SIGUE A LA BAJA LA FIESTA BRAVA

Por Manolo de la Laguna.-  El último festejo taurino que vimos en la térmica tierra -Aguas-, fue un mano a mano. En aquellos tiempos... dijo Jesús a sus discípulos ¡sorry!, en aquellos tiempos, los mano a mano, por lo general, se cartelaban con bombo y platillo porque había, por escribirlo de alguna manera, rivalidad entre dos diestros, ahora, en este tiempo de las luces, las cosas han “cambiao” mucho ¡majos!, porque estos encuentros en el ruedo, se han convertido en algo así como una moda. 

Se dan sin ton ni son, vengan o no vengan “ar caso”, como los 2 últimos 2 mano a mano que hemos visto: El de Julián López “El Juli” y el de Octavio García “El Payo” en la monumental plaza de toros México y el de “El Juli” y Joselito en la Monumental de Aguascalientes, en este serial taurino 2016, con motivo de la Feria de San Marcos.¿Hay rivalidad taurina entre estos diestros?. Claro que no, ni la habrá, amén de que ambos mano a mano fueron un auténtico fraude, una chunga y no por culpa de los arlequines de seda y oro, sino por culpa de la materia prima “EL TORO BRAVO”. 

Y si recapacitamos un poco, los toreros también tienen culpa porque las reses de hoy en día, deben estar como a ellos les gustan, sin trapío, sin casta, sosos y bobos, para poder lucirse con un “toro artista”. ¿Tienen la culpa los toros de su mansedumbre?. Tampoco, los únicos culpables son los ganaderos o “criadores” de reses bravas, aunque dentro de muchos de ellos, haya solamente, como escribe en su ensayo del toro de lidia Carlos Arévalo, no hay que confundir a los ganaderos con los propietarios de ganaderías, donde el juniorimo -agregamos nosotros- trata de lucirse como ganadero de bravo. 

Los auténticos ganaderos o criadores de toros bravos, de toros de lidia, deben sentarse con los zootecnistas, genetistas y demás gente especializada y ver detenidamente, cómo resolver este grave problema que mucho ha afectado a la màs bella de todas las fiestas; deben analizar si la hendogamia o la hemofilia, juegan papel importante en la pérdida de la bravura, porque la fiesta sigue a la baja, allende y aquende “la mare”. Acá en la tierra del Río Bravo, en la corrida del “pasao” viernes 29, sucedió lo mismo con “er gana”, manso, así “haya” cortao 3 orejas 3 Fermín Espinosa y una Alejandro Talavante, mientras Rodolfo Rodríguez “El Pana”, quel domingo sufrió un grava percance en Durango, se regresó con la espuerta vacía. Vale.