ANALGÉSICO PELIGROSO

Agustine Pimentel.-  Creo que todos nosotros le damos las gracias a los analgésicos porque nos ayudan a controlar el dolor que podemos tener dadas situaciones que podemos vivir. Estas situaciones pueden ser deportivas, de enfermedad o cualquier otra cosa. 

Pero una nueva investigación está apuntando a que los analgésicos comunes aumentan el riesgo de insuficiencias cardiacas. Estos analgésicos comunes están siendo directamente asociados con el riesgo incrementado de que el corazón esté en riesgo. 

Estos analgésicos, que no son esteroides ni antiinflamatorios, entre ellos el ibuprofeno, naproxeno y diclofenaco, son los causantes de que el sistema cardiaco sufriera. Esto es porque estos están frecuentemente usados para tratar el dolor y la inflamación. 

Un estudio del “British Medical Journal” que incluyó a más de 10 millones de personas con una edad media de 77 años, quienes tomaban estos analgésicos. Expertos en el Reino Unido han mencionado que el estudio es un recordatorio para considerar los riesgos, así como los beneficios de la medicina. 

Los participantes en este estudio provenían de países como Reino Unido, Holanda, Italia y Alemania y sus datos fueron comparados con personas de la misma edad que no tomaban este tipo de analgésicos. 

Investigadores de la Universidad de Milano-Bicocca (Italia) encontraron que tomando estos analgésicos se incrementaba en un 20 por ciento el riesgo de que las personas fueran internadas en los hospitales con insuficiencia cardiaca. 

Como la mayoría de las personas del estudio eran adultos mayores y aquellos que estaban tomando los analgésicos generalmente estaban en un deterioro de su salud, algunos colegas de los investigadores dicen que los resultados pueden ser solamente relevantes entre los mayores de 65 años. 

La Fundación Cardiaca Británica (British Heart Foundation, BHF) recomienda que los pacientes que estén tomando estos analgésicos deben tomar la dosis más baja posible por el menor tiempo posible. Hay gente dentro del organismo que dice que este estudio puede ser el comienzo de posibles soluciones a futuro. 

El profesor Peter Weissberg, director médico de BHF, dice que lo importante de este estudio es que reafirma que estos analgésicos que comúnmente son tomados por aquellos que sufren de problemas en las articulaciones pueden estar lastimando su sistema cardiaco con las mismas medicinas que les ayudan. 

Cabe mencionar que problemas cardiacos y problemas en las articulaciones a menudo coexisten, particularmente en los ancianos. Este estudio también marca una pauta para que los médicos reconsideren muy cuidadosamente la forma en que prescriben estos analgésicos. Es importante señalar que las personas no deben automedicarse ya que pueden tomar dosis muy grandes y dañar su corazón. 

Así que, les dejo esta pregunta: ¿cuántos de nosotros van al doctor para que nos dé una dosis sensible de este medicamento? Y la segunda parte, ¿cuántos doctores se han preparado para poder dar la mejor prescripción a sus pacientes? 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.