Inicio Perspectiva Desfile de dictaduras

Desfile de dictaduras

Carlos Angulo Parra.- Nada más a un gobierno insensato se le ocurre darles exposición a los gobiernos de Rusia, China, Nicaragua, Cuba y Venezuela el día en que celebramos nuestra independencia, cuando pregonamos nuestra soberanía y libertad.

Además, México solicitó re-unirse al Grupo de los 77 (México se salió de este grupo al integrarse a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que está formado por las democracias más prósperas del mundo. Mientras el G77 lo integran la mayoría de los países subdesarrollados, como los países del África, los países del sureste asiático, todos los países del Caribe, Centro y Sur América, exceptuando a los países del Golfo Pérsico, la India, China, cuyas economías son fuertes.

¿Qué motivos tiene nuestro país para unirse a este grupo de naciones y darles juego a las dictaduras de nuestro continente y a Rusia, que es el país condenado por la ONU, con el voto de México incluido, por su agresión invasora a Ucrania?

No encuentro valor utilitario alguno en hacer esto, con consecuencias diplomáticas negativas de nuestro país en nuestro hemisferio. Quizás sea otro mero distractor del presidente López para seguir haciendo fechorías en nuestro México, aventando dinero a carretonadas a PEMEX y a la CFE y continuando con sus obras faraónicas.

Puede ser posible que nuestro presidente ególatra quiera convertirse, como Luís Echeverría, en líder del Tercer Mundo o, como se les llamaba en los años setenta del siglo pasado, las “naciones no alineadas”.

La incongruencia de México es inaudita, que por un lado condena a Rusia por la invasión a Ucrania y por el otro, invita a ese país a que envíen a un contingente de sus fuerzas armadas a participar en el mayor desfile militar que tenemos en el país.

Estas actitudes del presidente de la República nos mandan una clara señal de que su intención es alejarse de Canadá y Estados Unidos en cuestiones políticas y nada más relacionarse con ellos en lo económico.

Esta actitud es peligrosa, aunque considero que Estados Unidos y Canadá lo que están haciendo es esperar a que este gobierno termine.

López ha abusado de nuestra gran ventaja que tenemos en la localización geográfica del país, así como de nuestra integración económica de Norteamérica. Para Estados Unidos y Canadá, México es indispensable para la integración de todas las cadenas productivas, destacándose la industria automotriz, la de electrónica, la de electrodomésticos, la de instrumentos médicos y muchas otras más.

Al ser México admitido en la OCDE, que la integran los países de Norte América, la mayoría de los países europeos, Colombia y Corea del Sur, Israel, Japón, Australia, Nueva Zelanda y Turquía, nuestro país se integró a la organización en donde participan las naciones que son vanguardia en la economía y desarrollo, mientras que al pertenecer al G77, nuestro país se degrada a nivel de naciones que dejan mucho que desear en desarrollo económico y calidad de vida de sus habitantes, con excepción de la China, los países del Golfo Pérsico e India, pero también se pone a la par con dictaduras y gobiernos autoritarios.

Es necesario comprender la necesidad imperiosa de cambiar las cosas para que México regrese con amplitud de participación, tanto a la OCDE como a nuestro bloque comercial en Norteamérica.

Por lo anterior, debemos los ciudadanos repartirnos tareas para disminuir al máximo el abstencionismo electoral impulsando a la gente para que vote, porque eso es la única forma de que volvamos a triunfar sobre la falta de votantes que dejan de hacerlo por cuestiones banales y eso garantiza la continuidad de nuestro actual régimen destructor.

Estamos muy conscientes de que los jóvenes son los que mayor número de abstención tienen en las urnas. Ellos son los más afectados por la continuidad de nuestro gobierno. No los dejemos solos, hagámoslos participar en esta gran jornada que empezaremos para la promoción del voto. Solo así salvaremos nuestras apreciadas libertades y daremos camino hacia la senda del bien común que anhelamos.

Artículo anteriorLópez Obrador, el desfile y la vergüenza mundial
Artículo siguienteLa elección de 2024 será cerrada