Home Perspectiva Perfiles incuestionables

Perfiles incuestionables

por JUAREZ HOY

Eaúl Ruiz.- Nunca encontraremos perfiles incuestionables en el sector público. Lo deseable es que siempre fueran honestos, honrados, y cabales. Quizás un tanto incorruptibles y probos, pero ahora que entró el equipo de Andrés Manuel López Obrador al gobierno federal, los queremos químicamente puros, sin defectos físicos, sin pasados truculentos.

Y si llegan a cargo público deben traer un expediente incólume, de integridad incuestionable, pero como la perfección no existe, y menos si se observa bajo la lupa; los descalificamos, los juzgamos, los cuestionamos, los repudiamos. No tienen derecho a ser ellos mismos.

Tengo al menos cuatro casos para el análisis.

1. Omar García Harfuch. Secretario de Seguridad de Ciudad de México, hijo del general Javier García Paniagua y de la actriz Maria Sorté. Recientemente baleado en la Ciudad de México por dos comandos armados con calibres Barret 50, aparentemente bajo las órdenes del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Un hombre valiente, que a diario expone su vida en su lucha contra el crimen organizado, pero que no se le perdona haber sido hijo del General Javier García Paniagua, quien fue titular a finales de los 70 de la desaparecida Dirección Federal de Seguridad y a quien se le atribuye la represión donde apareció un grupo de choque denominado “los Halcones”.

Su abuelo, Marcelino García Barragán, fue secretario de Defensa a finales de la década de los 60, cuando se registró la masacre de Tlatelolco contra estudiantes y civiles por parte de militares y policías en 1968.

Por ser hijo y nieto de estos personajes, los puristas de las redes sociales, por cierto, enemigos de Andrés Manuel López Obrador, lo cuestionan y lo repudian pese a su sacrificio profesional.

2. Francisco Alfonso Durazo Montaño. Es un político mexicano. Sirvió como portavoz en jefe y secretario particular del expresidente Vicente Fox y desde el 1 de diciembre de 2018 es secretario de Seguridad y Protección Ciudadana en el gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Hijo del tristemente célebre El Negro Durazo, jefe del Departamento de Policía y Tránsito (hoy, Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México), durante el sexenio del presidente José López Portillo. Alcanzó gran notoriedad a principios de la década de 1980, cuando se revelaron algunas de sus millonarias propiedades y, sobre todo, por la publicación del libro “Lo negro del ‘Negro Durazo’”, escrito por quien fue uno de sus ayudantes, José González González, alias “El Güero”.

3. Carmen Almeida. Aspirante a gobernar Chihuahua, busca la candidatura por Morena, para competir en la elección 2021. Actualmente diputada suplente de Tatiana Clouthier, por el estado de Nuevo León.

Hermana de otro tristemente célebre personaje de nombre Eduardo Almeida Navarro, propietario de la compañía Administración y Comercialización de Franquicias Internacional, S. de R. L. de C. V., de quien escribe Jaime García Chávez:

“Es fama pública su enriquecimiento súbito, sexenal. Es dable pensar que debieran estar en situación incómoda, porque siendo hasta ahora la corrupción algo aparentemente político por el carácter de funcionarios de sus actores, solo abarca precisamente a políticos; pero estos, en concreto, por alguna razón son salvos y gozan de impunidad cabal, insisto, hasta ahora.

En cambio, resulta extraño que a los privados no se les toque. Esto es muy típico de los políticos neoliberales que solo condenan, aunque sea de palabra, lo que sucede en el estado o muy obviamente dentro del mismo y se detengan cuando un empresario de peso está enfrente. Él fue denunciado a fines de noviembre de 2014, justo al momento de fundar Unión Ciudadana, como un prototipo de empresario farmacéutico protegido, abastecido con contratos y negocios por César Duarte.”

Ella, Carmen Almeida, pretende gobernar Chihuahua, pero antes de decir, “esta boca es mía”, le atizan con el nefasto parentesco, como si haber sido su hermana la convirtiera en cómplice de sus fechorías.

Y qué decir de toda la estirpe política de los Duarte. Parientes de César Duarte Jáquez, exgobernador de Chihuahua que anda a salto de mata, toreando 20 órdenes de aprehensión y una ficha roja de la INTERPOL.

Cuando menos cuento a dos damnificados por su fechoría: Nacho Duarte y Sixto Duarte. El primero, exdiputado federal y el segundo, con gran trayectoria académica con aspiraciones políticas truncas ya, por el simple parentesco que los ata al quebrantador económico de la entidad chihuahuense.

De pronto nos volvimos ultra exigentes. ¿Por qué de pronto tan severos, inflexibles y puntillosos? “¡Ah sí, porque vivimos bajo un régimen que nos amordaza! No como antes, que había libertades sin limitaciones. Y los gobiernos eran tan honestos y transparentes”. Como siempre, el sarcasmo va por cortesía de la casa.

0 comentario
0

Artículos relacionados

error: Agradecemos el interés por este contenido, sin embargo, cuenta con derechos de propiedad intelectual, queda prohibido el uso de éste sin previa autorización. Si deseas utilizarlo comunícate con nosotros al 6-15-55-55 o al correo copyright@juarezhoy.com.mx
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies
A %d blogueros les gusta esto: