Inicio País A 10 años del #YoSoy132: ¿oportunismo o democratización de los medios?

A 10 años del #YoSoy132: ¿oportunismo o democratización de los medios?

MÉXICO- El 11 de mayo de 2012, la elección presidencial de México dio un giro inesperado. La fracasada visita del entonces candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, a la Universidad Iberoamericana, germinarían el primer movimiento sociodigital en México: #YoSoy132.

Este movimiento estudiantil —el más importante desde la huelga de 1999 en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)— surgió luego de que varios medios de comunicación aseguraron que la tropezada visita de Peña Nieto a la Ibero (el candidato tuvo que esconderse en el baño ante los insultos de los estudiantes) había sido un éxito, mostrando imágenes fuera de contexto y videos que no mostraban el ambiente de rechazo real que se vivió en contra del político priista.

El origen específico del movimiento que lucharía por la democratización de los medios de comunicación en México está en un video viralizado por 131 estudiantes de la Ibero que se identificaron con matrícula y credencial ante las acusaciones de que protagonizaron esos “desmanes” porque eran porros afines al Partido de la Revolución Democrática (PRD), lanzadas por figuras como el vocero del PVEM, Arturo Escobar, y el propio Luis Videgaray, quien en ese entonces coordinaba la campaña presidencial de Peña Nieto.

“Nunca nos imaginamos que iba a ser así de viral y que iba a detonar todo lo que detonó. Fue desafiar un poco las reglas, alzar la voz de nuestra trinchera”, declara en entrevista para Sputnik Paloma Arrazola, una de las 131 jóvenes que apareció en el video que detonó el movimiento #YoSoy132.

Paloma llegó por azar al auditorio donde Peña Nieto fue abucheado por alumnos que organizaron protestas en su contra con máscaras de látex con el rostro del expresidente Carlos Salinas de Gortari, pero al ver la respuesta de la clase política, decidió sumarse a las movilizaciones participando en el video.

“Darme cuenta que mis compañeros estaban tan organizados y movidos me inspiraron muchísimo”, dice Arrazola al recordar qué fue lo que la llevó a movilizarse en hace una década.

La primera lucha mexicana digital

Para el catedrático de la UNAM, Hugo Sánchez Gudiño, el #YoSoy132 fue el primer movimiento que se desarrolló en un ambiente digital, inspirado principalmente por movimientos europeos como los Indignados de España y por influencia directa de personajes como Julian Assange.

Pero el movimiento estuvo lejos de convertirse en algo exclusivo del ambiente digital. A lo largo de varias semanas se organizaron diferentes movilizaciones encaminadas a concientizar a la población sobre la cobertura mediática de las elecciones y evitar así la imposición de un candidato mediático como Peña Nieto, quien desde su boda en 2010 con la actriz Angélica Rivera enfrentó los señalamientos de ser un político impulsado por la principal televisora del país, Televisa.

Las acusaciones crecieron, en medio de las protestas del #YoSoy132, cuando el diario británico The Guardian reveló supuestos contratos entre la televisora y el equipo del candidato priista para tener una cobertura que le favoreciera durante las campañas electorales, privilegiando su aparición en noticieros por sobre los otros contendientes, entre ellos Andrés Manuel López Obrador, actual presidente de México.

Una de la movilizaciones más importantes y recordadas fue la que se organizó el 18 de mayo frente a las instalaciones de Televisa Chapultepec, en la Ciudad de México, y en la cual destacarían figuras como Antonio Attolini, quien posteriormente sería identificado como uno de los voceros del movimiento.

Para Sánchez Gudiño, Peña Nieto repetía la fórmula del candidato mediático impulsada por Vicente Fox, el primer candidato panista en ganar la Presidencia de México y quien se caracterizó por tener una presencia más relajada en medios de comunicación, llegando incluso a participar en comedias.

La lucha del #YoSoy132 también era una crítica hacia el poder hegemónico de las televisoras, una causa que de manera indirecta y años después beneficiaría a otros grandes corporativos de medios debido a la reforma en telecomunicaciones impulsada por el Gobierno de Peña Nieto y que, entre otros elementos, permitió la conformación de una tercera cadena nacional de televisión, actualmente propiedad de Grupo Imagen.

“Lo único que logró, y es una autocrítica que el movimiento no se ha hecho, es que benefició a otros competidores como Carlos Slim. En aquel momento Televisa y TV Azteca eran los dos grandes monstruos, pero a raíz de ese movimiento el pastel se reparte y entran otros grupos empresariales. Lo que logra es democratizar la repartición del pastel entre los grandes grupos mediáticos”, considera Hugo Sánchez.

¿Derrota o victoria del 132?

Una de las victorias inmediatas del movimiento estudiantil fue la organización de tres debates entre los candidatos presidenciales que serían moderados por el profesor de la Ibero, Genaro Lozano, quien, semanas después, al igual que Attolini, estrenarían espacios en la barra de Televisa, lo que derivaría en fuertes críticas al movimiento

Paloma no tiene empacho en señalar a personajes como Attolini como figuras oportunistas que desvirtuaron, aunque no en su totalidad, los principios por los cuales luchaba el movimiento: pluralidad en los contenidos televisivos y coberturas imparciales.

“Pasaron cosas terribles en el movimiento, se habla mucho de cómo Attolini súper traicionó al movimiento. Al día siguiente ya tenía un programa y para todos fue una sorpresa. Creo que sí hubo muchas figuras muy oportunistas”, opina Arrazola.

Hugo Sánchez, quien recientemente publicó el libro #YoSoy132: rebelión estudiantil 2.0 en tiempos de Sillicon Valley, editado por la UNAM, considera que “Televisa se puso las pilas”, ya que “abre su espacio a estos jóvenes, les da un programa de televisión en un horario muy importante y para hablar de los temas que quieran. Ahí sale fortalecida la empresa, aunque ya había un avance en los espacios informativos de Televisa”.

En octubre de 2012 inicia transmisiones el programa Sin Filtro, conducido por Attolini, quien en los siguientes años impulsaría su carrera política hasta llegar a ser candidato a una diputación por Morena, luego de ser funcionario del IMSS, al inicio del sexenio de López Obrador. Lozano, por su parte, se mantiene al frente de la emisión que celebra 10 años y conduce, además, el programa Hora 21, donde voces juveniles debaten e informan sobre temas de tinte progresista y feminista.

Este modelo, para Sánchez Gudiño, es la misma fórmula que Televisa aplicó con intelectuales como Carlos Monsiváis o Elena Poniatowska como una señal de pluralidad en los contenidos, y que tiene su mejor referencia en el programa Para gente grande, de Ricardo Rocha.

“Van a ser jóvenes que sí tienen la cultura de la negociación […]. La negociación es el arte de sentarte con el adversario, llegar a acuerdos y eso fue lo que hicieron, pero claro, para los grupos más radicales eso es una traición. Pero la política es el arte de la negociación”, considera el académico.

Para el catedrático de la UNAM, el #YoSoy132 comienza su declive con la victoria de Peña Nieto, pero acaba en diciembre de 2012, cuando jóvenes se manifiestan en San Lázaro, en la toma de protesta de Peña Nieto, en acciones que subieron de tono y marcaron la tendencia de los siguientes años para las protestas juveniles, incluida la de Ayotzinapa: encapuchados confrontando directamente a las fuerzas de seguridad y atacando inmuebles y monumentos.

La caída del movimiento también confirmó muchos de los pronósticos que se tenían de éste, principalmente el que vaticinaba que muchos de sus integrantes después se afiliarían a partidos políticos o entrarían al sistema político vigente, como también sucedió en España con Podemos.

Paloma sostiene que el #YoSoy132 sí provocó un cambio en los medios y puso en la mesa un secreto a voces: la manipulación mediática. Además, considera que sentó las bases que después serían un factor para explicar la victoria de Andrés Manuel López Obrador en 2018, quien incluso convocó a jóvenes como Paloma para proyectos de comunicación como Abre más los ojos, plataforma encargada de difundir sus propuestas de campaña.

“Los medios juegan un papel muy diferente y sí dejó huella lo que se hablaba en ese momento. Señaló algo que la gente decía, pero no lo mencionaba”, considera la locutora de NoFM-Radio.

Sputnik

Link: https://mundo.sputniknews.com/20220511/a-10-anos-del-yosoy132-oportunismo-o-democratizacion-de-los-medios-1125208621.html

Facebook Notice for EU! You need to login to view and post FB Comments!
Artículo anteriorEl “Schindler mexicano”, diplomático que salvó a unas 40 mil personas del fascismo en Europa
Artículo siguiente¿Cómo se llevarán a cabo las votaciones para las Elecciones 2022 desde extranjero?