrucción”.

Al mismo tiempo hay otra enfermedad que se está propagando en el mundo actualmente: la enfermedad de la desconfianza, añadió.

“Las personas a las que servimos y representamos podrían perder la fe no sólo en sus Gobiernos e instituciones, sino también en los valores que han animado la labor de la Organización de las Naciones Unidas durante más de 75 años: paz, derechos humanos, dignidad para todos, igualdad, justicia, solidaridad. Como nunca antes, los valores fundamentales están en la mira”.

El desmoronamiento de la confianza está conduciendo al desmoronamiento de los valores. Las promesas, después de todo, son inútiles si las personas no ven los resultados en su vida cotidiana, advirtió.

“La incapacidad para cumplir genera espacio para algunos de los impulsos más oscuros de la humanidad. Suministra oxígeno a las soluciones fáciles, las pseudosoluciones y las teorías de la conspiración. Es leña para avivar los viejos agravios, la supremacía cultural, el dominio ideológico, la misoginia violenta y los ataques a los más vulnerables, incluyendo a refugiados y migrantes” agregó Guterres.

Es la hora de la verdad. Este es el momento de cumplir. Este es el momento de restablecer la confianza. Este es el momento de inspirar esperanza, dijo Guterres. “Y sí tengo esperanza. Los problemas que hemos creado son problemas que podemos resolver. La humanidad ha demostrado que es capaz de grandes cosas cuando trabaja unida. Esta es la razón de ser de nuestras Naciones Unidas”.

Pero Guterres advirtió que el sistema multilateral actual es muy limitado en sus instrumentos y capacidades, en relación con lo que se requiere para la gobernanza efectiva en la gestión de bienes públicos mundiales. Está demasiado sujeto al corto plazo.

“Tenemos que reforzar la gobernanza mundial. Tenemos que concentrarnos en el futuro. Tenemos que renovar el contrato social. Tenemos que garantizar una Organización de las Naciones Unidas apta para una nueva era”, señaló.

Xinhua