Inicio Mundo Alemania admite que su matanza colonial en Namibia fue un genocidio

Alemania admite que su matanza colonial en Namibia fue un genocidio

Alemania.- Alemania reconoció este viernes de forma oficial como “genocidio” la masacre de decenas de miles de personas de las etnias herero y nama a manos del ejército colonial alemán en la actual Namibia a principios del siglo XX y anunció que pagará reparaciones por valor de mil 100 millones de euros al país.

El acuerdo alcanzado por los gobiernos de Alemania y Namibia, tras cinco años de difíciles negociaciones, incluye dicho desembolso por parte de Berlín pero no compensaciones individuales a los descendientes de los damnificados, una decisión no exenta de polémica.

El ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, calificó de “gran éxito” dicho acuerdo. “Estoy contento y agradecido de que haya sido posible lograr un entendimiento con Namibia sobre el capítulo más oscuro de nuestra historia común”, aseguró Maas en una declaración institucional.

El objetivo de las negociaciones, explicó el ministro, era encontrar un “camino común” hacia una “verdadera reconciliación en la memoria de las víctimas” ya que las relaciones bilaterales entre ambos países estaban lastradas “desde hacía tiempo” por esta cuestión.

“A la luz de la responsabilidad histórica y moral de Alemania, pediremos perdón a Namibia y los descendientes de las víctimas”, agregó el jefe de la diplomacia alemana.

Maas señaló que el “reconocimiento de la culpa” y la “petición de perdón” es un “paso importante”, aunque se dijo consciente de que una reconciliación verdadera “no se puede decretar”, como tampoco a raíz de este acuerdo se puede dar el asunto por zanjado.

Historiadores calculan que entre 1904 y 1908 tropas del emperador alemán Guillermo II masacraron a aproximadamente 65 mil herero (de un total de unos 80 mil individuos) y 10 mil nama (de unos 20 mil), después de que se alzaran contra el dominio colonial alemán.

POLÉMICA POR LAS REPARACIONES

Como parte del acuerdo con Namibia, Alemania se ha comprometido a pagar mil 100 millones de euros al país como “gesto de reconocimiento” por el “incalculable dolor” causado.

En la práctica se trata de reparaciones históricas, aunque oficialmente Berlín no ha usado estas palabras, pues teme que le depararan más denuncias y demandas, tanto individuales de los descendientes como en otras antiguas colonias.

De hecho, los representantes de los herero y nama masacrados exigían compensaciones individuales para los descendientes de los asesinados. Berlín se negó a estos pagos desde el inicio, lo que alargó las negociaciones durante estos años.

En cambio, Berlín ha optado por este pago genérico al gobierno de Namibia para, dijo Maas, contribuir a su desarrollo económico, especialmente en las tierras que tradicionalmente habitaban las dos etnias afectadas, que nunca se recuperaron totalmente tras el dominio colonial alemán.

“INSULTO”

La oposición en Namibia criticó duramente el acuerdo. El secretario general del partido NUDO, Jospeh Kauandenge, denunció al medio local The Namibian el acuerdo como un “insulto” y agregó que Alemania “se niega a aceptar el genocidio y pagar una reparación. Quieren huir de su responsabilidad histórica y esconderse detrás de la ayuda al desarrollo. Para ellos somos inferiores”.