Inicio Perspectiva Cateterismo al presidente

Cateterismo al presidente

El viernes la isquemia pudo llevarlo al hospital

Dr. Fernando Antonio Herrera Martínez.- Ayer adelanté un comentario, al final de la columna, sobre el cateterismo practicado al presidente. Hoy vamos un poco más allá: la salud del presidente es asunto de seguridad nacional (la discreción de los médicos es obligatoria); y por ello, el tema es de suma importancia.

Hace tiempo, poco, por cierto, el presidente AMLO cumplió 68 años, no es grande para el promedio de vida actual. Gobernar desgasta, y mucho, y creo que no duerme suficiente, a menos que sea muy disciplinado para ir a dormir, por lo menos a las 10 PM buscado descansar 6:30 o 7 horas, pues la primera reunión es a la seis, por lo que debe estar de pie a las 5 AM para, bañado y cambiado, presidir la mesa de seguridad y luego echarse la mañanera, todo sin desayunar, como él dice al salir cada mañana de la sala de periodistas (voy a desayunar) suponemos que solamente tomó café o té o lo que le guste.

Tuvo un infarto a la edad de 60 años y lo superó muy bien, pero ese estudio del viernes no fue solo un estudio. Veamos: Cuando se realiza un estudio de arterias coronarias (coronariografía) y se identifica algún bloqueo, obstrucción o estrechez de la arteria que cause disminución del flujo sanguíneo (isquemia), se da un tratamiento que se denomina angioplastia coronaria. Consiste en introducir pequeños balones que se inflan en el sitio de la obstrucción para colocar una malla metálica que se denomina Stent y desbloquear la arteria permitiendo el libre tránsito de la sangre.

La angioplastia coronaria se aplica en pacientes que han sufrido o tienen infarto agudo del miocardio y angina de pecho.

Cateterismo: Un catéter es una sonda delgada y flexible que se introduce desde la ingle o el brazo para llegar hasta el lado derecho o izquierdo del corazón, de acuerdo con la biblioteca médica MedLine Plus.

Todos sabemos que en política no vas a dormir a la misma hora por la noche, siempre hay urgencias que atender o imprevistos que impiden que te acuestes a la misma hora; en la levantada somos más precisos, máxime cuando hay una mesa de seguridad diaria a la 6 AM.

Así que es casi seguro que el presidente no está durmiendo bien, ni lo suficiente, lo cual deviene en estrés y deterioro de mente y cuerpo. Ahora bien, conviene aclarar un poco más para evitar alguna confusión: diferencia entre cateterismo y angioplastia. 

La angioplastia sería prácticamente lo mismo, solo que en el cateterismo se cambian los catéteres por unos un poco más gruesos, que van hasta la aorta donde nacen o salen las arterias coronarias, ya con el nuevo catéter se puede observar con equipo especial si en las arterias coronarias dónde está o estaba la obstrucción coronaria y cómo cuidarla o desobstruirla, si fuera el caso. Por lo general, la intervención dura entre 30 y 90 minutos.

La mayoría de los pacientes pasan la noche en observación en el hospital, permitiendo que las enfermeras vigilen la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

Creo que no hay de qué preocuparse, por el momento, ni molestarse ni alegrarse por las noticias obligadas (por seguridad nacional) de que todo está bien y no pasa nada, además tienen prohibido decir otra cosa. El presidente tuvo un infarto hace ocho años y hay que cuidarlo, y esos procedimientos de cateterismo son recurrentes, incluso con angioplastia coronaria.

Por ejemplo, mi padre tuvo (por infarto) operación a corazón abierto a los 65 años, hoy tiene 87 y le han practicado tres veces esos procedimientos desde la ingle, sea para cambiar, poner otro o poner uno más ancho o largo (Stent). Preocuparse por la salud del presidente no es lo nuestro, pues suponemos que el Hospital Militar lo cuida con excelencia, así que solo nos queda desear -de corazón- salud y larga vida al presidente.

Terquedades 

En Chihuahua todavía hay miedo en algunos de los perseguidos, encarcelados y torturados para acudir a presentar denuncias porque señalan que la gran mayoría de los ministerios públicos que actuaron contra ellos siguen ahí y ni modo de que ellos mismos les reciban las denuncias.

Por ejemplo, se dice en Juárez que el fiscal de la Zona Norte fue enviado de la zona de Cuauhtémoc, donde hubo intensa actividad en delitos, incluso, uno de los más experimentados periodistas de Juárez señaló en uno de sus programas televisivos que allá en Cuauhtémoc los propios policías del estado bajaron de su camioneta a un sobrino directo y que hasta le dieron los papeles para que la cobrara en el seguro, al reportarla como robada.

Kit completo, le dieron pelos y señales para que recuperara una feria de la camioneta que le estaban quitando. ¡No son tan malos eh!

Facebook Notice for EU! You need to login to view and post FB Comments!
Artículo anteriorEmpresas y gobiernos deben empujar el home office
Artículo siguienteEl poder hace al político