¡Máxima fiesta!

HOUSTON — El mejor ata­que de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL), el de Halcones de Atlanta, enfrenta­rá este domingo a Patriotas de Nueva Inglaterra en el Súper Tazón LI, con la intención de refutar la conocida sentencia del emparrillado y demostrar que las ofensivas también ganan cam­peonatos.

Según el dicho atribuido al legendario entrenador colegial Bear Bryant, “las ofensivas ven­den boletos, pero las defensivas ganan campeonatos”, lo cual hasta el momento parece ser confirmado por la historia del Súper Tazón.

Los anales del “juego gran­de” de la NFL dan testimonio de defensivas que han dejado una marca indeleble, como la le­gendaria “cortina de acero” de los 70, la de Cuervos de Balti­more que ganó el “Pirata Bowl” a Raiders de Oakland en la tem­porada 2001 o la defensiva del campeón del año pasado, Bron­cos de Denver.

Por ello, los “volátiles” del entrenador en jefe Dan Quinn saldrán con todo para demos­trar que la ofensiva que logró el mejor promedio de puntos en la temporada regular, con 33.8 unidades por juego, es suficiente para vencer a una de las gran­des dinastías en la historia de la NFL.

A lo largo del calendario re­gular, el ataque comandado por el coordinador ofensivo Kyle Shanahan se mostró como una auténtica aplanadora, una má­quina de hacer puntos impulsa­da por el brazo del mariscal de campo Matt Ryan, quien esta temporada se mostró al nivel de los grandes de todos los tiem­pos.

Al terminar el calendario re­gular, Ryan tuvo el mejor rating entre los pasadores titulares, con 117.1 puntos, provenientes de sus 373 pases completos en 534 intentos, con 69.9 por cien­to de aciertos, para cuatro mil 944 yardas, a razón de 9.3 por envío, con 38 touchdowns y solo siete interceptados.

El gran desempeño del egre­sado de Boston College, no obs­tante, se debió no solo a su gran brazo, sino al gran cuerpo de receptores que lo rodea, enca­bezado por el estelar Julio Jones y complementado por Mohamed Sanu y Taylor Gabriel, quienes, en conjunto conformaron el ter­cer mejor ataque aéreo de la temporada.

Jones, por sí mismo, acumu­ló mil 409 yardas en 83 pases, el segundo mejor yardaje de la temporada, y apoyado por Sanu y Gabriel, alcanzaron la nada despreciable cifra de dos mil 641 yd y 16 anotaciones.

Por si acaso el brazo de Ryan y las manos de este tridente de receptores no fuera suficiente, Quinn y Shanahan tienen las potentes piernas del corredor Devonta Freeman, “caballito de batalla” de esta ofensiva, quien acumuló mil 79 yd por tierra, 462 por aire y 13 anotaciones en total.

El gran problema para la ofensiva “emplumada” es que enfrente tienen a dos genios defensivos como el entrenador en jefe Bill Belichick y el coor­dinador Matt Patricia, quienes diseñaron una defensiva que se vuelve prácticamente impasable en “zona roja”.

Aunque fueron “apenas” la octava mejor defensiva en pro­medio de yardas por juego, con 326.4, también fueron la mejor en cuanto a puntos admitidos por cotejo, luego que apenas toleró 15.6, menos de la mitad de lo que Atlanta promedia por encuentro.

Con jugadores como el apo­yador Dont’a Hightower, cora­zón de esta defensiva, el tackle defensivo Malcolm Brown y los profundos Patrick Chung y De­vin McCourty, la defensa de los “Pats” siempre está en el lugar y el momento indicados para lograr tackleadas clave y juga­das grandes que pueden darle la vuelta a los partidos.

Si la defensiva de Patriotas luce intimidante, su ofensiva no se queda atrás, pues no solo fue la cuarta mejor de la temporada regular en yardas ganadas, con 386.2 por partido, sino que fue la tercera en puntos por en­cuentro, con 27.6, es decir, muy cerca de su contraparte “em­plumada”.

Con el mariscal de campo Tom Brady, quien lideró la cla­sificación por rating gran parte de la temporada, hasta que se la arrebató Ryan, los receptores Julian Edelman y Chris Hogan, el ala cerrada Martellus Bennet y el corredor LeGarrette Blount, el ataque patriota fue arrollador a lo largo del calendario regular.

Luego de los 16 partidos del calendario, Brady terminó con el segundo mejor índice de efecti­vidad entre los pasadores titula­res, con 112.2 puntos, producto de sus 291 pases completos en 432 intentos, para tres mil 554 yardas, 28 pases de anotación y sólo dos interceptados.

En el otro extremo de este brazo, las manos de Edelman y Hogan se han combinado para mil 786 yardas y siete anotacio­nes, en tanto Bennett ha sabi­do llenar los zapatos del estelar Rob Gronkowski, lesionado, al consolidarse como el segundo blanco de Brady, con 701 yardas en 55 pases, siete de ellos en las diagonales.

En caso de que los caminos por aire se le cierren, el coor­dinador ofensivo Josh McDa­niels siempre puede confiar en las piernas de Blount, octavo en yardas totales, con mil 161 en 299 acarreos, y el mejor co­rredor en cuanto a entradas a la “zona prometida”, con 18.

Es aquí donde la gente de Be­lichick tiene una clara ventaja, pues enfrente tendrá a una de­fensiva catalogada como la nú­mero 25 en promedio de yardas admitidas por juego, con 371.2, y la número 27 en puntos, con 25.4 por duelo, encabezada por el coordinador Richard Smith

La gran esperanza de la de­fensiva “volátil” es que el apo­yador Vic Beasley, líder en capturas de pasador con 15.5, pueda mantener sobre sus talo­nes a Tom Brady, algo que luce difícil ante una línea ofensiva que permitió 25 capturas y sólo 15 de ellas contra Brady, lue­go que las otras las sufrieron los suplentes Jimmy Garoppolo y Jacoby Brisett.

En este sentido, entre los tres pasadores que Belichick usó durante la temporada, lue­go que su titular estuvo ausen­te las primeras cuatro semanas, suspendido, acumulan apenas dos tercios de los “sacks” que sufrió Ryan, quien fue atrapado 37 veces detrás de la línea de golpeo, el sexto mayor total de la temporada.

La historia entre estas fran­quicias dice poco, luego que apenas se han enfrentado en 13 ocasiones, con ligera ven­taja para los “Pats”, con siete victorias por seis de Halcones, aunque el primero ha ganado los cuatro últimos, el más reciente en 2013 por 30-23.

Un dato breve, pero que dice mucho es que, desde 2010, Be­lichick ha vencido a 22 de los 25 entrenadores en jefe que lo han enfrentado por primera vez y además Quinn se encontrará con el head coach de Nueva In­glaterra.

El Súper Tazón LI está pro­gramado para arrancar en pun­to de las 18:30 horas del este de Estados Unidos, 16:30 ho­ras –Tiempo de Cd.Juárez-, en el NRG Stadium de Houston, Texas, en el que Patriotas será visitante administrativo contra Halcones.

Patriotas es favorito por tres puntos, mientras que la línea over/under es de 58.5 puntos.