EL PRESIDENTE ECHADO PARA ADELANTE

Fernando Antonio Herrera Martínez.- La orden de aprehensión contra Guillermo Padrés de Sonora se adelantó a las demás que se esperan; siempre y cuando el presidente quiera recuperar prestigio, imagen y cierta credibilidad para que su partido tenga chance en 2017 en el Estado de México y en 2018 repetir en la Presidencia de la República. 

Sin duda sería una batida sin precedentes con tanta gente que sería enviada a purgar condenas o cuando menos a litigar procesos, con lo cual pasarían un buen tiempo en la cárcel. No se tiene memoria de la oportunidad, ingrata, si usted quiere, pero no hay registro en mi memoria de que potencialmente hasta seis o siete gobernadores y exgobernadores pudieran ser causa de proceso penal, con la mayoría de ellos en la cárcel. 

El Partido Acción Nacional, que ha estado exigiendo que se aplique la ley, en este asunto de Sonora no podrá objetar nada, sino disponerse a privar de sus derechos político partidistas al ex gobernador de Sonora que será sometido a proceso, con muchas probabilidades de que le toque marcar algún buen tiempo en chirona. 

El presidente lo dijo muy claro, en materia de corrupción nadie puede lanzar la primera piedra, por lo que si de verdad él desea hacer algo que deje huella, en la memoria histórica de los mexicanos, sería el primero en hacer prácticamente una redada. Ahora sí hasta se podría preguntar ¿quién cierra la puerta? 

La condición humana nos hace propensos a buscar recursos por diversos medios, con algunos que se sobrepasan a la hora de pretender hacer negocios con la política, como el ejemplo de Coahuila que está siendo acusado el gobernador Rubén Moreira de tener tratos con hasta 30 empresas fantasma, lo cual deja muy mal parado al hermano del perseguido Humberto Moreira, que después de heredar el gobierno de ese estado a su hermano fue obligado a renunciar a la presidencia nacional del PRI, luego encarcelado en España, pero a la fecha, la ha logrado librar, aunque ahora con esta decisión del presidente quién sabe cómo se repartan los cocolazos. 

Todo indica que tendrán que sacrificar muchos amigos para que se recupere un poco la deteriorada imagen del presidente. Todos los análisis de los “expertos” señalan que de no hacer algo espectacular se perdería la Presidencia por parte del PRI, y como en el PAN tampoco han querido entender que la gente quiere un cambio, quiere propuestas nuevas, pues no se arriesgarían con Margarita Zavala, porque representa tanto como repetir el sexenio de Felipe Calderón, con las masacres que todos recordamos, así que más que nunca existe la real posibilidad de que se les cuele el “Peje”. 

Ahora bien, tampoco hay porqué temerle al tal “Peje” pues en los estados del norte por más que quisiera no lograría ni con todo el poder presidencial imponer sus políticas populistas. 

Sin embargo, tampoco es cosa menor pues la mayoría de los estados están en pobreza, con los que el “Peje” tendría posibilidades de hacer chilar y huerta, al más puro estilo de Venezuela, Ecuador y Bolivia, países que ya les anda por regresar a lo que dejaron por andar creyendo en esos mesías que los han decepcionado, empobrecido y sometido a un autoritarismo tal que andan gestándose revoluciones populares para derribar de los gobiernos a aquellos iluminados. 

Así podría pasarle al “Peje”, pero en lo que le pasa, quién sabe qué diablos pasaría con nuestro golpeado país. Mejor no le arriesguen, ofrezcan mejores opciones, abran los ojos y dense cuenta de que la sociedad está clamando por un cambio verdadero, la gente ya no quiere más de lo mismo, pero parece que los políticos de todos los partidos no desean escucharlos, o no pueden hacerlo, debido a que sus niveles de operación no les permiten darse cuenta de que la gente piensa, se da cuenta de todo y actuará en su momento. Al tiempo… 

fernandoherreramartinez1956@gmail.com 

Más en esta categoría: « EN LA HOGUERA HISTORIAS EN PAPEL »