Inicio AVANZA SIN TRANZA El General

El General

Daniel Valles.- Sin lugar a duda que la noticia del retiro de cargos o el desistimiento del gobierno de EU en contra el General Salvador Cienfuegos nos ha causado la misma sorpresa que cuando lo detuvieron. Independientemente que se pruebe o no la realidad de esos cargos. Los hechos en sí, primero uno y luego el otro, causaron esa sorpresa.

Jamás en la historia mexicana se había dado un hecho así. El que el más alto oficial de la defensa mexicana fuera detenido y le hubieren fincado cargos en EU. Dentro de lo inédito del caso de la detención, el regresarlo a México es no solo más sorpresivo, es intrigante. Y es, sobre todo, de una complejidad a la que debemos estar atentos en el desarrollo oficial y en lo que se vaya filtrando a la opinión pública.

Los cargos por los que se detuvo al general fueron narcotráfico y lavado de dinero, mismos que le retiraron al general y lo regresarán a México para que pueda ser investigado y, en su caso, acusado bajo la ley mexicana. ¿O dejado en libertad?

Las autoridades estadounidenses informaron ayer y se supo por medio de notas periodísticas que “solicitaron la desestimación de los cargos penales en contra del exsecretario de la Defensa Nacional, a raíz de una petición de la Fiscalía General de la República (FGR), que abrió su propia investigación sobre el general y desde el pasado 11 de noviembre tiene en sus manos el expediente integrado por el Departamento de Justicia de EU”.

En aquel país el negociar con acusados se estila bastante, algo así como vemos en las series televisivas o en las películas de gánsteres. Se ofrecen tratos, acuerdos, convenios. O, por así convenir a sus intereses, le retiran los cargos imputados a una persona, sin importar si es o no culpable de lo que se le acusa. Es parte del sistema. En México, no es frecuente, pero se llega a hacer. Sobre todo, en el régimen actual.

La versión oficial estadounidense dice que: “Mediante acuerdo binacional, el Departamento de Justicia retiró ayer los cargos por narcotráfico y lavado de dinero al general Salvador Cienfuegos para que sea investigado en México. El abogado del extitular de la Sedena, Edward Sapone, celebró la decisión.

Estados Unidos informó que el retiro de cargos fue a petición de la Fiscalía General de la República (FGR), que abrió su propia investigación. “El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha tomado la decisión de solicitar la desestimación de los cargos penales de EU contra el exsecretario Cienfuegos para que pueda ser investigado y, si corresponde, acusado bajo la ley mexicana”, indicó en un comunicado.

La FGR, “al enterarse de la detención y los cargos estadounidenses contra el general Cienfuegos abrió su propia investigación”, indicó el Departamento de Justicia. ¿Por qué la Fiscalía General de la República hizo la petición? ¿Qué o a quién persiguen? ¿Qué mensaje y a quién se pretende hacerle llegar el mensaje? ¿A quién o qué se busca proteger? ¿Le ofrecerán algún tipo de acuerdo? Estas y más interrogantes están siendo analizadas en este momento por no pocas personas en México.

Mientras escribo la presente entrega, la jueza Carol Bagley Amon firma un documento en el que ordena al gobierno de Estados Unidos desechar las acusaciones en contra de Cienfuegos, transportarlo a México custodiado por alguaciles federales (US Marshall) y que la orden de retirarle los cargos aplique cuando el general entre a México, y una vez que el general esté en México, el gobierno de Estados Unidos debe notificar a la corte.

Ya se ha declarado que el general no llega como detenido, sino como un ciudadano en libertad, repatriado, dijo el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

El caso Cienfuegos habrá de encender o apagar otros tantos. De entrada, sabemos lo que el presidente de la república expresó al momento de su detención en EU. De que en México al general no se le investigaba. Si ahora lo hacen es por la carpeta que se abre para recibir la evidencia que presenta, junto con el general, el gobierno de EU.

¿Habrá cambiado esto en 24 hrs? ¿El resultado de la elección norteamericana tendrá algo que ver? ¿Enfrentará un proceso detenido o en libertad? ¿Habrá proceso? Son muchas preguntas que están sin respuesta y de seguro, no todas serán contestadas. Y no todas son válidas. Son hipotéticas.

Una cosa es cierta, no serán cien fuegos los que se inicien en México, pero sí al menos una decena de ellos, es decir, una decena de personas esperan las respuestas a las preguntas para conocer la realidad de la investigación presunta y también, El Meollo del Asunto.

Artículo anteriorEfebocracia
Artículo siguientePresagios adversos… Con optimismo