Inicio Perspectiva La guerra contra el crimen organizado no es la solución

La guerra contra el crimen organizado no es la solución

13
0

Lic. Héctor Ramón Molinar Apodaca.- Cuando Vicente Fox se empeñó en imponer al candidato panista Felipe Calderón, a través de una campaña sucia y el fraude electoral que le dio la victoria, le dio como consejo o advertencia al que fue su sucesor del 2006 al 2012, que con el crimen organizado no se metiera.

En esa época Vicente Fox como presidente de México, tenía como titular de la Agencia Federal de Investigación al Ingeniero Mecánico Genaro García Luna, creada y diseñada por el mismo García Luna, bajo la premisa de erradicar la corrupción de los cuerpos policiacos.

Pero Felipe Calderón, lejos de escuchar a su predecesor, al tomar posesión como presidente de la República hizo todo lo contrario al consejo y le declaró la guerra al crimen organizado, designando como el principal encargado de la seguridad nacional a Genaro García Luna, como titular de la Policía Federal.

Los resultados de enfrentar al crimen organizado los conocemos todos. Sabemos además los motivos por los que está detenido en Estados Unidos y la riqueza acumulada durante los años que estuvo en el poder con ambos expresidentes de origen panista.

En diversas entrevistas concedidas a diferentes medios, Felipe Calderón sostiene que el crimen organizado se debe combatir con toda la fuerza del Estado, y que sabe que las extorsiones, secuestros y el pago de piso, por ejemplo, son actos que provoca el crimen organizado contra otros criminales menores que lavan dinero, o que son negocios informales o ilegales, y que es como un impuesto que pagan para dejarlos operar, algo así como el impuesto que cobra el gobierno a las empresas.

Ante tales declaraciones, es evidente que el gobierno conoce el modus operandi de la alta delincuencia, así como a los principales capos del narcotráfico. Cierto que curiosamente las empresas que están laborando legalmente son las que menos problemas tienen, pero también es cierto que la organización criminal ha crecido a tal magnitud que el lavado de dinero está incrustado en empresas de prestigio y franquicias. De tal manera que ya su capacidad de operación en el mundo, ocupa un lugar importante en la economía.

Combatir al crimen organizado con armas es inútil. Se debe aplicar la ley para impedir la impunidad y la injusticia, pero no para combatirlo, eso es muy difícil en todo el mundo, pues también es cierto que se encuentra incrustado hasta en el ejército. La manera en que debemos actuar, es protegiendo a la nueva generación y apoyar a los jóvenes adictos con programas prevención a las adicciones, como parte de una estrategia de cultura de paz, ya que es la mejor forma de proteger principalmente a nuestra niñez.

Desgraciadamente la cultura de comunicación en series y películas, desde hace años, enaltece a los capos criminales, como si fueran héroes. Exponen además al gobierno debilitado y sin posibilidad alguna de ganar, pues la riqueza que proporcionan las drogas y negocios de consumo alcohólico, juegos y sorteos, compran a policías, jueces, magistrados y ministros. La guerra contra el narcotráfico trajo como consecuencia, que la corrupción aumentara y la muerte de miles de inocentes.

Fomentar la cultura en contra de las adicciones, implica unir a las tres esferas de gobierno, como se está haciendo. Federación, estados y municipios deben contribuir en educación desde primaria hasta universidad, para establecer materias obligatorias que definan con claridad todas las adicciones que afectan a la sociedad. También se establecerán apoyos a grupos y asociaciones que trabajan en la recuperación de los adictos, y en la salud de los mismos.

Se analiza el protocolo para tratar a los adictos como enfermos y no como delincuentes, bajo normas y disciplinas para rehabilitarlos. Es necesario tomar conciencia social para evitar el consumo, mediante capacitación de personal que reúna los requisitos de ética, y desde luego que no tengan alguna adicción a drogas o alcohol. También el apoyo de Alcohólicos Anónimos con los doce pasos, Narcóticos Anónimos y otros importantes organismos que son reconocidos en el mundo como la mejor manera de rehabilitarse.

Por lo pronto seamos sensatos y congruentes con nuestros hijos y nietos en base a la experiencia del terrible mundo que les estamos heredando. No dejemos que vean programas que envenenan su mente sana, ni series que muestran actos sexuales, homosexualidad y pornografía que atenta contra su inocencia.

Controlen su computadora y el celular, porque con eso dejaremos de ser sumisos al crimen y ayudaremos a transformar a la sociedad, con nuestra hermosa niñez que tenemos, y que pronto tendrán el control de todo. Sobre todo da ejemplo.

Abogado@hectormolinar.com