Home Perspectiva Nuevo Directorio para la catequesis: El Evangelio siempre actual

Nuevo Directorio para la catequesis: El Evangelio siempre actual

por JUAREZ HOY

Padre Mario Manríquez.- Hace unos años leía un documento muy interesante sobre la importancia de la oración en los métodos de catecismo para los niños que se preparaban a la primera comunión. La idea de fondo era sencilla, en vez de platicar solo de Jesús, enseñemos a los niños a hablar con Jesús.

Y me parece que el nuevo Directorio para la Catequesis tiene este mismo sentir; entrar en la comunión de vida, más que buscar solo recibir un sacramento. Es un gran reto para la Iglesia el día de hoy, por eso comparto con ustedes las reflexiones de Vatican News nos hacen llegar de una entrevista con monseñor Fisichella; presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización.

“El objetivo del nuevo directorio para la catequesis no es el sacramento, sino la integración en la vida de la comunidad cristiana. El catecismo también en las cárceles, entre los migrantes y las personas discapacitadas.

Un paso más en el camino de la “continuidad dinámica” de la catequesis en el post-Concilio, para responder a los retos de la cultura digital y de la globalización de la cultura. Para el arzobispo Rino Fisichella, que presenta a los medios de comunicación el nuevo Directorio para la Catequesis aprobado por el Papa Francisco, la continuidad radica en la reafirmación de que “la catequesis abarca toda la vida de cada bautizado, ya que es encuentro con el Señor y participación de su misterio en nuestra vida”.

La catequesis que nos integra en la comunidad cristiana

Y la novedad del documento consiste en subrayar “que no se hace catequesis para recibir un sacramento”, sino “para integrarse progresivamente en la vida de la comunidad cristiana” y poder dar “también hoy nuestro testimonio coherente”. Además, en el separar la catequesis de cada modelo y modalidad escolar: “Así como hay aula y texto de escuela, hay aula y texto de catequesis… pero no es así”. Por eso la catequesis va a las cárceles, al encuentro de los migrantes, abraza a los discapacitados y a los más débiles “para que nadie se quede solo en su camino de fe”.

Mantener unidas evangelización y catequesis

Sin embargo, el punto de partida y que cualifica el nuevo Directorio es “la intensa acción que vincula la catequesis con la evangelización” y que hace del “primer anuncio de Cristo el punto fuerte” de una catequesis renovada. Así lo explica a Vatican News el arzobispo Fisichella.

El último directorio se publicó en el 97. Así, poco después de veinte años, nos presentamos con un nuevo directorio para la catequesis, que ha sido un intento de situarnos cada vez más en esta nueva fase que la cultura mundial está viviendo. Una cultura digital, donde el espacio y el tiempo pasan muy rápidamente y por lo tanto la necesidad de tener también un contacto más inmediato con la cultura de nuestros jóvenes, con los que hoy son los nativos digitales y de nuestra parte la necesidad de una acción pedagógica y formativa que sea correspondiente.

Por lo tanto, el nuevo Directorio se pone en sintonía con lo que el Papa Francisco quiso dejar en la “Evangelii gaudium” relativo a la catequesis. Su intuición ha sido la de querer una catequesis kerigmática: la exigencia de mantener la evangelización y la catequesis juntas.

La catequesis es una etapa de la evangelización, no es una alternativa a la evangelización. Pero dentro de este gran proceso, que se desarrolla en diferentes frentes, desde la liturgia hasta el testimonio de la Caridad, desde la oración personal hasta la dimensión también moral. La catequesis pretende hacer del primer anuncio de Jesucristo su punto fuerte.

En el prefacio usted escribe que el Directorio es un instrumento perfectible, no pretende ser completo y se basa en la contribución de muchos. ¿Puede resumir lo que contiene en las diferentes partes?

En primer lugar, este nuevo Directorio se presenta de una manera muy sistemática. Hay algunas partes que intentan destacar el desarrollo sistemático de la catequesis. Hay una primera parte que presenta el fundamento teológico: la catequesis pertenece al proceso de evangelización y la Iglesia es parte de este proceso de transmisión de generación en generación.

Por lo tanto, la catequesis nos lleva a ese momento fundamental en la vida de la Iglesia recordado también, al principio de su Evangelio, por el evangelista Lucas, cuando dice que tiene la intención de presentar a Teófilo, que ya está bautizado, un apoyo fuerte, histórico, de la investigación que hizo sobre Jesús y utiliza precisamente el verbo katechein, es decir, hacer catequesis. Ese Evangelio se convierte, por lo tanto, con su anuncio, en una catequesis para los bautizados.

Luego, obviamente, tenemos las partes que introducen, poco a poco, a comprender cada vez más el papel de la catequesis. En primer lugar, la naturaleza de la catequesis y el papel del catequista, la formación que se le debe al catequista, sin olvidar que el obispo es el primer catequista. Para llegar después a nuestras familias, a todas esas situaciones que implican el conocimiento de los misterios de Jesucristo. No hace olvidar de una manera particular, me parece, a los obispos, que son los primeros destinatarios del Directorio, cuál es su función.

Desde las catequesis de Cirilo de Alejandría hasta las de Ambrosio, desde las de Agustín hasta las de Ruffin de Aquilea, la catequesis era la tarea particular que los obispos siempre han entendido para ellos.  Y así, a la luz de esto, el Directorio también entrega páginas importantes sobre la pedagogía, sobre la dimensión formativa y sobre todo sobre el reconocimiento de tantas situaciones que son actuales y nuevas en esta cultura global y que comprometen cada vez más a la Iglesia a una cercanía.

¿Cuál es la importancia de este documento en la renovación de la catequesis?

Nos permite ir un paso más allá. Desde el Concilio hasta hoy, por lo tanto, en más de 50 años, no olvidemos las “Catechesi tradendae” de Juan Pablo II con los dos Directorios que lo precedieron, es una continuidad, es una dinámica, es el intento hacer dar a la catequesis un paso más allá.

Me parece que hay varias indicaciones en el nuevo Directorio que van en esta dirección. La primera es hacer todo lo posible para que la catequesis no se piense como una realidad solo para niños o jóvenes. La catequesis abraza toda la vida de cada bautizado y de cada creyente, porque la catequesis, como encuentro con el Señor y participación en su misterio en nuestra vida personal, requiere también el esfuerzo de un conocimiento cada vez más profundo de lo que profesamos y de lo que creemos.

Después del encuentro con el Señor, cuando lo hemos encontrado, la catequesis manifiesta el deseo de conocer más y más y por lo tanto toca a todas las personas, en las diversas etapas de la vida. Por lo tanto, hay una catequesis para los adolescentes, para los jóvenes, para los niños, para los adultos, para las familias, para los inmigrantes, para los que están en las cárceles, para los ancianos. Es decir, nada puede ser excluido de este deseo de conocer mejor al Señor.

Y luego está el intento de sacar la catequesis de las ataduras de tener que recibir un Sacramento. La catequesis no se hace para recibir un Sacramento, sino para comprender mejor el misterio de nuestra vida insertado en el misterio de Cristo y, por lo tanto, de cómo poner a cada uno de nosotros con nuestros propios dones al servicio de la comunidad cristiana, de la Iglesia, para que el Señor sea anunciado y conocido por todos.

Y finalmente, eliminar la catequesis de la jaula de la referencia escolar. Así como hay aula de la escuela, hay aula del catecismo, así como hay texto de la escuela, hay texto del catecismo, así como está el maestro o la maestra, está la catequista… ¡No es así! La catequesis es más bien una integración progresiva en la vida de la comunidad cristiana, para ser capaces de asumir en sí mismos todas las potencialidades que la fe pone ante nosotros, todos los desafíos que la cultura nos ofrece, para poder dar también hoy nuestro testimonio coherente.

Usted habló de continuidad con los anteriores Directorios de 1971 y 1997. ¿Cuáles son las novedades, también prácticas, introducidas por este documento aprobado por el Papa Francisco?

El Directorio parte de algunas premisas teóricas, pero está hecho de manera que los consejos que se dan serán directivas, en primer lugar, para elaborar nuevos directorios por las conferencias episcopales.  Donde hay un conocimiento más directo de la cultura y las tradiciones locales, el Directorio también debe ser capaz de adaptar su propuesta.

Pero dando estas líneas concretas el Directorio detiene en cómo incluir cada vez más en la catequesis a los padres, la familia.  Cómo poder desarrollar la catequesis en los lugares más impensables y por lo tanto, por ejemplo, un nuevo capítulo en las cárceles, para inmigrantes y emigrantes. Para que nadie se quede solo en su camino de fe.

Hay una atención especial a la catequesis para personas con discapacidades, porque la atención de la Iglesia debe centrarse cada vez más en las personas más débiles de la comunidad y de nuestra sociedad. Y así una catequesis hacia los más marginados: hemos tratado de no olvidar ninguna condición histórica, precisamente para dar fuerza a la concreción de una catequesis vivida, experimentada y testimoniada.

¡Dios bendijo a Ciudad Juárez!

0 comentario
0

Artículos relacionados

error: Agradecemos el interés por este contenido, sin embargo, cuenta con derechos de propiedad intelectual, queda prohibido el uso de éste sin previa autorización. Si deseas utilizarlo comunícate con nosotros al 6-15-55-55 o al correo copyright@juarezhoy.com.mx
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies
A %d blogueros les gusta esto: