Cloudy

19°C

Cloudy

Clima:

MÉXICO MARCHA POR LA FAMILIA NATURAL

Daniel Valles.-  La marcha por la Familia del 10 de septiembre pasado, ha mostrado más de lo que ha enseñado. Lo obvio han sido las interminables columnas de “marchantes”. Se calcula fueron dos millones de personas. Conservadoramente fueron un millón 200 mil que se han manifestado contra una iniciativa presidencial, como nunca antes en la historia de México. Tal vez en 100 años, guardando las proporciones debidas, claro. 

Al presidente Peña Nieto le debe haber quedado claro que los mexicanos no estamos a favor de su iniciativa de alterar la Constitución para que el concepto básico y tradicional del matrimonio heterosexual se modifique para dar lugar a los matrimonios entre homosexuales. 

Al PRI le ha costado porque perdió nueve estados en las elecciones pasadas de junio. Cada una de las personas que marcharon representa un voto que el PRI no obtuvo. Al PAN -partido que ganó- le muestra porqué ganó. Cada persona que marchó vestida de blanco representa un voto que por repudio al presidente y su iniciativa lanzada antes de la elección, le dieron el triunfo a la oposición. 

Pero que les quede claro a los que ganaron: La victoria la obtuvieron por eso y no por otra cosa, por un voto de repudio y de odio, de rechazo al presidente priísta. No porque el PAN y los demás partidos fueran muy buenos o su campaña haya sido magnífica. Lo que es más, hay entre ellos candidatos que aún no saben cómo y porqué ganaron. Así de sencillo. 

La marcha por la familia ha mostrado que la gente se ha enterado de lo que realmente pretende la Ideología de Género. Ya no será tan fácil el que traten de imponerla como ley, lo que sin duda harán tarde o temprano. Tienen las ventajas legislativas y pueden hacerlo gracias a los instrumentos jurídicos que poseen. Pero una cosa está clara y lo ha mostrado la marcha: los marchantes están listos y atentos al 2018, fecha de la siguiente elección presidencial. 

La marcha nacional ha mostrado lamentablemente que la gente no sabía y no sabe lo que la Ideología de Género es y lo que persigue. No logra captar que esta lucha se inició hace décadas y que en los 90 se hace pública en Beijing 95, luego refirmada en El Cairo 2000 y siempre de la mano de organizaciones adheridas a la ONU. 

Que los grupos feministas radicales misándricos de género han venido sembrando sus semillas en contra de la cultura que pondera la vida, el matrimonio entre un hombre y una mujer, el origen de la vida desde la concepción. 

Que con la bandera de ir en contra de la violencia hacia la mujer, en 20 años han llegado a penetrar todas las esferas de la vida creando una cultura basada en emociones, que son subjetivas, más que en razones científicas y objetivas, mismas en las que Aristóteles planteaba sus tesis para la formación de las “polis” o ciudades. 

En la Marcha Por La Familia no hubo necesidad de excentricidades, de ropas estrafalarias o de andar sin ropa. No. La gente salió de manera normal, como para cuando van al parque con su esposa e hijos. O con sus hijos, o sin ellos, o solos. 

Esta es una notoria diferencia entre esta marcha y otras diversas que salen a la calle mostrando lo bien dotados que están o sus miserias, o sus ropas de fiesta y carnaval o nada. O quebrando cristales, rayando paredes, insultando a la gente a su paso. La Marcha se ha caracterizado por tal y como su origen y motivo les llamó, por ser familiar. 

Miles y miles de personas han salido a votar en todo el país. Y se han demostrado a sí mismos que no son un puñado, unos cuantos. Han sorprendido a propios y extraños. Han mostrado porqué las feministas misándricas de género y radicales de izquierda no quieren llevar al plebiscito leyes a favor del aborto, eutanasia y ahora, matrimonios entre homosexuales. Todo bajo la sombrilla de la perniciosa Teoría de Género. 

Saben que perderían si la gente que salió a marchar en el país fuera a las urnas. Así de sencillo. Lo hemos sabido siempre. Solo que ahora, la iniciativa del presidente Peña Nieto sí caló en la gente, la lastimó más que el desacuerdo por el aumento al impuesto del IVA en la frontera, más que el aumento al precio de las gasolinas, más que cualquier devaluación sufrida anteriormente. 

¡Señor Presidente Enrique Peña Nieto, a la familia mexicana no se le toca! Y ese es, El Meollo del Asunto. 

El Meollo del Asunto® registrada bajo el título de derechos de autor. 137395138603/1997/13