Rodeada de amor

Mariana celebró a lo grande que dejó de ser una niña para convertirse en mujer, la hermosa joven estuvo rodeada de todos sus queridos, en una noche única y muy divertida.

La festejada acudió la iglesia, para darle gracias a Dios por permitirle llegar a este importante día, ahí el sacerdote le dio algunos consejos para estar nueva etapa; sus padres y padrinos estuvieron con ella.

La noche comenzó y los invitados acudieron al salón de eventos ‘Nuvo’, donde llegaron con regalos y muchas bendiciones para la señorita.

Mariana y su padre abrieron la pista con el tradicional vals.

La quinceañera estuvo rodeada de felicitaciones, muestras de cariño y de un ambiente muy divertido.

 

Más en esta categoría: « Presenta sus obras Noche Mágica »