Inicio AVANZA SIN TRANZA El carácter del presidente

El carácter del presidente

Daniel Valles.- La necedad es asunto moral. La sabiduría es un asunto Teológico. La corrupción es una falla moral que surge del interior de la persona, por lo tanto, es una falla de carácter.

La persona necia reacciona, responde de manera lenta o tardía. La reacción es su característica principal. “Es de mecha corta”, se dice coloquialmente.

Se tiene la idea que una persona de carácter fuerte es la que se enoja fácilmente, que rápido grita o se le desfigura el rostro. Pero es todo lo contrario. Es una persona de carácter débil, no puede controlarse, explota, frunce el ceño. La persona de carácter fuerte puede mantener la calma, controla sus emociones internas, sus gestos, el tono de su voz. Tiene carácter fuerte.

Este miércoles por la mañana, “nuestro ya no tan querido presidente, especialmente en Coahuila”, ha reconvenido a su subsecretario de salud, el Dr. Hugo López-Gatell por haber dicho el martes anterior que en el país, había signos de rebrote de Covid.

Y es que al profesional de la medicina y conocedor o hasta cierto punto experto en epidemiología del gobierno mexicano, pero no político, se le ocurrió decir que había precisamente eso, señales de un rebrote en ocho estados de la república. 

El Dr. López-Gatell reportó que Aguascalientes, Coahuila, Chihuahua, Durango, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas tienen datos claros de rebrote.

En conferencia, señaló que en ciertos estados habían ocurrido congregaciones masivas, fiestas, apertura de bares, festivales. Incluso, dijo, hubo una boda con más de mil asistentes, de los que 125 resultaron contagiados. Lo que exageró el Dr. López. Fue en Mexicali y fueron 300 personas, 100 infectados, según notas periodísticas. 

Recomendó que, “las (entidades) que están al alza deben ejecutar medidas de control que son las mismas mientras no tengamos vacunas, tratamientos o medicamentos profilácticos”.

 “Ponemos énfasis en el confinamiento porque tenemos conocimiento que en algunas de estas entidades federativas se hizo un desconfinamiento muy rápido, se autorizaron fiestas, ocurrieron fiestas”, dijo.

La nota fue fuerte y dura, circuló por todo el país. Igualmente, todos los medios la replicaron y fue “la de ocho”.

Se comentó y se escribió sobre el alza y la saturación de hospitales, así como el número de fallecimientos. Ya más de mil en Ciudad Juárez, 560 en El Paso y 86 mil 893 oficialmente reconocidos en el país (Hasta el miércoles en que escribo).

Por supuesto que esto es un mal dato que demuestra que las cosas no van bien con el manejo de la pandemia. Lo que de inmediato tuvo que haber causado ruido en la mente de “nuestro ya no tan querido especialmente en Coahuila presidente”.

Por lo que en la mañana del miércoles, en su conferencia tempranera, reconvino a su subsecretario de Salud, estando el secretario de la misma dependencia presente como siempre, sentado, de adorno y acompañando a López. De “florero”.

“No hay rebrotes de COVID-19 en el país, aun cuando en algunos estados ha aumentado el número de contagios. La economía no se cayó a pesar de la pandemia, al contrario, hay recuperación de empleos, finanzas públicas sanas, peso fuerte y sin aumento de impuestos”, agregó López Obrador.

“Es muy probable que Chiapas entre en semáforo verde, se mantiene Campeche. No hay todavía rebrotes, hay algunos estados en donde ha aumentado el contagio, pero no se puede hablar de un rebrote”, señaló en conferencia de prensa, pese a que desde el sábado los funcionarios de Salud advirtieron que existen signos de rebrote por coronavirus en ocho estados. Vamos muy bien”. Mencionó.

López Obrador contradijo a sus funcionarios. Algo que es frecuente en él. Y lo hace tanto con el subsecretario de Salud, como con la de Economía y en Energía. Con el de Educación, Gobernación y en cuestiones hacendarias. 

La mecha corta del presidente se enciende y de inmediato su débil carácter reacciona. O al siguiente día, como el caso de ayer miércoles. 

 “Se está aclarando de que no hay rebrote, vamos enfrentando bien la pandemia”, acotó luego de subrayar que son expertos los que conducen la emergencia sanitaria, “no son políticos, nosotros somos responsables del Gobierno, pero nos apoyamos en profesionales, en científicos, muy buenos técnicos”.

¿Vamos muy bien, presidente? Solo que se refiera al manejo de la pandemia que hace usted en su casa, con su familia. ¿O por qué usted y no se sabe quién más, se hace pruebas cada semana para detectar Covid, como haría cualquier neoliberal fifí conservador?

¿Vamos bien, presidente? Porque en Ciudad Juárez no se nota que vaya bien. 

Basta ver el mapa que muestra el semáforo que enseña los colores en que los estados operan. Todos están en naranja o en rojo, Y bien subidos los tonos.

Cada mañana se puede ver la reacción presidencial. El carácter del presidente.

Cada mañana, como dice Elena Poniatowska, el presidente se expone a sí mismo en las mañaneras. 

Y ya lo sabemos, él siempre tiene otros datos. Ahí el Meollo del Asunto.