Inicio Mundo 19 muertos en incendio devastador en la ciudad de Nueva York

19 muertos en incendio devastador en la ciudad de Nueva York

El fuego comenzó entre la segunda y la tercera planta del edificio, sobre las 11 de la mañana. Las llamas se originaron por una estufa eléctrica. 

Diecinueve personas, incluidos nueve menores, murieron el domingo 9 de enero en el incendio de un apartamento situado en el barrio neoyorkino del Bronx. El origen del fuego está en calefactor en mal funcionamiento que acabó afectando a todo el edificio.

Según informaron esa misma tarde las autoridades locales, se trata de uno de los peores sucesos de este tipo en la ciudad en décadas. «Este es uno de los peores incendios que hemos presenciado en los tiempos modernos», declaró el alcalde de Nueva York, Eric Adams.

El fuego comenzó entre la segunda y la tercera planta del edificio, sobre las 11 de la mañana (hora local). Las llamas se originaron por una estufa eléctrica. Cerca de 200 bomberos participaron en las tareas de extinción del fuego, que se inició en un apartamento dúplex de un bloque de 19 pisos del complejo de apartamentos Twin Park del Bronx.

El jefe del Departamento de Bomberos de Nueva York, Dan Nigro, explicó que aunque solo dos pisos se incendiaron completamente, el humo se extendió por todo el edificio. Aparte de las víctimas mortales, hay 63 personas heridas, entre ellas 32 fueron trasladadas al hospital por inhalación de ese humo tóxico. De momento, 13 de los ingresados se encuentran en estado crítico, con lo que la cifra de fallecidos podría aumentar en los próximos días.

“Encontramos víctimas en todos los pisos y les sacamos en paro cardíaco y respiratorio”, dijo Nigro en una sesión informativa. “Esto no tiene precedentes en nuestra ciudad.

El edificio, al igual que el vecindario, era el hogar principalmente de familias de clase trabajadora de ascendencia afroamericana, africana e hispana. Los residentes describieron el edificio como un espacio de convivencia de razas, religiones e idiomas. De hecho, varios inquilinos declararon a The New York Times que el sonido de la alarma de incendios era tan común que la gente aprendió a ignorarlo. Esto dificultó que salieran lo más rápido posible.