Imprimir esta página

EMOTIVA DESPEDIDA

Ante media entrada en la Monumental Plaza de Toros de Cancún se realizó el mano a mano entre el maestro Eulalio López “Zotoluco” y Diego Silveti, se lidió un encierro bien presentado de la ganadería de La Estancia que dio un juego variado.

El maestro “Zotoluco” quien continúa con su campaña de des­pedida de los ruedos enfrentó en primer lugar a un astado que dio un buen juego y al cual el maestro le ha realizado una faena basada en mucha técnica y en tirar del astado en cada muletazo, desta­cando buenos derechazos acom­pañando la embestida del toro con mucho temple y largueza, por el lado izquierdo al toro le costaba embestir con calidad sin embargo Zotoluco pudo hilvanar naturales con mucho reposo, con la espada no ha tenido suerte y tras dos pin­chazos dejó una buena estocada y se retiró en silencio.    

Con su segundo, “Zotoluco” ha estado en maestro toreando con sentimiento desde el principio y gustándose en todo momento, de­mostrando que en estos momen­tos del final de su carrera taurina disfruta como nadie de su profe­sión, “Zotoluco” dejó dos tandas con mucha solera por el lado iz­quierdo que pusieron de pié a los aficionados, por el lado derecho también ha toreado con buen gus­to y temple sin embargo el astado era mejor por el lado izquierdo y el maestro volvió a dejar buenos muletazos, finalizar con una es­tocada recibiendo para cortar las dos orejas en su despedida de la Monumental de Cancún.

El diestro guanajuatense Die­go Silveti lidió en primer lugar a un toro con mucha seriedad al cual toreó con suavidad a la ve­rónica jugando los brazos y rema­tando con una media muy torera, con la muleta dejó derechazos con mucho sentimiento aprovechando las grandes condiciones que tenía el de La Estancia por este pitón, Silveti dejó tandas muy largas y profundas con los derechazos que fueron rematados con pases de pecho y muletazos de la firma que calaron fuerte en el tendido, finalizó su labor con doblones muy toreros para dejar un pinchazo y una gran estocada que hizo rodar al astado para cortar una oreja.

EMOTIVA DESPEDIDA
Logo
Imprimir esta página

EMOTIVA DESPEDIDA

Ante media entrada en la Monumental Plaza de Toros de Cancún se realizó el mano a mano entre el maestro Eulalio López “Zotoluco” y Diego Silveti, se lidió un encierro bien presentado de la ganadería de La Estancia que dio un juego variado.

El maestro “Zotoluco” quien continúa con su campaña de des­pedida de los ruedos enfrentó en primer lugar a un astado que dio un buen juego y al cual el maestro le ha realizado una faena basada en mucha técnica y en tirar del astado en cada muletazo, desta­cando buenos derechazos acom­pañando la embestida del toro con mucho temple y largueza, por el lado izquierdo al toro le costaba embestir con calidad sin embargo Zotoluco pudo hilvanar naturales con mucho reposo, con la espada no ha tenido suerte y tras dos pin­chazos dejó una buena estocada y se retiró en silencio.    

Con su segundo, “Zotoluco” ha estado en maestro toreando con sentimiento desde el principio y gustándose en todo momento, de­mostrando que en estos momen­tos del final de su carrera taurina disfruta como nadie de su profe­sión, “Zotoluco” dejó dos tandas con mucha solera por el lado iz­quierdo que pusieron de pié a los aficionados, por el lado derecho también ha toreado con buen gus­to y temple sin embargo el astado era mejor por el lado izquierdo y el maestro volvió a dejar buenos muletazos, finalizar con una es­tocada recibiendo para cortar las dos orejas en su despedida de la Monumental de Cancún.

El diestro guanajuatense Die­go Silveti lidió en primer lugar a un toro con mucha seriedad al cual toreó con suavidad a la ve­rónica jugando los brazos y rema­tando con una media muy torera, con la muleta dejó derechazos con mucho sentimiento aprovechando las grandes condiciones que tenía el de La Estancia por este pitón, Silveti dejó tandas muy largas y profundas con los derechazos que fueron rematados con pases de pecho y muletazos de la firma que calaron fuerte en el tendido, finalizó su labor con doblones muy toreros para dejar un pinchazo y una gran estocada que hizo rodar al astado para cortar una oreja.

Publicaciones Graficas Rafime S. de R. L. (JMB)